Mostrando entradas con la etiqueta COVID19. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta COVID19. Mostrar todas las entradas

miércoles, 21 de octubre de 2020

INFECTARÁN VOLUNTARIOS CON COVID-19 PARA PROBAR VACUNAS

 


Se les conoce como pruebas de desafío a vacunar a una persona contra una enfermedad y después inyectar el virus vivo al voluntario para ver si la vacuna surte efecto. Es una forma rápida de comprobar la eficiencia de las vacunas, pero incluye el gran riesgo de que los voluntarios contraigan la enfermedad en caso de que la vacuna no sea efectiva.

Desde 1769 se empezaron a aplicar las pruebas de desafío. Edward Jenner desarrolló un sistema de vacunación contra la viruela utilizando una enfermedad viral muy parecida que se conoce como Viruela vacuna. Inoculó a un niño, James Phipps, de ocho años de edad, con el pus salida de una pústula de esta enfermedad. Tiempo después procedió a inocularle de la pústula de un enfermo de viruela humana el pus y el niño no enfermó.

Actualmente se están haciendo planes para probar la eficiencia de las vacunas contra el COVID-19 que pronto terminarán las pruebas de Fase III. Se aceptarán personas jóvenes y sanas para exponerlas al virus SARS-CoV-2 en un ensayo de desafío humano. Esto lo reconoció el 20 de octubre el gobierno del Reino Unido y una empresa que llevará a cabo los estudios. El experimento, que comenzará en enero en un hospital de Londres si recibe la aprobación reglamentaria y ética final, tiene como objetivo acelerar el desarrollo de vacunas que podrían poner fin a la pandemia.

Los ensayos de desafío humano han proporcionado información sobre enfermedades como la malaria y la influenza. El ensayo del Reino Unido intentará identificar una dosis adecuada del virus SARS-CoV-2 que podría utilizarse en futuros ensayos de vacunas. Pero la posibilidad de infectar deliberadamente a personas, incluso a aquellas con bajo riesgo de enfermedad grave, con el SARS-CoV-2, un patógeno mortal que tiene pocos tratamientos probados, es muy riesgoso.

Los defensores de los ensayos de desafío de COVID-19 han argumentado que se pueden ejecutar de forma segura y ética, y que su potencial para identificar rápidamente vacunas eficaces supera los bajos riesgos para los participantes. Pero otros han planteado preguntas sobre la seguridad y el valor de estos estudios, señalando que se espera que los ensayos de eficacia a gran escala que involucran a decenas de miles de personas arrojen resultados en varias vacunas COVID-19 pronto.

La infección deliberada de voluntarios con un patógeno humano conocido nunca se toma a la ligera. Sin embargo, tales estudios dan mucha información sobre las enfermedades. Es realmente vital que se avance lo más rápido posible hacia la obtención de vacunas y otros tratamientos efectivos para COVID-19, y los estudios de desafío tienen el potencial de acelerar y eliminar el riesgo del desarrollo de nuevos medicamentos y vacunas.


 

¿Cómo se desarrollará la prueba?

El estudio de desafío COVID-19 será dirigido por una organización de investigación clínica comercial con sede en Dublín llamada Open Orphan y su subsidiaria hVIVO, que realiza ensayos de desafío sobre patógenos respiratorios. Tendrá lugar en la unidad de aislamiento de alto nivel del Royal Free Hospital en el norte de Londres.

El Grupo de Trabajo de Vacunas COVID-19 del gobierno del Reino Unido acordó pagar a la compañía hasta £ 10 millones (US $ 13 millones) para realizar la prueba, con la posibilidad de contratar a Open Orphan para ejecutar más pruebas para varias vacunas. La Agencia Reguladora de Medicamentos y Atención Médica del Reino Unido (MHRA), que regula los ensayos clínicos en el Reino Unido, y un comité de revisión ética, aún deben aprobar el ensayo inicial y su diseño, y los de estudios futuros.

El ensayo inicial involucrará a unos 30 a 50 participantes. Está abierto solo a adultos sanos de entre 18 y 30 años.

No se ha finalizado el diseño preciso del estudio. Pero es probable que un pequeño número de participantes, ya vacunados, reciba una dosis muy baja de una "cepa de desafío" de SARS-CoV-2 derivada de un virus que circula actualmente y cultivada en condiciones estrictas. Si ninguno o pocos de los participantes se infectan, los investigadores buscarán el permiso de una junta de monitoreo de seguridad independiente para exponer a los participantes a dosis más altas. Este proceso se repetirá hasta que los investigadores identifiquen una dosis que infecte a la mayoría de los expuestos.

Una vez que se identifica una dosis adecuada, se le podría pedir a Open Orphan que realice una serie de pruebas de desafío para investigar varias vacunas. Se prevé que algunos participantes del ensayo recibirán una inyección de placebo en lugar de una vacuna, pero también dice que se podrían realizar ensayos directos que comparen dos o más vacunas. Otros estudios de vacunas que lleva a cabo la empresa suelen incluir entre 40 y 50 voluntarios para cada grupo de prueba.

 

¿Cómo se realizarán las pruebas de las vacunas?

Si Open Orphan pasa a los ensayos de vacunas, su objetivo será reclutar alrededor de 500 participantes en total, pero se necesitará seleccionar muchas veces más personas para identificar a los voluntarios adecuados. Una junta de revisión ética determinará cómo compensar a los participantes. Open Orphan generalmente paga a los voluntarios alrededor de £ 4,000 por su tiempo.

 

¿Qué dicen los que se oponen?

Existe la preocupación de que la gente participe por el dinero sin apreciar los riesgos, aclarando que los ensayos de desafío de COVID-19 se pueden realizar de manera segura y ética. Con un curso en línea bien diseñado, por ejemplo, podría garantizar que los participantes comprendan los riesgos.

También será importante asegurarse de que los participantes comprendan las limitaciones de los ensayos de desafío. Con los ensayos de fase III de numerosas vacunas COVID-19 en proceso, es poco probable que los ensayos aceleren el desarrollo de las primeras vacunas. En cambio, su recompensa podría consistir en ayudar a probar vacunas de última generación o en sentar las bases para nuevos conocimientos sobre la enfermedad. En este contexto, se vuelve un poco más difícil justificarlos y tenemos que analizar de cerca los riesgos.

 

 

 

https://www.nature.com/articles/d41586-020-02821-4

viernes, 16 de octubre de 2020

LA PRUEBA SOLIDARITY DIO RESULTADOS NEGATIVOS AL REMDESIVIR

 

Los medicamento no están funcionando contra el coronavirus


En la lucha contra el Coronavirus se llevó a cabo una prueba de dos medicamentos, el Rendesivir y el antiviral Interferón Beta, con 11.000 pacientes en 400 hospitales de todo el mundo, dentro del programa Solidarity, dando resultados negativos para estos dos medicamentos.

   Este programa fue lanzado hace tres meses y los resultados eran esperados con optimismo, pero los primeros resultados obtenidos demostraron que ninguno de estos medicamentos podía ayudar a sobrevivir a los pacientes graves y no acortaba el tiempo de hospitalización en los pacientes convalecientes.

