lunes, 3 de mayo de 2021

¿POR QUÉ ENVEJECEMOS?

 


Los recientes avances en la ciencia permiten comprender mejor los procesos que llevan al decaimiento físico y psicológico de las personas al paso de los años. Debemos aclarar que este proceso es irreversible y universal en todos los seres vivos multicelulares y así está programado nuestro genoma.

    Los científicos piensan que el decaimiento físico con la edad se debe a la acumulación de errores en la información genética que las células individuales van acumulando con el paso de los días.

   El envejecimiento se describe como un conjunto de deterioros en el funcionamiento del organismo qué están relacionados con el avance de la edad cronológica, y qué ocurre después de la madurez sexual. Estas alteraciones se presentan a nivel molecular y celular, lo que lleva a una disminución de la estabilidad fisiológica en el organismo, así como la disminución de la capacidad para realizar tareas físicas y cognoscitivas diarias, y el aumento a la susceptibilidad a enfermedades comunes y también a la muerte.

   Pero básicamente, y desde el punto de vista molecular, el envejecimiento humano es el resultado de un balance entre daño y proceso de reparación, influido tanto por cuestiones ambientales como por factores genéticos. Nuestras células se dividen, y en cada división cometen errores. Los factores ambientales externos también provocan daño en el ADN. Esos errores y daños son reparados, pero el mecanismo de reparación también falla, a veces.

   Cuantas más divisiones tengan las células y más factores ambientales dañinos se encuentren en nuestro cuerpo, más errores en las células individuales irán apareciendo. Con el paso del tiempo estos errores en la información genética se irán acumulando y, por lo mismo más posibilidades habrá de que el daño sea tan importante que la célula muera o que funcione mal. Cuando las células con errores sumen un numero grande, afectarán el funcionamiento y el aspecto de nuestro cuerpo. El problema es cuando uno de estos errores llega a ocurrir en una parte importante del genoma de la célula, entonces eso podría llevar a una enfermedad grave: como el cáncer, y otras enfermedades que deteriora el funcionamiento del organismo.

   Aunque el deterioro funcional progresivo es una característica universal del envejecimiento, existen diferencias muy grandes entre unos individuos y otros. Y aquí, además de factores ambientales importantes como el tabaquismo, consumo de alcohol y drogas, la exposición solar y la obesidad, entre otras, también desempeñan un papel muy importante en los factores genéticos y el sexo (las mujeres suelen vivir más y envejecer mejor). Lo longevidad tienen una heredabilidad estimada en aproximadamente el 10%. Las variantes genéticas que están relacionadas con un envejecimiento peor o más rápido también están relacionadas con enfermedades crónicas, como el alzhéimer, la obesidad o la diabetes.

 
¿Se puede frenar el envejecimiento?

   El envejecimiento se puede frenar o hacerlo lo más saludable posible, pero no detenerlo por completo. Esa es una ilusión narcisista y egocéntrica, y desde el punto de vista biológico no tiene ningún sentido. Tampoco desde el punto de vista psicológico, pues la eternidad no es saludable psicológicamente hablando.

      Lo que sí puede tener un efecto real en frenar un poco el envejecimiento es evitar la obesidad y los agentes tóxicos como el tabaco, el alcohol y el sol, así como aumentar los agentes benéficos: el deporte (caminar o subir siempre las escaleras cuenta o caminar cuenta, dormir bien, las actividades intelectuales. la hidratación y una alimentación saludable rica en frutas y verduras y baja en grasas y azúcares. Ello ralentiza el envejecimiento de una manera real, fisiológica y biológica. Si lo que deseas es "aparentar" que eres joven, puedes operarte, teñirte el pelo, someterte a implantes capilares, echarte cremas, etcétera, pero eso será solo superficial. Si no sigues hábitos con un efecto real, tus células y órganos seguirán igual de viejos, y tu salud también, por muchos implantes o bótox.

 

De poco vale aumentar la esperanza de vida si no aumentamos la calidad de esa vida.
 

Lo ideal es aumentar la esperanza de vida, pero añadiendo calidad a los años. Si cumples 100 años, pero pasas los últimos 20 postrado en una cama sin enterarte de nada, no merece la pena. En cambio, si el objetivo es aumentar la calidad de los años de vida, como dijimos antes, ralentizar el envejecimiento o que este proceso sea lo menos dañino posible sí resulta de interés. Y eso se consigue con prevención y hábitos saludables, y por supuesto, con medicina e investigación

No hay comentarios:

Publicar un comentario

UNA ADVERTENCIA DADA DESDE 2015 SOBRE EL PELIGRO DE EL CORONAVIRUS

El artículo siguiente fue publicado en la revista The Scientist el  16 de noviembre de 2015, por Jef Akst. En estos momento, donde ya hemos ...