Mostrando entradas con la etiqueta contajio. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta contajio. Mostrar todas las entradas

jueves, 9 de julio de 2020

LAS MUJERES SON MÁS AFECTADAS SOCIALMENTE POR COVID19

Las mujeres, por su situación social, son más afectadas por la cuarentena


EL índice de la enfermedad indica que los varones tienen un porcentaje un poco mayor de padecer COVID19, pero son las mujeres que llevan la mayor parte de la carga social de la pandemia.

 

La carga social y económica

   Las mujeres se ven más afectadas que los hombres por los efectos sociales y económicos de los brotes de enfermedades infecciosas. Llevan la mayor parte de las responsabilidades de cuidar a los miembros de la familia a medida que cierran las escuelas y los miembros de la familia enferman. Corren un mayor riesgo de violencia doméstica y están desproporcionadamente desfavorecidos por el acceso reducido a los servicios de salud sexual y reproductiva. Debido a que las mujeres son más propensas que los hombres a tener menos horas de trabajo empleado y tener contratos inseguros o de menos horas, se ven más afectadas por la pérdida de empleos en tiempos de inestabilidad económica.

   Ha habido un "aumento global horrible en la violencia doméstica" desde el comienzo de los bloqueos de COVID-19. Malasia, por ejemplo, reportó un 57% más de llamadas a líneas de ayuda por abuso doméstico entre el 18 de marzo y el 26 de marzo. Además, las clínicas de salud sexual y reproductiva están cerrando en todo el mundo. Algunos estados de EE. UU. tienen acceso restringido a los abortos.

   Las epidemias siguen un patrón reconocible. Durante los brotes de virus Ébola y Zika en los últimos años, la seguridad socioeconómica de las mujeres se vio afectada y durante más tiempo que la de los hombres. Durante el brote de ébola en África occidental de 2014–16, por ejemplo, las cuarentenas cerraron los mercados de alimentos y otros artículos. Esto destruyó los medios de vida de los comerciantes en Sierra Leona y Liberia, de los cuales el 85% eran mujeres. Los hombres también perdieron sus empleos, pero el 63% había regresado a trabajar 13 meses después de que se detectó el primer caso. Para las mujeres, la proporción fue del 17%.


Violencia doméstica

   El abuso doméstico ha aumentado en todo el mundo desde que comenzaron las medidas de aislamiento social y bloqueo para COVID-19, que afectan más a mujeres y niñas que a hombres. En marzo, los medios informaron que una mujer fue asesinada a manos de un compañero cada 29 horas en Argentina, es decir, alrededor de 4 mujeres más que el promedio mensual. Es probable que los casos de abuso doméstico aumenten a medida que COVID-19 continúa y se recopilan datos.

   Patrones similares surgieron en crisis de salud anteriores. Durante el brote de ébola de 2014 en Guinea, la violencia sexual y de género aumentó un 4,5% en comparación con los niveles previos al brote, según el ministro de acción social del país, mujeres y niños. El año pasado, un estudio en las regiones de la República Democrática del Congo (RDC) afectadas por el ébola mostró que las mujeres y las niñas informaron aumentos en la violencia sexual y doméstica después de que el brote comenzó en 2018.

   Pero mientras unos países como Hungría y Kazajstán (donde no es penalizada la violencia doméstica) no se tomaron medidas para prevenir este problema. En cambio, en otros como Australia y Kenia se tomaron medidas especiales.

 

Los cuidados de los problemas de género

   Las emergencias sanitarias mundiales limitan e interrumpen los servicios de salud sexual y reproductiva; COVID-19 no es diferente. Esta limitación peligrosa de los derechos y el bienestar de las mujeres. Sin embargo, hasta el 9 de junio, el Plan Estratégico de Preparación y Respuesta COVID-19 de la Organización Mundial de la Salud no había proporcionado ninguna recomendación sobre cómo deberían canalizarse los recursos para proporcionar un aborto seguro y garantizar el suministro de anticonceptivos.

   Los gobiernos de izquierda tienden a desproteger a las mujeres y no las protegían contra abuso doméstico a mujeres y niñas. Los anticonceptivos todavía están agotados en Indonesia, Mozambique y muchos otros países. Los abortos en Italia fueron cancelados, y todavía no están sucediendo en algunos hospitales. Junto con el aumento de la violencia sexual y el abuso doméstico que ocurre en los brotes, estos problemas reducen la autonomía y la autodeterminación de las mujeres y las niñas, y pueden dañar su salud y bienestar.