   Lo bueno que salió de este estudio fue que se pueden hacer grandes estudios con miles de pacientes para probar medicamentos con alguna posibilidad de ayudar a los pacientes. Los científicos elogiaron el estudio sin precedentes en sí y el hecho de que ayudó a aclarar cuatro tratamientos existentes "reutilizados", cada uno de los cuales era prometedor contra el COVID-19. Es decepcionante que ninguno de los cuatro haya funcionado bien y haya mostrado una diferencia en la mortalidad, pero demuestra por qué se necesitan grandes ensayos. Nos encantaría tener un medicamento que funcione, pero es mejor saber si un medicamento funciona o no que no saberlo y seguir usándolo.

   Ya desde antes se habían probado otros dos medicamentos — el medicamento contra la malaria hidroxicloroquina y la combinación de medicamentos contra el VIH ritonavir / lopinavir — y las esperanzas en ellos se habían desvanecido después de que otro gran estudio, el ensayo Recovery del Reino Unido, en el cual se demostró que no aumentaron la supervivencia en junio. Después de analizar ese estudio y sus propios datos hasta ese momento, la OMS decidió eliminar ambos de este nuevo estudio.  

   Todavía había esperanzas para el remdesivir y el interferón-beta, que inicialmente se había administrado en combinación con ritonavir / lopinavir, pero se probó como un medicamento independiente después de que se publicaron los datos de recuperación. Pero ninguno de esos tratamientos redujo la mortalidad ni retrasó el momento en que los pacientes necesitaron ventilación para ayudarlos a respirar. Es probable que los resultados en estos dos tratamientos sean los más examinados.

   Remdesivir, que ataca una enzima específica en varios virus de ARN y fue probado previamente contra el Ébola, inicialmente se consideró un candidato prometedor. En un ensayo de EE. UU. con más de 1000 pacientes con COVID-19 publicado la semana pasada, los que recibieron remdesivir tuvieron un tiempo de recuperación más corto que los pacientes del grupo de control, pero no hubo una diferencia significativa en la mortalidad. Dos ensayos más pequeños encontraron pocos beneficios significativos. Remdesivir recibió una autorización de uso de emergencia de la Administración de Drogas y Alimentos de los EE. UU. (FDA) en mayo para pacientes con COVID-19 grave que luego se amplió para incluir a todos los pacientes.

   Pero el ensayo Solidarity sugiere que el Remdesivir hace poco en casos graves. De 2743 pacientes hospitalizados que recibieron este fármaco, el 11% murió, frente al 11,2% en un grupo de control de aproximadamente el mismo tamaño que no recibieron dicha medicina. La diferencia es tan pequeña que podría haber surgido por casualidad.

   Cuando los autores combinaron los datos de Solidarity con los de los otros tres ensayos, encontraron una ligera reducción en la mortalidad que tampoco fue estadísticamente significativa. Esto excluye absolutamente la sugerencia de que remdesivir puede prevenir una fracción sustancial de todas las muertes.

  Esta prueba no ayuda a remdesivir, eso es seguro.  No está completamente rechazado como la hidroxicloroquina, pero ciertamente no es la esperanza que se señaló inicialmente.

   Los “resultados más decepcionantes” de Solidarity son los del interferón beta. La mortalidad entre las 2050 personas que recibieron ese fármaco (ya sea solo o en combinación con lopinavir / ritonavir) fue del 11,9%, frente al 10,5% en el grupo de control. Sin embargo, estudios anteriores han sugerido que el interferón solo puede ayudar si se administra temprano y no una vez que los pacientes han sido hospitalizados. Así que creo que este medicamento no se ha descartado por completo.

   Tratar el COVID-19 tarde es muy difícil. En este punto de la enfermedad, el problema es más sobre la inflamación y la coagulación, que es probablemente la razón por la que estos cuatro regímenes de medicamentos mostraron poco valor.

 

 

https://www.sciencemag.org/news/2020/10/remdesivir-and-interferon-fall-flat-who-s-megastudy-covid-19-treatments

lunes, 12 de octubre de 2020

CHINA PROMETE QUE SU VACUNA ESTARÁ LISTA PARA FINALES DE AÑO

 

anuncios sobre vacuna contra COVID-19 genera expectativas
Las vacunas podrían generar presión política en las naciones pobres 

 

En medio de un mundo cada vez más impaciente por un remedio eficaz contra el COVID-19, las promesas de la vacuna levantan muchas expectativas. Pero se necesitan algo más que promesas para atacar la enfermedad.

 

Anuncio inesperado

   En días pasados un funcionario chino de salud de alto nivel anunció que la vacuna china contra COVID-19 estará lista para finales de año. Prometiendo apoyar con la vacuna a algunos países de bajos ingresos con los cuales el gobierno de China tiene estrechos vínculos.

   Wu Guizhen, el principal experto en bioseguridad del Centro de Control y Prevención de Enfermedades de China en Beijing, dijo a los medios estatales chinos que dos vacunas desarrolladas por el grupo farmacéutico de Shanghai Sinopharm estarán disponibles en noviembre o diciembre. Las vacunas se están probando en países como los Emiratos Árabes Unidos, Bahrein, Perú y Argentina.

   El 9 de octubre, China también anunció que se había unido a COVID-19 Vaccine Global Access (COVAX) y la Organización Mundial de la Salud (OMS). Con el propósito de proporcionar dos mil millones de dosis de vacunas a las personas más vulnerables y al personal sanitario, especialmente en los países pobres. Unos 80 países ricos 'autofinanciados' se han comprometido a apoyar la iniciativa. Aún no está claro si China destinará dinero o vacunas, y cuánto.Leer más

   Los fabricantes de vacunas chinos han desarrollado cuatro de las aproximadamente doce vacunas candidatas principales que se encuentran en las etapas finales de prueba en todo el mundo. Ninguna vacuna ha completado aún los ensayos cruciales de fase III que se necesitan para establecer firmemente la seguridad y la eficacia. Pero eso no ha impedido que cientos de miles de personas en China y en el extranjero sean inyectadas con una de las cuatro vacunas candidatas chinas bajo políticas conocidas como autorización de uso de emergencia. Las vacunas incluyen las desarrolladas por Sinopharm, más una desarrollado por el fabricante de vacunas con sede en Beijing: Sinovac y otro por CanSino Biologics en Tianjin. Pero el gobierno chino ha pasado por alto algunas recomendaciones de la OMS, y aplica la vacuna sin esperar que termine la fase III de las pruebas.

Muchas compañías extranjeras distribuyen vacunas en Latinoamérica
La vacuna china se distribuye en varias naciones de Latinoamérica


 

¿Las vacunas llegarán a todos los países por igual?

   El gobierno chino aseguró a la Asamblea Mundial de la Salud en mayo que sus vacunas serían un " bien público mundial ", y la lista de países a los que China ha prometido compartir sus vacunas sigue creciendo. Pero los científicos se preguntan si los fabricantes de vacunas tendrán dosis suficientes para cumplir con esos compromisos.

