Mostrando entradas con la etiqueta Coronavirus. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Coronavirus. Mostrar todas las entradas

domingo, 25 de octubre de 2020

¿POR QUÉ PARECE QUE LOS BROTES DE COVID EMPEORARÁN ESTE INVIERNO?

 



En estos momentos nadie está seguro de qué pasará a la larga con el COVID-19 en el periodo de invierno en el hemisferio norte. Pero todo parece indicar que se agravará durante esa temporada en los países que aún no han controlado la enfermedad.

   Ahora es difícil asegurar que el COVID-19 será estacionario, como lo es la gripe, pero se espera que en cuanto el invierno llegue a la parte norte del planeta, donde se encuentra la mayor parte de la población, los casos de esta enfermedad aumentarán en los lugares donde ésta sigue presente.

   Los expertos dicen que el virus podría volverse más virulento en los meses de invierno y se espera que esté más presente en la población.

   Las infecciones causadas por muchos virus respiratorios, incluida la influenza y algunos coronavirus, aumentan en invierno y disminuyen en verano, es lo que se conoce como virus estacionales. Los investigadores dicen que es demasiado temprano en la pandemia de COVID-19 para decir si el SARS-CoV-2 se convertirá en un virus estacional. Pero la creciente evidencia sugiere que un pequeño efecto estacional probablemente contribuirá a brotes más grandes en invierno, sobre la base de lo que se sabe sobre cómo se propaga el virus y cómo se comporta la gente en los meses más fríos.

   En invierno las personas pasan más tiempo en lugares cerrados y procuran convivir por más tiempo entre ellas. El principal medio de propagación serán las personas que no han padecido el COVID-19. Por lo que ya sabemos, el virus sí se puede propagar en lugares cerrados y con mala ventilación. Esto provoca que las personas se expongan más al virus y que puedan resultar contagiadas con más facilidad. También ocurre en la propagación de algunas enfermedades infecciosas de las vías respiratorias, con las enfermedades virales estacionales como la gripe. Con mucho, el factor más importante que afectará el tamaño de un brote serán las medidas de control como el distanciamiento social y el uso de máscaras.



Consideraciones adicionales sobre los virus

   Las tendencias estacionales en la infección viral están impulsadas por múltiples factores, incluido el comportamiento de las personas y las propiedades del virus; a algunos de ellos no les gustan las condiciones cálidas y húmedas.

   Los experimentos de laboratorio revelan que el SARS-CoV-2 favorece las condiciones frías y secas, particularmente fuera de la luz solar directa. Por ejemplo, la radiación ultravioleta artificial puede inactivar las partículas del SARS-CoV-2 en las superficies y en los aerosoles, especialmente a temperaturas de alrededor de 40 ° C. Los virus infecciosos también se degradan más rápido en superficies en ambientes más cálidos y húmedos. En invierno, la gente tiende a calentar sus casas a unos 20 ° C, y el aire es seco y no está bien ventilado. Las condiciones de interior en el invierno son bastante favorables para la propagación viral.

   Para evaluar si las infecciones con un virus en particular aumentan y disminuyen con las estaciones, los investigadores suelen estudiar su propagación en un lugar específico, varias veces al año, durante muchos años. Pero sin el beneficio del tiempo, han tratado de estudiar la contribución estacional a la transmisión del SARS-CoV-2 observando las tasas de infección en varios lugares del mundo.

   Un estudio publicado el 13 de octubre analizó el crecimiento de las infecciones por SARS-CoV-2 en los primeros cuatro meses de la pandemia, antes de que la mayoría de los países introdujeran controles. Encontró que las infecciones aumentaron más rápidamente en lugares con menos luz ultravioleta y predijo que, sin ninguna intervención, los casos disminuirían en verano y alcanzarían su punto máximo en invierno. En invierno, el riesgo aumenta, pero aún puede reducir drásticamente su riesgo con un buen comportamiento personal.

   Algunos investigadores han intentado desglosar el efecto del clima en el patrón estacional de casos durante el curso de una pandemia, utilizando datos sobre la sensibilidad a la humedad de otro coronavirus. Ellos modelaron el aumento y la disminución de las tasas de infección durante varios años en la ciudad de Nueva York con y sin efecto climático, y con diferentes niveles de medidas de control. Descubrieron que un pequeño efecto climático puede resultar en brotes sustanciales cuando cambian las estaciones. El equipo publicó sus resultados el 10 de septiembre; sugieren que podrían ser necesarias medidas de control más estrictas durante el invierno para reducir el riesgo de brotes.

¿Qué esperar para el futuro con el SARS-CoV-2?

   Si el SARS-CoV-2 puede sobrevivir mejor en condiciones frías, todavía es difícil desenredar que tanto puede afectar el comportamiento de las personas a la propagación de la enfermedad. La gripe ha existido durante cientos de años y el mecanismo específico de por qué tenemos aumento de gripe en el invierno aún no se comprende bien.

  Sin embargo, con el tiempo, los efectos estacionales podrían desempeñar un papel más importante en la detención de las tendencias de infección, a medida que más personas desarrollen inmunidad al virus. Esto podría llevar hasta cinco años a través de una infección natural, o menos si las personas están vacunadas.

   Pero si surge un patrón estacional y cómo se verá, dependerá de muchos factores que aún no se han entendido, incluido cuánto tiempo dura la inmunidad, cuánto tiempo lleva la recuperación y qué tan probable es que las personas puedan ser reinfectadas.