   Después del brote de ébola en Sierra Leona en 2014, algunos estudios estimaron que los embarazos en adolescentes fueron un 23% más altos que en el año anterior. Las restricciones a los abortos no limitan necesariamente la demanda. De manera clandestina, estos servicios se vuelven inseguros. Durante el brote de Zika 2016, un virus que afecta el desarrollo fetal, que se manifiesta en bebés con cabezas anormalmente pequeñas o microcefalia, no se modificó la política nacional para aumentar el acceso a los servicios de salud reproductiva. Como consecuencia, las mujeres en el epicentro del Zika, en Brasil, Colombia y El Salvador, nos dijeron, en un trabajo actualmente bajo revisión por pares, que buscaban abortos inseguros a través de proveedores que encontraron en línea, grupos feministas y el mercado negro. Debido a que el aborto es ilegal en la mayoría de los estados donde el Zika era frecuente, no hay estadísticas oficiales al respecto.

 

Medios de subsistencia

   COVID-19 está diezmando los medios de vida en todo el mundo. La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, la Unión Africana y el Fondo Monetario Internacional predicen consecuencias potencialmente aterradoras para las economías nacionales, regionales y mundiales.

   Hasta ahora, solo 16 países han informado sobre medidas de protección social nuevas o modificadas que hacen referencia a las mujeres. Pakistán, por ejemplo, ha aumentado las transferencias de efectivo a mujeres que ya reciben asistencia financiera del estado. Argelia ha introducido vacaciones pagas para mujeres embarazadas, con enfermedades crónicas o que cuidan niños. Togo proporciona a las mujeres US $ 21 por mes, mientras que los hombres reciben $ 17: el presidente Faure Gnassingbé especificó en abril que esto se debía a que las mujeres están "más directamente involucradas en el cuidado de toda la familia". Canadá ha aumentado su beneficio nacional de cuidado de niños, que se dirige a las madres a menos que se solicite lo contrario. Estas políticas reconocen la carga específica y creciente que COVID-19 tiene sobre las mujeres debido a las expectativas sociales en torno a las responsabilidades de cuidado.

Sin embargo, las intervenciones de la mayoría de los países pasan por alto el hecho de que las consecuencias económicas probablemente sean peores para las mujeres.

   Las medidas no cubren suficientemente a los trabajadores de la economía informal, como los vendedores ambulantes o aquellos con contratos de hora cero. Corren un riesgo particular, porque carecen de las protecciones sociales de quienes están formalmente empleados. En particular, en los países de bajos y medianos ingresos, el 92% de las mujeres y el 87% de los hombres trabajan en la economía informal. Aunque la diferencia entre estas proporciones es pequeña, las mujeres tienden a trabajar en puestos que las dejan más expuestas a la explotación y el abuso, como el trabajo doméstico, el trabajo a domicilio o al contribuir a las empresas familiares. Los países de altos ingresos no son inmunes a estas tendencias: los datos del Instituto Europeo para la Igualdad de Género sugieren que el 26.5% de las empleadas en la Unión Europea trabajan en empleos precarios, en comparación con el 15.1% de los hombres.

 


https://www.nature.com/articles/d41586-020-02006-z


martes, 19 de mayo de 2020

MINORÍAS RACIALES Y COVID 19


 

Los resultados hablan por sí mismos: en Michigan, las personas negras representan el 32% de los casos de COVID-19 y el 41% de las muertes. Pero, esta minoría, es solo el 14% de la población.

   No importa en qué siglo o de qué enfermedad se trate, las pandemias siempre atacan con mayor severidad a los grupos marginados. Esto se ha demostrado en las excavaciones arqueológicas de lugares y fechas donde una epidemia devastó a la población. Los huesos, encontrados en las tumbas colectivas donde enterraban a los muertos por enfermedades, demuestran desnutrición, hambrunas y menor estatura que el promedio. Esto habla que la mayoría de los restos en estas tumbas colectivas eran de personas de escasos recursos.

   Las estadísticas actuales muestran resultados sobre la presencia de un padecimiento anterior a padecer el COVID 19. Dos enfermedades subyacentes seleccionadas, la edad avanzada, la diabetes, la obesidad y el sexo masculino se han identificado como motivos para que el COVID-19 se vuelva más grave.  Las ubicaciones geográficas que informaron datos por raza / etnia indican que las personas afroamericanas y, en menor medida, las personas latinas son más afectados por el COVID-19.