   Para cumplir su promesa el gobierno chino necesita de mucha más estructura de la que dispones y China cuenta con 1,400 millones de habitantes a los cuales proporcionarles las vacunas como prioridad. Leer más

   Los expertos en vacunas dicen que antes de que las vacunas chinas se administren a más personas, es necesario establecer firmemente su seguridad y eficacia, de lo contrario se estarían corriendo riesgos innecesarios.

   También han criticado a Sinopharm por afirmar que sus vacunas, aplicada a miles de voluntarios bajo las disposiciones de uso de emergencia, muestran que sus dos inyecciones son seguras y efectivas. La compañía dice que no ha habido infecciones entre las decenas de miles de personas que vacunó antes de ir al extranjero a los países afectados por el coronavirus, aunque no se han puesto a disposición datos que respalden esta afirmación.

   Y muchos expertos fuera de China reconocen que no pueden aceptar esas afirmaciones. Es difícil sacar conclusiones de tales observaciones porque existe un gran riesgo de inexactitud. Los pacientes que fueron vacunados podrían asumir que cualquier síntoma similar a la influenza que tengan no pudo haber surgido de una infección por SARS-CoV-2 y no informarlos. Es posible que simplemente piensen: “Me vacuné, así que probablemente no sea nada”. Leer más

 

Trasfondo político en la distribución de las vacunas contra COVID-19

   En los últimos meses, los líderes gubernamentales se han comprometido públicamente a hacer que la vacuna china sea accesible para Filipinas, Camboya, Birmania, Tailandia, Vietnam y Laos, así como para los países africanos y latinoamericanos.

   Los fabricantes de vacunas chinos también tienen acuerdos con los países donde se están probando las vacunas. Sinovac, que tiene una vacuna en fase III de prueba y dice que los resultados deberían estar disponibles a fines de noviembre, tiene un acuerdo para entregar 60 millones de dosis a São Paulo, Brasil, y ha comprometido 40 millones de dosis a Indonesia para marzo. Y dice que los detalles del trato que Sinopharm hizo para proporcionar vacunas a Argentina son confidenciales.

   Un experto del grupo de trabajo sobre la vacuna COVID-19, del gobierno de vacunas en China, dijo el mes pasado que China tendrá capacidad para producir 600 millones de dosis para fin de año y mil millones el próximo. Pero dado que el país tiene una población de más de mil millones de personas, y la mayoría de las cuales no han sido vacunadas, eso no dejaría muchas dosis disponibles para la exportación.

   El número de dosis disponibles en China será, con mucho, demasiado pequeño para permitir la exportación a menos que se tome una decisión política de enviar vacunas al extranjero a pesar de las necesidades de vacunas que aún existen en China.

   China también podría utilizar sus acuerdos con países individuales para ganar influencia política o económica en el futuro. Y eso sería lamentable.

  

 

https://www.nature.com/articles/d41586-020-02807-2

 

https://www.miradaalaciencia.com/2020/09/muchos-voluntarios-en-fase-iii-de.html

 

https://www.miradaalaciencia.com/2020/09/se-detienen-pruebas-de-la-vacuna-de.html

 

https://www.miradaalaciencia.com/2020/08/la-distribucion-de-las-vacunas-contra.html

jueves, 8 de octubre de 2020

NUEVA PRUEBA DETECTA EL CORONAVIRUS EN SOLO 5 MINUTOS

 



Las pruebas anteriores para detectar si una persona tiene el SARS-CoV-2 se tomaba más de 24 horas. Actualmente se está promoviendo una innovadora prueba que podría detectar si una persona padece COVID-19 en tan sólo cinco minutos.

   Un grupo de investigadores han desarrollado una nueva prueba para detectar el coronavirus pandémico en 5 minutos, utilizando la tecnología de CRISPR para encontrar rastros del virus en las personas. El diagnóstico no requiere equipo de laboratorio costoso para funcionar y podría implementarse en consultorios médicos, escuelas y edificios de oficinas.

   Las pruebas CRISPR funcionan identificando una secuencia de ARN (de aproximadamente 20 bases nitrogenadas de ARN de longitud) que es exclusiva del SARS-CoV-2. La prueba de diagnóstico tiene en la proteína de CRISPR una secuencia de ARN opuesta a la secuencia del virus y ambas se unen en solución. Cuando la molécula CRISPR se une a su objetivo, la enzima de "tijeras" dentro del CRISPR, llamada Cas13, corta cualquier ARN de una sola cadena cercano a la sección del virus identificada. Estos cortes liberan una partícula fluorescente introducida por separado en la solución de prueba. Cuando la muestra recibe un estallido de luz láser, las partículas fluorescentes liberadas se iluminan, lo que indica la presencia del virus.



   Las pruebas anteriores de CRISPR requerían que los investigadores primero amplificaran cualquier ARN viral potencial, esto es, hacer cientos de copias del genoma del SARS-CoV-2 para poder aplicar las pruebas de CRIPR antes de pasarlo por el diagnóstico, para aumentar sus probabilidades de detectar una señal. Eso agregó complejidad, costo y tiempo, y ejerció presión sobre los escasos reactivos químicos.

   Ahora, los investigadores dirigidos por Jennifer Doudna, quien ayer ganó una parte del Premio Nobel de Química de este año por su descubrimiento conjunto de CRISPR, informan sobre la creación de un diagnóstico CRISPR novedoso que no amplifica el ARN del coronavirus. En cambio, Doudna y sus colegas pasaron meses probando cientos de ARN guía para encontrar múltiples guías que funcionen en conjunto para aumentar la sensibilidad de la prueba.

   En una nueva preimpresión, los investigadores informan que con un solo ARN guía, podrían detectar tan solo 100.000 virus por microlitro de solución.

   Las pruebas anteriores son mucho más precisas en el diagnóstico del coronavirus convencional, pero utiliza costosas máquinas de laboratorio para rastrear el virus hasta un virus por microlitro, lo cual consume grandes cantidades de reactivos y el costo es mucho más elevado que esta nueva prueba. Además, tenía en problema del tiempo, estas pruebas se tardaban 24 horas o más para detectar el virus, pero sus resultados eran muy exactos. En cambio, la nueva prueba sólo tarda cinco minutos, pero es barata, aunque no tiene mucha precisión. Pero con las pruebas anteriores no se podía saber la cantidad de virus que tenía la persona que da el resultado positivo.

   Por el contrario, el equipo de Ott y Doudna encontró que la fuerza de la señal fluorescente era proporcional a la cantidad de virus en su muestra. Eso reveló no solo si una muestra era positiva, sino también la cantidad de virus que tenía un paciente. Esa información puede ayudar a los médicos a adaptar las decisiones de tratamiento a la condición de cada paciente.

 

https://www.sciencemag.org/news/2020/10/new-test-detects-coronavirus-just-5-minutes

 

domingo, 4 de octubre de 2020

¿CÓMO SE ATIENDE A UN PRESIDENTE ENFERMO DE COVID-19?

