Mostrando entradas con la etiqueta anticuerpos. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta anticuerpos. Mostrar todas las entradas

viernes, 11 de diciembre de 2020

¿POR QUÉ LOS NIÑOS RESPONDEN MEJOR A COVID-19?

 



Sólo un número pequeño de niños han padecido infecciones por COVID-19, lo que desconcertaba a los científicos, ahora se sabe que el sistema inmunológico de los niños esta mejor equipado para combatir el virus SARS-CoV-2.

   El sistema inmunológico de los niños esta muy bien equipado para responder a nuevos virus. Incluso si se trata del SARS, por lo tanto, es más probable que el niño sólo presente una infección leve o asintomática.

   La respuesta inmunológica de los niños es muy diferente a la que tienen los adultos. Algunos niños desarrollan síntomas de COVID-19 y anticuerpos específicos contra el SARS-CoV-2, pero nunca dan positivo para el virus en una prueba estándar de RT-PCR (Esa toma de muestras donde se introduce un hisopo largo en la nariz). En un estudio, tres niños menores de diez años de la misma familia desarrollaron anticuerpos contra el SARS-CoV-2, y dos de ellos incluso experimentaron síntomas leves, pero ninguno dio positivo en RT-PCR, a pesar de haber sido examinado 11 veces durante 28 días mientras estaba cerca. contacto con sus padres, que dieron positivo.



Respuesta rápida

   Su sistema inmunológico de los niños detecta el virus y, simplemente, genera esta respuesta inmune realmente rápida y efectiva que lo inactiva, antes de que tenga la oportunidad de replicarse hasta el punto de que dar positivo en la prueba de diagnóstico con hisopo.

   Incluso en niños que experimentaron la complicación grave pero rara llamada síndrome inflamatorio multisistémico en respuesta a la infección por SARS-CoV-2, los estudios informan que la tasa de resultados positivos en la RT-PCR varía de solo el 29% al 50%.

   Los tipos de anticuerpos que desarrollan los niños ofrecen pistas sobre lo que está sucediendo. En un estudio de 32 adultos y 47 niños de 18 años o menos, encontraron que los niños producían principalmente anticuerpos dirigidos a la proteína pico del SARS-CoV-2, que el virus usa para ingresar a las células. Los adultos generaron anticuerpos similares, pero también desarrollaron anticuerpos contra la proteína de la nucleocápsida, que es esencial para la replicación viral. La proteína de la nucleocápside generalmente se libera en cantidades significativas solo cuando un virus está en pleno proceso de infectar al cuerpo, cuando la enfermedad ya no puede ser detenida.

   Los niños carecían de anticuerpos específicos de la nucleocápsida, lo que sugiere que no están experimentando una infección generalizada. Las respuestas inmunitarias de los niños parecen ser capaces de eliminar el virus antes de que se replique en grandes cantidades.



Sistema inmunológico adaptativo vs innato

   La razón por la que los niños pueden neutralizar el virus es que sus células T son relativamente ingenuas. Las células T son parte del sistema inmunológico del cuerpo que se ira adaptando con el tiempo para saber qué virus son peligrosos, que aprende a reconocer los patógenos que encuentra a lo largo de su vida. Debido a que las células T de los niños en su mayoría no están capacitadas, podrían tener una mayor capacidad para responder a nuevos virus, un fenómeno que está estudiando con más detalle.

   Pero otra evidencia sugiere que la situación no es tan sencilla: un estudio de personas con COVID-19 que incluyó a 65 niños y jóvenes menores de 24, junto con 60 adultos, encontró que los adultos tenían una respuesta de células T más fuerte a el virus aumenta las proteínas, lo que no ocurre en niños y los jóvenes. El estudio midió las respuestas de las células T de memoria, que están mucho menos desarrolladas en los niños, en lugar de la actividad de las células T ingenuas.