   Otro dato interesante: En Chicago, Illinois, las tasas de casos de COVID-19 por cada 100 000 personas (a partir del 6 de mayo de 2020) son mayores entre latinos con 1000 casos, afroamericanos / negros con 925 casos, "otros" grupos raciales con 865 casos y blancos con 389 enfermos en esa ciudad.  La tasa de mortalidad altera el patrón: Afroamericanos 73 muertes por cada 100 000 personas, latinos con 36 por 100 000 y blancos con 22 por 100 000.

   La ciudad de Nueva York (a partir del 7 de mayo de 2020) informó una mayor mortalidad por COVID-19 ajustada por edad entre las personas latinas con 187 por 100 000 personas y los afroamericanos con 184 por 100 000, en comparación con los residentes blancos con 93 por 100 000.

   La principal causa de esta diferencia tan grande de muertes entre los grupos étnicos se debe principalmente a la marginación y la desigualdad económica. Estas condiciones los llevan a vivir en lugares pequeños y los centros de salud mal preparados para atender emergencias graves. La mayoría tienen trabajos indispensables para la sociedad, como conductores de camiones urbanos, repartidores, o empleados de tiendas, donde el riesgo de contagio de enfermedades es mayor.

   Aunque buena parte de la población siga las recomendaciones de las autoridades para protegerse del COVID19, los grupos étnicos tienen que seguir trabajando para mantener la ciudad, aunque esta clase de trabajos sean mal pagados y de mucho riesgo de contagio.

   Y esta situación no existe sólo en EE.UU., en el Reino Unido también los grupos étnicos tienen una mayor probabilidad de enfermar que los grupos que se consideran blancos.

  Además, COVID-19 es más mortal para las personas con afecciones crónicas, como diabetes, obesidad y enfermedades cardiovasculares. Estos tienen una mayor incidencia en muchos grupos étnicos y raciales minoritarios.

   

 

https://jamanetwork.com/journals/jama/fullarticle/2766098

 


jueves, 30 de abril de 2020

VACUNA CONTRA COVID 19



Tenemos una pandemia a nivel global ocasionada por el virus SARS-CoV-2 y muchos científicos ven en las vacunas la única solución a la enfermedad que ocasiona. Desde el momento en que se difundió el genoma completo de ese virus, el 11 de enero del 2020, se inició una carrera para estudiar al virus y para encontrar una vacuna que pudiera proteger a la población. Actualmente existen 78 proyectos activos confirmados en busca de la vacuna para prevenir la enfermedad COVID-19, de esos, 73 se encuentran actualmente en etapas exploratorias o preclínicas. De todos ellos solo quedan 5 que están en la fase I, donde se toman un número reducido de voluntarios para aplicar la vacuna.

   Todas las vacunas tienen como objetivo exponer al cuerpo a un antígeno, a una parte de un virus patógeno, que no causará enfermedades, pero provocará una respuesta inmune que puede bloquear o matar el virus si vuelve a atacar a la persona vacunada.

   Las cinco semifinalistas tienen formatos diferentes para dar inmunidad a la persona. Tenemos el proyecto de Moderna, una empresa farmacológica, que trabaja con vacunas de RNA. Su funcionamiento es complejo, se preparan fragmentos de RNA mensajeros (RNAm), que contengan la información para fabricar las proteínas del virus en las células de paciente. Estos se introducen al cuerpo protegidas por una membrana de grasa que fácilmente es eliminada por el cuerpo, para liberar el RNA y así puede llegar a las células, para que estas trasformen la información genética del RNA en proteínas virales. Una vez producidas las proteínas son liberadas en la sangre y así el sistema inmunológico las identifica como material extraño y puede producir anticuerpos que ataquen al virus entero y funcional.

   El segundo prototipo de vacuna es el Ad5-nCoV, CanSino Biologics Inc, una compañía china. El sistema de funcionamiento es parecido al anterior. Para ello utilizan la cápsula de un virus diferente como portador de la información genética, al cual se le agrega un fragmento circular de DNA optimizados para este propósito, el DNA es la molécula que almacena la información genética. Es el mismo principio que la anterior. El DNA es usado, después de un pequeño proceso, para fabricar proteínas del virus con el mismo fin: que el sistema inmunológico las identifique como extrañas. 