 



La noticia de que el presidente Trump estaba enfermo de COVID-19 nos sorprendió a todos. Pero no es el primer presidente de alguna nación que se enferma, un presidente brasileño también padeció la enfermedad y se recuperó. ¿Cómo tratan a los presidentes que padecen esta enfermedad?

   Es de suponerse que las personas con mayor poder económico o político sean tratadas de manera diferente que los enfermos que no tienen mucha importancia. Por eso explicaremos el tratamiento experimental que esta recibiendo el presidente Donald Trump.  

 

Los primeros pasos de tratamiento del COVID-19 a un presidente

   Después del mediodía del 2 de octubre, la Casa Blanca anunció que el presidente Donald Trump recibió un tratamiento experimental con anticuerpos después de que una prueba revelara que está infectado con el SARS-CoV-2. Según los informes, tiene síntomas leves de COVID-19, que incluyen fiebre y congestión, y fue trasladado al Centro Médico Militar Nacional Walter Reed. Más tarde, el equipo médico del presidente confirmó que había comenzado un curso de remdesivir, un medicamento antiviral que se ha demostrado que ayuda modestamente a los pacientes hospitalizados con COVID-19.

      Al siguiente día, se le empleó un tratamiento experimental de anticuerpos mono clonados, que están diseñados para combatir al SARS-CoV-2. Este coctel de anticuerpos está hecho para atacar específicamente al virus del COVID-19 y, aunque ya ha tenido varias pruebas positivas, se aplica con cierta preocupación.

 

¿Qué son los anticuerpos monoclonados?

   En un complejo proceso de laboratorio, en el cual, se encuentra un paciente que haya sobrevivido a un virus, en este caso el SARS-CoV-2, porque esta persona ha desarrollado defensas inmunológicas contra el virus en cuestión. Una de estas defensas es llamada anticuerpos, que son pequeñas moléculas que el cuerpo produce para adherirse a los virus y, así, impedir que el virus infecte otras células.   

   Para esto se toma una muestra de sangre del paciente, se separan las células B, que son las que fabrican anticuerpos, y se procede a analizar su genoma. En el genoma se debe encontrar el gen en particular que produce los anticuerpos que atacan al virus y se procede a clonarlo. Después se expresa el gen en células preparadas para esto. Las células especializadas expresan este gen y producen gran cantidad de anticuerpos y se procede a aislarlos por medios químicos para ser preparadas con suero para inyectarlas al paciente. De esta manera el enfermo puede empezar desde un inicio a combatir los virus que ya se encuentran en su organismo.

 

¿Cómo se preparó el suero en este caso?

   El suero que recibió el presidente es una combinación de dos anticuerpos dirigidos contra una proteína clave del virus que causa COVID-19, SARS-CoV-2. Se unen a una región de la proteína espiga o de punta en la superficie de éste, la proteína de pico ayuda al virus a unirse a un receptor en las células humanas (ACE2). La región a la que se une el anticuerpo se denomina dominio de unión al receptor. Un anticuerpo proviene de un ser humano que se había recuperado de una infección por SARS-CoV-2; una célula B se extrajo de la sangre de la persona. El otro anticuerpo es de un ratón, que fue diseñado para tener un sistema inmunológico humano, al que se le inyectó la proteína de punta.

 

¿Existe algún dato que demuestre que el cóctel funciona y es seguro?

  Los experimentos en hámsters dorados y monos macacos rhesus que fueron infectados intencionalmente con SARS-CoV-2 mostraron que el cóctel preparado en suero podría reducir los niveles virales y la patología de la enfermedad.

   Regeneron, la empresa que fabrica el cóctel, presentó a principios de esta semana datos preliminares de su ensayo clínico en curso en personas que dieron positivo al SARS-CoV-2 pero que eran asintomáticas o, en los casos más extremos, tenían una enfermedad moderada, un grupo que parecería reflejar la condición actual de Trump. No surgieron preocupaciones serias de seguridad, y el tratamiento redujo la carga viral y acortó la enfermedad sintomática en pacientes que no tenían anticuerpos contra el SARS-CoV-2 al comienzo del ensayo. No está claro si el tratamiento puede prevenir enfermedades graves, pero hubo indicios de que podría hacerlo: los participantes que recibieron un placebo tuvieron más visitas médicas.

   El presidente recibió una dosis mayor del suero. Trump recibió una infusión de 8 gramos del tratamiento. Los datos de Regeneron mostraron que una infusión de 2.4 gramos funcionó tan bien como la dosis más alta para reducir los niveles de SARS-CoV-2 en las personas. En general, esto se consideró una buena noticia porque los monoclonales son difíciles y costosos de producir, y una dosis más baja significa que, en última instancia, más personas pueden recibirlos.

 

¿Qué otro tratamiento ha tomado el presidente?

   El comunicado emitido hoy por el médico del presidente decía que, además de los anticuerpos, Trump "ha estado tomando zinc, vitamina D, famotidina, melatonina y una aspirina diaria". Esa redacción no deja claro si estaba tomando esas sustancias antes de que se le diagnosticara la infección. En particular, la declaración no indica si Trump estaba o está tomando hidroxicloroquina, el antipalúdico que impulsó de manera controvertida como tratamiento para el COVID-19.

   Se espera que el presidente sea dado de alta en lunes 5 de Octubre del 2020.

 

https://www.sciencemag.org/news/2020/10/heres-what-known-about-president-donald-trump-s-covid-19-treatment

 

domingo, 27 de septiembre de 2020

LA FASE III DE VACUNA CONTRA COVID-19 TERMINA EN DICIEMBRE

 



En las pruebas de la fase III de todas las vacunas en preparación se están reportando muchos voluntarios en Brasil. “Solo espero que este sufrimiento acaba pronto” dice una trabajadora de salud.

    Una doctora brasileña, que se encarga de dar rehabilitación de los pulmones a las personas que han padecido COVID-19, toma todas las precauciones para evitar contagiarse, pero ella y su equipo viven con la preocupación de poderse enfermar. Recientemente se le pidió que participara en las pruebas de Fase III de la Vacuna de Sinovac, a las cuales muchos de los médicos que trabajaban en algunos centros hospitalarios de ese país, recibieron una dosis de prueba de la vacuna. Pero en estas pruebas algunos de los voluntarios reciben la vacuna real y otros reciben un placebo, pero ella espera haber recibido la vacuna.

   Más de 6 meses después de que se confirmara el primer caso de COVID-19 en Brasil, la pandemia aún continúa, ahora con alrededor de 30.000 nuevos casos y 740 muertes diarias. (El número total de muertos, 136.000, sólo es superado por los Estados Unidos) La situación de Brasil con un buen sistema de salud lo han hecho un lugar ideal para poner a prueba vacunas experimentales COVID-19. Al menos cuatro vacunas candidatas, producidas por empresas occidentales y chinas, se están probando aquí o pronto lo estarán.

   Además de ayudar en la lucha mundial contra la enfermedad, los estudios también pueden brindarle a Brasil un acceso más temprano a vacunas exitosas a través de acuerdos que permitirán al país producir vacunas localmente.