   La capacidad de los niños para neutralizar el virus también podría estar relacionada con el hecho de que tienen una fuerte respuesta inmune innata desde el nacimiento. Ha habido alguna sugerencia de que la rapidez y la escala de su respuesta inmune innata podrían proteger contra el inicio de la infección. Pero este efecto es difícil de estudiar y plantea la pregunta de por qué no se ve con otros virus que pueden causar enfermedades graves en los niños.
Otros factores

    Los niños también son el principal reservorio de coronavirus estacionales que causan el resfriado común. Algunos investigadores han sugerido que los anticuerpos para estos coronavirus podrían conferir cierta protección contra el SARS-CoV-2, pero la evidencia no es definitiva.

   Mientras tanto, hay evidencia de que cuando los niños están expuestos al virus, reciben una dosis menor que los adultos, porque sus narices contienen menos receptores ACE2 11 , que el virus usa para acceder a las células. Esto también podría explicar por qué COVID-19 es menos frecuente en niños que en adultos.

Es poco probable que haya una sola explicación de por qué el COVID-19 parece afectar menos a los niños que a los adultos.

 

 

https://www.nature.com/articles/d41586-020-03496-7



domingo, 6 de diciembre de 2020

CUALES SON LAS DUDAS QUE QUEDAN DESPUÉS DE LA APROBACIÓN DE LA VACUNA COVID-19 (PRIMERA PARTE)

 



La vacuna Pfizer – BioNTech ha pasado las pruebas de seguridad y eficacia, pero los científicos aún tienen muchas preguntas sobre cómo funcionarán esta y otras vacunas a medida que se distribuyan a millones de personas.

  En medio de un ambiente de sorpresa el 2 de diciembre el Reino Unido aprobó la utilización de la vacuna Pfizer para su uso de emergencia. Sólo siete meses después del inicio de los ensayos clínicos. Los trabajadores de la salud británicos de primera línea, así como el personal del hogar de ancianos y los residentes, podrían recibir sus primeras dosis la próxima semana (a partir del 7 de diciembre del 2020).

   China y Rusia ya habían aprobado el uso de sus vacunas, pero esto fue antes de que se completaran los ensayos clínicos de seguridad. Se espera que los reguladores de Estados Unidos y Europa emitan sus decisiones en las próximas semanas.

   Las pruebas en más de 43,000 personas han demostrado que la vacuna Pfizer es 95% efectiva para prevenir la enfermedad cuando se mide una semana después de su segunda dosis; estos resultados son muy similares a las tres candidatas a vacuna COVID-19 que acaban de terminar sus pruebas. La aprobación del Reino Unido se basa en datos de solo 170 voluntarios infectados, y la eficacia en el mundo real podría, tal vez, no llegar al 95% efectividad de entre las personas vacunadas, pero sigue siendo un resultado extraordinariamente prometedor.    

   Pero los científicos todavía tienen muchas preguntas sobre cómo funcionarán ésta y otras vacunas a medida que se distribuyan a millones de personas:



¿Las vacunas previenen la transmisión de COVID-19?

   Además de la vacuna Pfizer, los reguladores están analizando los datos de otra vacuna similar fabricada por Moderna de Cambridge, Massachusetts, y una tercera vacuna producida por AstraZeneca de Cambridge, Reino Unido, y la Universidad de Oxford, Reino Unido. Las tres vacunas se han probado en grandes ensayos clínicos y han demostrado ser prometedoras para prevenir los síntomas de la enfermedad.

   Pero ninguno ha demostrado que prevenga la infección por completo o reduzca la propagación de enfermedades en una población. Esto deja abierta la posibilidad de que quienes están vacunados puedan seguir siendo susceptibles a una infección asintomática y puedan transmitir esa infección a otras personas que siguen siendo vulnerables. En el peor de los casos, hay gente caminando sintiéndose bien, pero esparciendo virus por todas partes.

   Pfizer ha dicho que sus científicos están buscando formas de evaluar la transmisión de enfermedades después de la vacuna. Por ahora, AstraZeneca y la Universidad de Oxford ofrecen las primeras pistas sobre si una vacuna puede proteger contra dicha transmisión. Lo que permitió a los investigadores detectar infecciones asintomáticas. Los primeros indicios apuntan a que la vacuna puede haber reducido la frecuencia de tales infecciones. Eso sugeriría que la transmisión de enfermedades también podría reducirse.

¿Cuánto tiempo durará la inmunidad inducida por vacunas?