   El tercero INO-4800, de la empresa INOVIO, la cual tiene un dispositivo especial para aplicarlo a los voluntarios para probar la vacuna, llamado CELLECTRA®. Esta empresa, una vez inyectada la información genética en el cuerpo del paciente, utiliza pequeñas descargas eléctricas para hacer entrar a las células el DNA y producen las proteínas que los linfocitos T pueden identificar como material extraño.

   Los siguientes son dos vacunas con cambios pequeños en su plataforma: LV-SMENP-DC y aAPC del Instituto Médico Geno-Inmune de Shenzhen. Estas dos últimas vacunas son aún más complejas. La cápsula de un virus diferente se llena con un grupo de mini genes que contienen la información para fabricar pequeñas proteínas que forman parte del virus SARS-CoV2, para que el sistema inmunológico las identifique como enemigas.

   Los cinco proyectos de vacuna ya están en face I. Pero todo lo están llevando muy rápido, se corrieron simultáneamente pruebas en “modelos” animales y en seres humanos, para ahorrar tiempo.

   Aunque están surgiendo otros competidores que esperan entrar en la Fase I. Sinovac Biotech, una empresa farmacéutica China, anunció hace unos días que su vacuna ha impedido que los monos del laboratorio se infecten de COVID 19. Esta vacuna utiliza virus desactivados para probarlos en humanos.

   El número de personas voluntarias que tienen que participar en las siguientes faces va aumentando hasta llegar a miles o a decenas de miles para la Face III. Las cuales reciben una vacuna o un placebo, y los investigadores rastrean quién se infecta en el curso de sus vidas diarias.

   Todos están conscientes de que "tomará un año, un año y medio, al menos" la producción en masa de la vacuna ganadora. Los efectos secundarios, los problemas de dosificación y los problemas de fabricación pueden causar demoras. Algunos ya están pidiendo un atajo éticamente tenso para acelerar los ensayos clínicos: dar a las personas vacunas candidatas y luego intentar intencionalmente infectarlas con el COVID 19.

   A este tipo de prácticas se les conoce como pruebas de “desafío humano”. Estos tipos de pruebas pueden ahorrar mucho tiempo, algún experto dice que estarían listas en 3 a 4 meses. Pero esto tiene sus críticos, algunos argumentan que la enfermedad COVID 19 no se ha estudiado lo suficiente y se desconoce mucho de su biología. Sería arriesgado infectar a mucha gente si no se está seguro de lo que puede pasar. Además, no existe un medicamento probado contra el virus SARS-CoV2, que pueda ser útil en caso de que la vacuna falle. Asimismo, estas pruebas de Fase I y Fase II necesitan miles de voluntarios, alrededor de 5,000, que tendrán que decidir si toman el riesgo o no. De hecho, han realizado estudios de desafío antes para enfermedades como la gripe y la malaria.

   En estos momentos, en los cuales aún estamos padeciendo de la pandemia, la información que circula es confusa, es difícil entender todo lo que está pasando con los problemas del COVID 19. 

 



viernes, 24 de abril de 2020

CASOS ASINTOMÁTICOS DE COVID 19


Casos asintomáticos de COVID-19


Los pacientes asintomáticos propagan la enfermedad

Una de las características que permitió al SARS-CoV-2 esparcirse por el mundo fue la presencia de enfermos que no presentaban síntomas o que tenían síntomas leves. Las estimaciones actuales sobre el porcentaje de enfermos asintomáticos son variables, los casos de enfermos sin síntomas que han sido encontrados en muestreo de garganta o de fosas nasales es muy pequeño, de 2 a 5%, pero los expertos sospechan que la cantidad puede llegar a ser superior al 50%.

   Ya que el aumento en el número de contagios no puede explicarse únicamente a partir de los casos confirmados de COVID-19, ni por viajes a las zonas con brotes ya declarados. La mayoría de las personas con infecciones leves no estarían lo suficientemente enfermas como para buscar ayuda médica y probablemente pasarían por alto los métodos de detección, como los controles de temperatura corporal. Como consecuencia, el alcance del fenómeno y su papel en la transmisión del virus ha sido hasta ahora muy difícil de evaluar.

Las primeras detecciones de casos asintomáticos

    Durante el periodo más intenso de la epidemia en Wuhan, el gobierno japonés evacuó a 565 ciudadanos japoneses que trabajaban en dicha ciudad a principios de febrero. A todos se les hicieron examen de todo tipo en varias ocasiones y se encontró que de todos los evacuados 13 habían contraído la enfermedad. Pero 4 de ellos nunca desarrollaron síntomas, lo que representa el 31 por ciento de los enfermos.