   Miles de brasileños han acudido en masa a las pruebas. En el hospital Emilio Ribas, por ejemplo, unas 1500 personas se inscribieron para una prueba de la vacuna Sinovac, casi el doble de la cantidad programada para participar en ese sitio. Desde julio, el estudio ha inscrito a más de 4000 trabajadores de la salud en 12 hospitales en seis estados; el objetivo es 9000. Hay una gran lista de espera en cada sitio, para recibir a los voluntarios. La mitad de los participantes obtienen Sinovac, que contiene el coronavirus muerto, y la mitad recibió una inyección de placebo.



     A fines de junio, Brasil se convirtió en el primer país fuera del Reino Unido en comenzar a probar una vacuna desarrollada por la Universidad de Oxford y AstraZeneca que contiene un adenovirus de chimpancé modificado genéticamente para expresar la proteína de pico SARS-CoV-2 en su superficie. El proyecto está abierto a profesionales de la salud y otros grupos con alta exposición al virus. Ha inscrito a 4600 personas hasta ahora, de las 10,000 previstas. Más de 30.000 personas se ofrecieron a participar solo en Río de Janeiro y Salvador. El ensayo también planea inscribir a 30.000 personas en los Estados Unidos, al menos 10.000 en el Reino Unido y 2000 en Sudáfrica.

   Mientras tanto, el consorcio BioNTech / Pfizer / Fosun Pharma está reclutando 2000 voluntarios en São Paulo y Salvador para un ensayo de fase III de su vacuna de ARN mensajero, parte de un programa de prueba en 29,000 personas que también tiene sitios en los Estados Unidos y Argentina. La vacuna de Janssen sera autorizado para comenzar a reclutar 7000 voluntarios en Brasil para su vacuna, que también se basa en un adenovirus. La compañía también planea realizar ensayos en los Estados Unidos y otros siete países, con 60.000 participantes en total.

   Un investigador de vacunas teme que la presión pública y política pueda llevar a una aprobación prematura en Brasil, en paralelo con temores similares en Estados Unidos. Publicar una vacuna sin datos suficientes sobre la eficacia y la seguridad podría poner a las personas en riesgo y erosionar la confianza en la ciencia.

  

 

https://www.sciencemag.org/news/2020/09/i-just-want-suffering-be-over-brazilians-flock-covid-19-vaccine-trials

miércoles, 9 de septiembre de 2020

DETIENEN PRUEBAS DE LA VACUNA DE OXFORD Y ASTRA/ZENECA

 

Suspenden pruebas de vacuna de Astra Zeneca


En medio de las pruebas de Fase III de la vacuna de Oxford/AstraZeneca uno de los voluntarios resultó enfermo de un padecimiento no especificado. Toda prueba de esta fase tuvo que ser detenida y se espera que se determine la causa de ese padecimiento.

   Se reporta un único caso de un voluntario que enfermó tiempo después de recibir la vacuna AstraZeneca. Aun no se han publicado los detalles, pero con la posibilidad de que sea un padecimiento originado por la vacuna experimental se ha detenido todo el proceso de reclutamiento de voluntarios hasta que se aclare la situación de este paciente. Por lo pronto se sabe que es un voluntario de Inglaterra y se espera tener respuestas a las interrogantes pronto. Leer más

 
Las medidas de seguridad con la Fase III son importantes

   Los científicos están conscientes que es demasiado pronto para decir qué impacto podría tener esto en el impulso global de esta vacuna. La suspensión del reclutamiento de voluntarios para las pruebas, ha sido un contratiempo importante, pero se espera que pronto se determine qué padece este voluntario. Los resultados de ensayos de FASE III son importantes para poder aprobar la vacuna y sea usada en la población en general.      

      Esta vacuna es una de nueve que se están desarrollando para atacar al COVID-19 y que han podido llegar a la parte final de las pruebas, a la FASE III, sin mayores complicaciones. 

   Existe preocupación por la posibilidad de que se apruebe una vacuna sin haber completado por completo la fase III de las pruebas. La preocupación se concentra en EE.UU. donde por cuestiones políticas las farmacéuticas pueden aprobar una vacuna sin tener la fase III terminada adecuadamente. Esto se debe a la cercanía de las elecciones presidenciales en ese país, que puede aprobar una vacuna antes de que esta lista por completo para permitir más afluencia a los centros de votación en noviembre.

 

La vacuna más prometedora detiene su Fase III

¿Por qué detener las pruebas de Fase III?

   Los especialistas esperan que el evento adverso no esté relacionado con la vacuna, que en realidad sea un padecimiento provocado por otra causa. Todo este procedimiento del periodo de pruebas tiene una razón, en otros tiempos se afrontaron problemas con las vacunas, se reportan hasta muertes de las personas inoculadas. Por eso mismo se ha desarrollado todo este protocolo de varias fases para estar completamente seguros para su aplicación en general. La vacuna candidata de Oxford parece bastante prometedora hasta ahora, es la más cercana a terminar todas las medidas de seguridad antes que las demás. La decisión de detener el ensayo muestra que el proceso para evaluar las vacunas funciona y asegura que solo las terapias seguras y efectivas lleguen al mercado. Leer más

   El martes, se notificó que el ensayo de fase III en los Estados Unidos se detendrán. El miércoles, la Universidad de Oxford confirmó que también se detendrá la inscripción en los ensayos de la vacuna en Brasil, Sudáfrica y el Reino Unido. Se reiniciarán cuando un comité independiente revise el caso para determinar la causa del padecimiento del voluntario.

   Si el evento está vinculado definitivamente, o incluso probablemente, con la vacuna, podría ser un golpe definitivo para este candidato a vacuna en particular. Si no está relacionado, la retención podría levantarse en cuestión de semanas y el programa para probar esa vacuna continuará. Pero sin la información exacta sobre este paciente, cómo cuándo se manifestó este nuevo padecimiento y qué tan grave sea, no se puede saber cuánto durará la suspensión de las pruebas.

   Anteriormente, un participante en las pruebas en el Reino Unido, desarrolló síntomas de mielitis transversa, una inflamación de la médula espinal que a menudo es provocada por infecciones virales. Después de una revisión de seguridad, se reanudó el ensayo. El individuo fue diagnosticado con una "enfermedad neurológica no relacionada".

 

¿Cómo se realiza la fase III?

   AstraZeneca inició el mes pasado la prueba de su candidata a vacuna AZD1222 en los Estados Unidos, con planes para inscribir a 30.000 adultos en unos 80 lugares en todo el país. También se están llevando a cabo ensayos de eficacia en el Reino Unido, Brasil y Sudáfrica con un total de alrededor de 17.000 personas. Es un ensayo donde ni el que aplica la vacuna, ni el voluntario sabrán si les inyectan un placebo o la vacuna real. Aproximadamente 20.000 de los participantes del ensayo en EE. UU. recibirían dos dosis de la vacuna, mientras que los otros 10.000 recibirían un placebo. Estas pruebas a gran escala en personas son necesarias antes de que los reguladores, como la Administración de Drogas y Alimentos de EE. UU., aprueben una vacuna para su uso generalizado. Leer más

   Muchos países, incluido Estados Unidos, han reservado millones de dosis de la vacuna Oxford con la esperanza de que tenga éxito. A fines del mes pasado, los países habían pedido al menos 2940 millones de dosis, más que cualquier otro candidato a vacuna contra el coronavirus. Más de un tercio de esas dosis han sido compradas por el Reino Unido y otras naciones europeas, Japón y Estados Unidos. La Autoridad de Investigación y Desarrollo Biomédico Avanzado de EE. UU., le ha dado a AstraZeneca más de mil millones de dólares para desarrollar la vacuna Oxford.