 

 

https://www.nature.com/articles/d41586-020-02972-4


https://www.miradaalaciencia.com/2020/10/reinfecciones-de-covid-19-determinaran.html


https://www.miradaalaciencia.com/2020/09/las-mutaciones-de-sars-cov-2-son.html


viernes, 16 de octubre de 2020

LA PRUEBA SOLIDARITY DIO RESULTADOS NEGATIVOS AL REMDESIVIR

 

Los medicamento no están funcionando contra el coronavirus


En la lucha contra el Coronavirus se llevó a cabo una prueba de dos medicamentos, el Rendesivir y el antiviral Interferón Beta, con 11.000 pacientes en 400 hospitales de todo el mundo, dentro del programa Solidarity, dando resultados negativos para estos dos medicamentos.

   Este programa fue lanzado hace tres meses y los resultados eran esperados con optimismo, pero los primeros resultados obtenidos demostraron que ninguno de estos medicamentos podía ayudar a sobrevivir a los pacientes graves y no acortaba el tiempo de hospitalización en los pacientes convalecientes.

   Lo bueno que salió de este estudio fue que se pueden hacer grandes estudios con miles de pacientes para probar medicamentos con alguna posibilidad de ayudar a los pacientes. Los científicos elogiaron el estudio sin precedentes en sí y el hecho de que ayudó a aclarar cuatro tratamientos existentes "reutilizados", cada uno de los cuales era prometedor contra el COVID-19. Es decepcionante que ninguno de los cuatro haya funcionado bien y haya mostrado una diferencia en la mortalidad, pero demuestra por qué se necesitan grandes ensayos. Nos encantaría tener un medicamento que funcione, pero es mejor saber si un medicamento funciona o no que no saberlo y seguir usándolo.

   Ya desde antes se habían probado otros dos medicamentos — el medicamento contra la malaria hidroxicloroquina y la combinación de medicamentos contra el VIH ritonavir / lopinavir — y las esperanzas en ellos se habían desvanecido después de que otro gran estudio, el ensayo Recovery del Reino Unido, en el cual se demostró que no aumentaron la supervivencia en junio. Después de analizar ese estudio y sus propios datos hasta ese momento, la OMS decidió eliminar ambos de este nuevo estudio.  

   Todavía había esperanzas para el remdesivir y el interferón-beta, que inicialmente se había administrado en combinación con ritonavir / lopinavir, pero se probó como un medicamento independiente después de que se publicaron los datos de recuperación. Pero ninguno de esos tratamientos redujo la mortalidad ni retrasó el momento en que los pacientes necesitaron ventilación para ayudarlos a respirar. Es probable que los resultados en estos dos tratamientos sean los más examinados.

   Remdesivir, que ataca una enzima específica en varios virus de ARN y fue probado previamente contra el Ébola, inicialmente se consideró un candidato prometedor. En un ensayo de EE. UU. con más de 1000 pacientes con COVID-19 publicado la semana pasada, los que recibieron remdesivir tuvieron un tiempo de recuperación más corto que los pacientes del grupo de control, pero no hubo una diferencia significativa en la mortalidad. Dos ensayos más pequeños encontraron pocos beneficios significativos. Remdesivir recibió una autorización de uso de emergencia de la Administración de Drogas y Alimentos de los EE. UU. (FDA) en mayo para pacientes con COVID-19 grave que luego se amplió para incluir a todos los pacientes.

   Pero el ensayo Solidarity sugiere que el Remdesivir hace poco en casos graves. De 2743 pacientes hospitalizados que recibieron este fármaco, el 11% murió, frente al 11,2% en un grupo de control de aproximadamente el mismo tamaño que no recibieron dicha medicina. La diferencia es tan pequeña que podría haber surgido por casualidad.

   Cuando los autores combinaron los datos de Solidarity con los de los otros tres ensayos, encontraron una ligera reducción en la mortalidad que tampoco fue estadísticamente significativa. Esto excluye absolutamente la sugerencia de que remdesivir puede prevenir una fracción sustancial de todas las muertes.

  Esta prueba no ayuda a remdesivir, eso es seguro.  No está completamente rechazado como la hidroxicloroquina, pero ciertamente no es la esperanza que se señaló inicialmente.

   Los “resultados más decepcionantes” de Solidarity son los del interferón beta. La mortalidad entre las 2050 personas que recibieron ese fármaco (ya sea solo o en combinación con lopinavir / ritonavir) fue del 11,9%, frente al 10,5% en el grupo de control. Sin embargo, estudios anteriores han sugerido que el interferón solo puede ayudar si se administra temprano y no una vez que los pacientes han sido hospitalizados. Así que creo que este medicamento no se ha descartado por completo.

   Tratar el COVID-19 tarde es muy difícil. En este punto de la enfermedad, el problema es más sobre la inflamación y la coagulación, que es probablemente la razón por la que estos cuatro regímenes de medicamentos mostraron poco valor.

 

 

https://www.sciencemag.org/news/2020/10/remdesivir-and-interferon-fall-flat-who-s-megastudy-covid-19-treatments

¿POR QUÉ PARECE QUE LOS BROTES DE COVID EMPEORARÁN ESTE INVIERNO?

  En estos momentos nadie está seguro de qué pasará a la larga con el COVID-19 en el periodo de invierno en el hemisferio norte. Pero todo...