   Tenemos otro ejemplo importante, el crucero Diamond Princess, que sufrió un brote de COVID-19 a principios de febrero mientras surcaba aguas japonesas. El barco fue puesto en cuarentena y los 3711 pasajeros y miembros de la tripulación fueron repetidamente examinados y monitorizados. Los resultados muestran que el 18 por ciento de los cerca de 700 individuos infectados en el barco nunca mostraron síntomas.

   Esto podría explicar la facilidad con la que el virus SRAS-CoV2 pudo llegar a cada rincón del mundo en tan corto tiempo. Un grupo de investigadores sugieren que, para el 18 de febrero de 2020, en Wuhan había 37.400 personas infectadas y sin detectar por parte de las autoridades. La mayoría de esos casos habrían correspondido a personas asintomáticas o con síntomas leves que, sin embargo, aún podían transmitir el virus.  

virus SARS-CoV-2


Los enfermos con síntomas leves esparcieron el COVID-19

   A estos datos tenemos que sumarle el número de «casos sin reportar», los cuales incluyen aquellos que se han pasado por alto porque las autoridades no han efectuado un número suficiente de pruebas para descubrir la enfermedad, así como los casos preclínicos, en los que la persona está incubando la enfermedad, pero aún no muestra síntomas.

    Se piensa que al menos el 59 por ciento de los individuos infectados estuvieron haciendo vida normal, sin haberse hecho las pruebas y, potencialmente, contagiando a otros. Eso podría explicar por qué el virus se propagó tan rápidamente por Hubei (la provincia a la que pertenece Wuhan) y ahora está circulando por todo el mundo. Otros expertos encuentran resultados parecidos en trabajos de análisis similares.

   Con estos datos se entiende que cualquier individuo tiene la misma posibilidad de enfermarse en sus actividades diarias, sin importar que tan lejos se encuentra de las personas enfermas.

   Se ha encontrado que las personas asintomáticas o con síntomas leves tiene una gran cantidad de virus en su garganta, los cuales son esparcidos por el aire al momento de platicar con otras personas, o toser o destornudar. Los virus viajan por el aire en las gotas de saliva y pueden llegar a la garganta o los ojos de las personas sanas con facilidad. Lo que es una importante medida de contagio, por lo mismo se han impuesto que las personas se cubran la boca y la nariz al momento de estar en la calle, no para que las personas sanas permanezcan a salvo, sino para que los enfermos no contaminen a las demás.

   Las autoridades, ante el peligro del contagio por pacientes asintomáticos o con síntomas leves, procedieron a implementar medidas cada vez más estrictas. Lo primero fue cerrar escuelas de todos los niveles, enseguida se prohibieron todos los eventos públicos, y la población empezó a padecer por la consecuencia social de una pandemia. Después, cuando los expertos comprendieron que aún la convivencia diaria entre las personas podría seguir ocasionando nuevas infecciones, continuaron con el cierre o suspensión de actividades no indispensables para la sociedad. Se cerraron todas las oficinas de gobierno, los comercios que no fueran indispensables y las grandes empresas.

La cuarentena se impuso 

   Con todo esto la mayor parte de la población mundial se encontró en una cuarentena seudovoluntaria. Lo que tuvo a la mayor parte de los habitantes de este planeta encerrados en sus casas y a algunos de ellos sin posibilidad de mantenerse a sí mismos.

   Para el momento de escribir estas palabras ya la cuarentena había pasado el China, y, con la llegada de la primavera, cuando el clima cambia, algunos países de Europa ya permiten algunas libertades a sus ciudadanos, que ya para entonces estaban hartos de su encierro. Pero también se han presentado protestas violentas por estas medidas, la población de jóvenes en Francia salió a protestar contra la cuarentena.

   Otro detalle importante es que una vez finalizada la cuarentena los contagios del COVID19 volvieron a incremente en algunos países. Pero no pueden reiniciar la cuarentena por que las economías de los países no lo permitirían.


Para mayores datos:


¿POR QUÉ PARECE QUE LOS BROTES DE COVID EMPEORARÁN ESTE INVIERNO?

  En estos momentos nadie está seguro de qué pasará a la larga con el COVID-19 en el periodo de invierno en el hemisferio norte. Pero todo...