   Los eventos adversos no son infrecuentes en los ensayos clínicos y, a menudo, no están relacionados con el tratamiento que se está probando. Por ejemplo, un evento adverso incluiría a un participante ingresado en el hospital por cualquier motivo y podría desencadenar automáticamente la pausa del ensayo incluso si la admisión no estaba relacionada con la vacuna. Los estudios tienen protocolos que especifican qué tipo de eventos desencadenan una pausa, después de lo cual hay un proceso para investigar si el evento está relacionado con la vacuna.

 

¿Cómo funciona la Vacuna de Oxford?

   La vacuna de Oxford es una vacuna que utiliza un vector viral (la cubierta proteica de otro virus para hacer entrar al virus en las células de la persona vacunada) que, en este caso, es un 'adenovirus' causante de resfriado, aislado de chimpancés. El adenovirus del chimpancé ha sido modificado de tal manera que ya no puede replicarse en las células, pero en su interior si lleva la información genética para fabricar la proteína de "espícula" que utiliza el coronavirus para infectar células humanas. Esto le da al cuerpo de la persona vacunada una muestra del virus patógeno y así puede desarrollar defensas inmunológicas contra el virus. Docenas de grupos dicen que están trabajando en vacunas de vectores virales para el coronavirus.

Se reinicia las pruebas 

   Las pruebas de Fase III de la vacuna de Oxford se reanudaron el día 12 de Septiembre de 2020, después de una semana de suspensión. AL parecer el voluntario contrajo una enfermedad ajena a las vacuna.

 

https://www.nature.com/articles/d41586-020-02594-w

 

https://www.miradaalaciencia.com/2020/08/la-distribucion-de-las-vacunas-contra.html



https://www.miradaalaciencia.com/2020/08/debemos-ser-optimistas-con-respecto-la.html

 

https://www.miradaalaciencia.com/2020/07/prueba-de-vacuna-de-oxford-entra-en.html

 

martes, 8 de septiembre de 2020

¿LAS MUTACIONES DE SARS-COV-2 SON IMPORTANTES?

Diferentes tipos de proteína espiga

                                  Diferentes estado de la proteína espiga en el SARS-CoV-2


Se han detectado mutaciones en la información genética del coronavirus del síndrome respiratorio agudo severo, SARS-CoV-2, pero los científicos se preguntan si esto podría volver más peligrosa la enfermedad de COVID-19.

¿Cómo ocurren las mutaciones?

   Sabemos que cualquier virus patógeno tiene que invadir una célula de personas, animales o plantas, para poder reproducirse y así, matando a la célula huésped, liberar millones de nuevos virus. También es de todos conocido que las proteínas son una larga cadena de, al menos, 20 aminoácidos, que, gracias a las propiedades estructurales de cada uno de sus aminoácidos, se pliega y compacta en una determinada posición, dándole una estructura y una función diferente a cada una de las proteínas. La secuencia de los aminoácidos está determinada, a su vez, por la secuencia de nucleótidos que forma la cadena de ARN. Cada cambio en la secuencia de nucleótidos altera, a su vez, la secuencia de aminoácidos en la proteína y estas alteraciones afectan la estructura de la proteína y, por lo tanto, sus funciones.

    Lo que llamamos mutaciones es una alteración en la secuencia de nucleótidos en la información genética, digamos, si cambian un nucleótido por otro, los cuales pueden alterar la función o estructura de la proteína que producen. Esto ocurre de forma natural y la mayoría de las alteraciones no tienen importancia. Pero en algunos casos las mutaciones pueden dar ventajas o desventajas a los seres que las poseen.

Las mutaciones en el Coronavirus

   Desde los primeros días de la aparición de la enfermedad COVID-19, muchos expertos en el tema, tratando de clasificar el virus SARS-CoV-2, llevaron a cabo la secuenciación del genoma del virus, esperando comprender mejor el patógeno y la enfermedad que produce. Lo primero que encontraron es que el virus cambia muy lentamente mientras se propaga.

   Lo que les llamó la atención es una mutación que estaba en el gen que codifica la proteína espiga, que ayuda a las partículas del virus a penetrar en las células. Ellos vieron que la mutación aparecía una y otra vez en muestras de personas con COVID-19. La alteración se encontra en una larga cadena de aminoácidos, en la posición de aminoácido 614 de la proteína espiga, el aminoácido aspartato (D, en abreviatura bioquímica) está siendo reemplazado regularmente por glicina (G) debido a una falla en el copiado del genoma del virus, que altera un solo nucleótido en el código de ARN de 29,903 letras del genoma del virus. Los virólogos la llamaban mutación D614G.

   Esta mutación fue analizada, principalmente en miles de muestras de virus, y encontraron que D614G está aumentando en frecuencia a un ritmo alarmante. Se había convertido rápidamente en el linaje dominante del SARS-CoV-2 en Europa y luego se había afianzado en los Estados Unidos, Canadá y Australia. D614G representaba una forma más transmisible de SARS-CoV-2, declaró el documento, una que había surgido como producto de la selección natural. Aunque estos datos no eran del todo exactos.

   Pero muchos científicos dicen que no existen pruebas sólidas de que el D614G tenga un efecto importante en la propagación del virus o de que un proceso de selección natural explique su aumento. Los investigadores todavía tienen más preguntas que respuestas sobre las mutaciones del coronavirus, y nadie ha encontrado ningún cambio en el SARS-CoV-2 que deba plantear preocupaciones de salud pública.

Virus SARS-CoV-2 de microscopio electrónico

                                    Imágenes de la proteína espiga en el virus

El virus cambia despacio

   Las mutaciones, la mayoría de ellas alteraciones de una sola letra en el genoma de los virus encontrados en diferentes pacientes, permitieron a los investigadores rastrear la propagación mediante analizando las secuencias del genoma viral y saber qué tanto ha cambiado, si se ha vuelto más peligroso y saber cómo se mueve el virus por distintas regiones.

     Los genomas de los virus de ARN cambian mucho, pero el SARS-CoV-2 lo hace con lentitud porque tiene una proteína que corrige errores. Otros datos del genoma han enfatizado esta estabilidad: se han secuenciado y hecho públicos más de 90.000 genomas de este virus. Dos virus del SARS-CoV-2 recolectados de cualquier parte del mundo difieren en un promedio de solo 10 letras de ARN de 29.903 que contiene su genoma.