   Ha habido algunos informes de reinfección y disminución de los niveles de anticuerpos meses después de enfermarse de COVID-19, pero aún no se sabe que tan frecuente es la infección. Y hay indicios de que el sistema inmunológico conserva un recuerdo de la infección por coronavirus en forma de células de memoria especializadas que podrían entrar en acción rápidamente si se vuelve a encontrar el virus. Y las vacunas están diseñadas deliberadamente para provocar fuertes respuestas del sistema inmunológico.


https://www.miradaalaciencia.com/2020/12/cuales-son-las-dudas-que-quedan-despues_9.html



https://www.nature.com/articles/d41586-020-03441-8

domingo, 22 de noviembre de 2020

LA FDA AUTORIZA ANTICUERPOS MONOCLONALES PARA EL TRATAMIENTO DE COVID-19

 


La FDA autoriza anticuerpos monoclonales para el tratamiento de COVID-19

El 21 de noviembre del 2020, la Administración de Drogas y Alimentos de EE. UU. emitió una autorización de uso de emergencia (EUA) para que casirivimab e imdevimab se administren juntos para el tratamiento de COVID-19 leve a moderado en pacientes adultos y pediátricos (12 años de edad o más que pesen al menos 40 kilogramos)

   Este tratamiento sólo se podrá aplicar a los pacientes con resultados positivos de la prueba viral directa del SARS-CoV-2 y que tienen un alto riesgo de progresar a COVID-19 grave. Esto incluye a aquellos que tienen 65 años de edad o más o que tienen ciertas afecciones médicas crónicas.

   En un ensayo clínico de pacientes con COVID-19, se demostró que casirivimab e imdevimab, administrados juntos, reducen la hospitalización relacionada con COVID-19 o las visitas a la sala de emergencias en pacientes con alto riesgo de progresión de la enfermedad dentro de los 28 días posteriores al tratamiento en comparación con placebo. Se sigue evaluando la seguridad y eficacia de esta terapia en investigación para su uso en el tratamiento de COVID-19.

   Casirivimab e imdevimab deben administrarse juntos mediante perfusión intravenosa (IV), esto es, por medio de sueros con las sustancias activas disueltas en ellos. Pero no se puede aplicar a pacientes que ya estén hospitalizados y con suministro de oxígeno. En tales situaciones los anticuerpos monoclonados son inútiles. Autorizar estas terapias con anticuerpos puede ayudar a los pacientes ambulatorios a evitar la hospitalización y aliviar la carga sobre nuestro sistema de atención médica.

   Los anticuerpos monoclonales son proteínas inmunes elaboradas en laboratorio que imitan la capacidad del sistema inmunológico para combatir patógenos dañinos como los virus. Casirivimab e imdevimab son anticuerpos monoclonales que se dirigen específicamente contra la proteína de pico del SARS-CoV-2, diseñados para bloquear la unión del virus y su entrada en las células humanas.

   La autorización de emergencia de estos anticuerpos monoclonales administrados juntos ofrece a los proveedores de atención médica otra herramienta para combatir la pandemia.

   Los posibles efectos secundarios de casirivimab e imdevimab incluyen: anafilaxia y reacciones relacionadas con la infusión, fiebre, escalofríos, urticaria, picazón y enrojecimiento.

   La FDA, una agencia dentro del Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU., Protege la salud pública al garantizar la eficacia y la seguridad de los medicamentos, vacunas y otros productos biológicos para uso humano y dispositivos médicos para uso humano y veterinario. La agencia también es responsable de la seguridad y protección del suministro de alimentos, cosméticos, suplementos dietéticos, productos que emiten radiación electrónica y de regular los productos de tabaco de nuestra nación.

 

https://www.fda.gov/news-events/press-announcements/coronavirus-covid-19-update-fda-authorizes-monoclonal-antibodies-treatment-covid-19

 

UNA ADVERTENCIA DADA DESDE 2015 SOBRE EL PELIGRO DE EL CORONAVIRUS

El artículo siguiente fue publicado en la revista The Scientist el  16 de noviembre de 2015, por Jef Akst. En estos momento, donde ya hemos ...