   Los investigadores han catalogado más de 12.000 mutaciones en los genomas del SARS-CoV-2. Pero la gran mayoría no tienen importancia, ocurren en lugares donde no afecta la capacidad de producir la enfermedad o que dichos cambios vuelvan más débiles al virus.

Propagación rápida de la mutación D614G.

   La mutación D614G llamó la atención debido a su posición en la proteína espiga, que es un objetivo importante para los anticuerpos 'neutralizantes' que se unen al virus y lo vuelven no infeccioso. Y los virus con la mutación también estaban aumentando en frecuencia en más de una parte del mundo.

   D614G se detectó por primera vez en virus recolectados en China y Alemania a fines de enero; la mayoría de los científicos sospechan que la mutación surgió en China. El rápido ascenso de D614G en Europa llamó la atención. Antes de marzo, cuando gran parte del continente quedó bloqueado, tanto los virus 'D' no mutados como los virus 'G' mutados estaban presentes, y los virus D prevalecían en la mayoría de los países de Europa occidental que los genetistas muestrearon en ese momento. En marzo, los virus G aumentaron en frecuencia en todo el continente y en abril eran dominantes.

   Llevando a cabo estudios con el genoma del SARS-CoV-2 se encontró qué: los virus que portaban la mutación G infectaban células mucho más hábilmente que los virus D, hasta diez veces más eficientemente, en algunos casos. En otros estudios, se han encontrado diferencias en la tasa de propagación entre personas del 20%.

No hay escape de los anticuerpos, todavía

   La mayoría de la evidencia disponible sugiere que el D614G no impide que los anticuerpos neutralizantes del sistema inmunológico reconozcan el SARS-CoV-2. Esto podría deberse a que la mutación no se encuentra en el dominio de unión al receptor de la proteína espiga (RBD), una región a la que se dirigen muchos anticuerpos neutralizantes: el RBD se une a la proteína receptora celular ACE2, un paso clave en la entrada del virus a las células.

 

https://www.nature.com/articles/d41586-020-02544-6

 

https://www.miradaalaciencia.com/2020/08/las-variaciones-en-el-genoma-del-sars.html

 

https://www.miradaalaciencia.com/2020/08/resistencia-natural-contra-sars-cov-2.html

 

 

miércoles, 2 de septiembre de 2020

¿CUÁNTAS PERSONAS MURIERON POR COVID-19 EN REALIDAD?

 



Los investigadores están luchando por llevar los datos exactos de las muertes por la pandemia, pero estudiando más a fondo se dan cuenta que muchas muertes por COVID-19 no fueron contabilizadas por diferentes motivos.

 

Desde los primeros días del conteo hubo dudas

   Los científicos notaron que la forma de contabilizar las muertes en los diferentes países y regiones tiene muchas discrepancias. Al principio, cuando no existían pruebas confiables para detectar el virus en los análisis, muchas muertes fueron catalogadas como ocasionadas por otras causas y, según avanzaba la pandemia, la situación en los hospitales se fue complicando al grado de impedir un conteo de defunciones confiable.

   Los expertos ya sabían que podría haber problemas con los datos. Incluso en un invierno normal, algunas muertes causadas por la influenza se clasifican erróneamente como neumonía. Si eso puede suceder con una enfermedad conocida, es probable que haya muertes por COVID-19 que no se informen.

   Para marzo y abril, cuando las oficinas nacionales de estadísticas comenzaron a publicar recuentos del número de muertes, los científicos confirmaron sus sospechas: la pandemia estaba matando a muchas más personas de lo que sugerirían las cifras oficiales.

    Según datos de más de 30 países para los que se dispone de estimaciones de exceso de muertes, hubo casi 600.000 muertes más de las que normalmente se predecirían en estas naciones para el período comprendido entre el inicio de la pandemia y el final de julio (413.041 de ellos fueron atribuidos oficialmente a COVID-19).

 

La forma de efectuar los conteos no es exacta

   Pero esto tiene varios defectos. No puede distinguir entre los que mueren a causa de la enfermedad y los que sucumben a otros factores relacionados con la pandemia, como interrupciones en la atención médica habitual, que pueden retrasar los tratamientos o hacer que las personas no busquen atención médica. Los conteos de muerte deberían ser precisos y oportunos, pero pueden encontrarse errores debido a sistemas de registro de defunciones subdesarrollados, o incluso podrían suprimirse intencionalmente. Y al igual que con muchos otros aspectos de la pandemia, la estadística se ha politizado, una forma en que los países reclaman superioridad unos sobre otros.

 

Los primeros casos levantaron sospechas

   Entre marzo y abril, el rastreador de mortalidad en Europa, mostró decenas de miles de muertes más de las esperadas, aproximadamente un 25% más que la cifra oficial de muertes por COVID-19. Las infecciones estaban pasando desapercibidas debido a la falta de pruebas y porque los diferentes países contaban las muertes de diferentes maneras, excluyendo las muertes que ocurrían en hogares de ancianos, por ejemplo. Era casi imposible tener una idea real de cómo les estaba yendo a los países.

   Los investigadores ya están mirando hacia atrás en los primeros seis meses de la pandemia y agregando las muertes que estaban mal clasificadas en ese momento. Varios brotes importantes, incluso en Wuhan, China, y en la ciudad de Nueva York, revisaron al alza el número de muertos en abril para dar cuenta de las muertes que se sospechaba estaban mal codificadas. También se están revisando los motivos de muerte, para saber si la causa de la muerte, como accidentes cerebrovasculares, que, aunque son ocasionados por el SARS-CoV-19, los médicos la podrían considerar como una causa diferente.

 


Las muertes indirectas y sus consecuencias

    Un pequeño número de muertes es indirecto, como resultado de las condiciones creadas por el impacto de la pandemia, más que por el virus en sí. Algunos hospitales informan que las personas con cáncer y afecciones crónicas ya no van a sus controles regulares, lo que podría poner en peligro su salud. Los informes de violencia doméstica han aumentado en algunos lugares, y los investigadores que estudian la salud mental se preocupan por el costo de los trabajadores de primera línea y los que viven bajo medidas de encierro, aunque todavía no está claro si ha habido un aumento en el número de muertes como resultado.

   Las visitas a los departamentos de emergencia en los Estados Unidos disminuyeron en más del 40% en los primeros días de la pandemia, lo cual sugiere que muchas personas se mostraron reacias a asistir. E incluso si buscaban atención, los hospitales estaban muy sobrecargados. Las personas morían por otra cosa, pero la razón por la que murieran por otra cosa es porque los sistemas que inicialmente estaban en su lugar para cuidar de ellos ya no son lo suficientemente fuertes. Los datos preliminares ofrecen una idea de estas muertes indirectas: en abril, las muertes por diabetes registradas en los EE. UU. fueron entre un 20% y un 45% más altas que el promedio de 5 años; las muertes por cardiopatía isquémica fueron entre un 6% y un 29% más altas que lo normal.

 

Buenas consecuencias originadas por la pandemia

   Un lado positivo es que los encierros y los cambios de comportamiento, como el uso de mascarillas y el lavado de manos, podrían haber evitado muertes por otras causas, particularmente otras enfermedades infecciosas, como la gripe. Y con una gran cantidad de personas que se quedan en casa en todo el mundo, es probable que hayan disminuido las muertes por accidentes de tráfico y ciertos tipos de violencia interpersonal. Estas reducciones podrían estar ocultando parte del aumento de muertes provocado por COVID-19.

   Algunos de estos efectos ya están comenzando a aparecer en los datos. Los sistemas de vigilancia global descubrieron que la temporada de influenza de este año se frenó en más de un mes, probablemente debido a cierres estrictos y mayores prácticas de higiene. En Sudáfrica, el sistema de seguimiento de las muertes establecido durante el apogeo de la epidemia de sida en el país permite a los epidemiólogos distinguir entre las muertes que se producen como resultado de causas naturales, como enfermedades, y causas no naturales, como interpersonales, violencia. Un equipo en el Consejo de Investigación Médica de Sudáfrica en Ciudad del Cabo mostró que, a fines de marzo, con estrictas medidas de bloqueo, las muertes no naturales se habían reducido a la mitad de su número habitual. Y cuando las reglas de encierro comenzaron a levantarse a fines de mayo, estas muertes volvieron a su nivel esperado.

  

 

https://www.nature.com/articles/d41586-020-02497-w

sábado, 29 de agosto de 2020

LAS VARIACIONES EN EL GENOMA DEL SARS-COV-2

 

Virus SARS-CoV-2


 

Después de casi nueve meses de la aparición del SARS-CoV-2, la enfermedad sigue presente en muchas partes del mundo, y, con frecuencia, vuelve a infectar ciudades y países donde se suponía que el virus había desaparecido. En realidad, siguen muchas interrogantes alrededor de este virus.

 

Los primeros pasos en el descubrimiento del virus

   A finales del 2019 una enfermedad se impuso en una gran ciudad de China, los primeros días fue de confusión, la enfermedad se esparcía, pero las autoridades, en un esfuerzo por mantener la calma, trataron de minimizar sus efectos. Cuando ya la situación se descontrola, y ante la protesta de los médicos, tuvieron que reconocer el problema. Pero, a pesar de las medidas, la enfermedad se continuó esparciendo. El 23 de enero del 2020 las autoridades procedieron a cerrar la ciudad de Wohan, pero ya la enfermedad se había esparcido por China y empezaba su carrera por el mundo.

   El virus fue aislado en diciembre de 2019 y fue estudiado y catalogado como un beta-coronavirus (CoV). Este tipo de virus ocasionan enfermedades leves como gripes de débiles a moderadas. Los estudios de inmediato demostraron que el genoma de este virus tenía mucha similitud con dos virus de murciélagos de la región, con un porcentaje de similitud de un 88%. Por lo mismo se pensó que el virus saltó de los murciélagos al hombre. En cambio, con el virus que atacó esa misma región en el 2009, llamado SARS-CoV-1, tiene un 79.5% de similitud en sus genomas, y con el Coronavirus llamado MERS-CoV tiene un 50% de similitud en su genoma.  El virus contiene un ARN de cadena única positiva (ácido ribonucleico) de 30 kilobases, que codifica 10 genes. Los investigadores han demostrado que el virus puede ingresar a las células al unirse a la proteína de la membrana de la célula, llamada enzima convertidora de angiotensina 2 (ACE2), a través de una región de unión al receptor en la proteína espiga.

 
Las primeras estadísticas

   El virus causa la enfermedad del coronavirus 2019 (COVID-19), con síntomas comunes como fiebre, tos, dificultad para respirar y fatiga. Los primeros datos indicaron que alrededor del 20% de los pacientes desarrollan COVID-19 grave que requiere hospitalización, incluido el 5% que necesitan respiración asistida. Las estimaciones iniciales de las tasas de mortalidad fueron del 3,4% al 6,6%, que es más bajo que el del SARS o el MERS, 9,6% y 34,3% respectivamente. La mortalidad por COVID-19 es mas frecuente en personas mayores de 65 años y en personas con otras enfermedades subyacentes, como enfermedad pulmonar crónica, afecciones cardíacas graves, presión arterial alta, obesidad y diabetes.

   La transmisión comunitaria del virus, así como los tratamientos antivirales, pueden generar nuevas mutaciones en el virus, lo que podría dar lugar a cepas más virulentas con tasas de mortalidad más altas o la aparición de cepas resistentes al tratamiento. Por lo tanto, el seguimiento sistemático de la información demográfica y clínica del paciente, así como la información sobre las cepas, es indispensable para combatir eficazmente el COVID-19.

 

Los resultados de los cambios en el genoma del SARS-CoV-2

   Se analizaron los el genoma del SARS-CoV-2 de 10 022 muestras para comprender la variabilidad en el panorama del genoma viral e identificar cambios emergentes en el virus.

   El área más común identificado con mutaciones fue la variante D614G, que se encuentra en un epítopo (antigénico; es la porción de una macromolécula que es reconocida por el sistema inmunitario, específicamente la secuencia a la que se unen los anticuerpos, que son los receptores de las células B o de las células T en estado soluble. Las células B reconocen estas regiones altamente inmunodominante ), por lo tanto, puede afectar la efectividad de la vacuna. Aunque las secuencias de los aminoácidos están bastante conservadas en esta región, identificaron otras 14 variantes además de D614G. Casi todas las cepas con la mutación D614G también tienen una mutación en la proteína responsable de la replicación (ORF1ab P4715L; RdRp P323L), lo que podría afectar la velocidad de replicación del virus. Esta proteína es el objetivo de los medicamentos antivirales, remdesivir y favipiravir.

 

¿Cómo se están desarrollando las mutaciones?

   Las primeras muestras de los Estados Unidos parecen derivar de China, por las semejanzas entre las proteínas del virus. En cambio, las mutaciones Europeas parecen haber surgido de los Estados Unidos.Leer más Una zona de la proteína espiga, llamada D614G se observó por primera vez a fines de enero en China y se convirtió en la alteración proteica más grande en tres meses.

   El rápido aumento de personas infectadas proporcionará más muestras de genoma que podrían ofrecer más información sobre la diseminación viral, en particular la posibilidad de al menos dos transmisiones zoonóticas del SARS-CoV-2 a la población humana. La comprensión de los reservorios biológicos que portan coronavirus y las modalidades de contacto con la población humana a través del comercio, los viajes o la recreación será importante para comprender los riesgos futuros de nuevas infecciones. Además, las poblaciones pueden infectarse o incluso reinfectarse a través de múltiples rutas de viaje.

 

 

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC7375210/




https://www.miradaalaciencia.com/2020/07/el-sars-cov-2-muta-y-tratan-de.html





¿POR QUÉ PARECE QUE LOS BROTES DE COVID EMPEORARÁN ESTE INVIERNO?

  En estos momentos nadie está seguro de qué pasará a la larga con el COVID-19 en el periodo de invierno en el hemisferio norte. Pero todo...