sábado, 13 de febrero de 2021

LA PRIMERA VACUNACIÓN OLVIDADA

 

El 14 de mayo de 1796, Edwar Jenner inoculó a James Phipps, un niño de ocho años, hijo del jardinero de Jenner, para combatir la viruela. Raspó el pus de las ampollas de la viruela vacuna en las manos de Sarah Nelmes, una lechera que contrajo esta enfermedad por una vaca llamada Blossom (cuya piel ahora cuelga en la pared de la biblioteca de la escuela de medicina de San Jorge, en Tooting). De esta manera se inició la era de la vacunación, pero Jenner no fue el primero en probar este método para combatir la viruela.

El procedimiento de vacunación de Jenner había sido ideado y utilizado anteriormente por otra persona: Benjamin Jesty. Esto ocurrió en 1774, en una aldea llamada Yetminster cerca de Sherborne, Reino Unido. Fue un agricultor inquilino que era inquieto e inteligente. Toda su vida se dedicó al campo, aunque nunca fue dueño de sus tierras.  En su juventud trabajó como ordeñador en varias granjas, y en una ocasión contrajo la viruela de las vacas, varicela, enfermedad que en los animales de granja se presenta como pústulas en las ubres, y que en los humanos provoca pequeñas ampollas en las manos y los brazos, que según los conocimientos populares eso le daría resistencia contra una enfermedad mucho peor: la viruela.



En 1774, Jesty tenía 37 años y había estado casado durante 4 años con Elizabeth, 35 años; tuvieron dos hijos, Robert (3 años), Benjamin (2 años) y una hija pequeña, Elizabeth. Jesty nació en el pueblo de Yetminster, Dorset, Inglaterra. Se convirtió en un granjero de productos lácteos y fue miembro de la sacristía de Yetminster. En este lugar sus deberes incluían organizar la atención médica de los pobres.

La viruela era una amenaza constante en esa época, ya que el flagelo del llamado monstruo moteado desaparecía y volvía a surgir cada determinado tiempo. Jesty fue un supervisor de los pobres, y asistió a las reuniones de la sacristía Yetminster. La práctica de ofrecer protección contra la infección por la inducción deliberada de enfermedades modificadas se originó en China en el siglo X con la aplicación intranasal (insuflación) de costras de viruela en polvo. Un derivado de la variolación turca se conoció como "la inoculación". Este procedimiento había sido defendido por la nobleza desde 1722, cuando Lady Mary Wortley Montagu, esposa del embajador inglés, regresó a Inglaterra desde Constantinopla, Turquía, donde fue testigo de ese método de prevención de la viruela. Sin embargo, esta peligrosa técnica de siembra de incisiones cutáneas con material vivo de viruela no era popular entre las clases trabajadoras. Hasta uno de cada 50 receptores de inoculación murieron como resultado del procedimiento, y el proceso a veces introdujo la enfermedad donde no había estado activa anteriormente. Sin embargo, ante una epidemia de viruela que comenzó en el otoño de 1771, la sacristía de Yetminster decidió que se debía hacer algo.



Él había conocido personalmente a los médicos y boticarios locales y comprendió los riesgos de la variolación. En cambio, los relatos de personas que evitaban la viruela a través de la adquisición de la viruela de las vacas eran bien conocidos en las comunidades agrícolas. Las lecheras eran admiradas por su tez intachable al no padecer esta enfermedad. Jesty había adquirido la viruela de las vacas mientras trabajaba con ganado cuando era joven. Su idea de que la viruela vacuna podía prevenir la viruela se fortaleció a través de la discusión con dos de sus lecheras, Anne Notley y Mary Reade. Ambas habían sido infectadas con viruela de las vacas, como resultado de trabajar como ordeñadoras. Ninguna de las dos mujeres había contraído la viruela, incluso conviviendo con personas enfermas.

Ante un brote local de viruela en 1774, Jesty tuvo la idea de inocular a su familia con viruela vacuna como una alternativa más segura al método de variolación convencional. Jesty decidió probar la inoculación usando el pus de las pústulas de las vacas en lugar de las costras de viruela de una persona enferma. Para esto decidió probar con su familia, ellos tuvieron que acceder a la viruela vacuna en el rebaño de Elford, que él sabía que estaban enfermos. La familia caminó un mínimo de 7.4 km para llegar a la granja. Al llegar a la manada, Jesty buscó en sus ubres lesiones de viruela vacuna. Con una aguja para calcetines, transfirió material de una lesión al brazo de su esposa, insertándolo en su piel inmediatamente debajo del codo. Luego repitió este procedimiento en los dos niños, haciendo un pinchazo justo por encima del codo en cada caso.

Elizabeth pronto desarrolló fiebre y su brazo se inflama. Se llamó al Dr. Trowbridge y al Sr. Meech, y Jesty se vio obligado a decirles lo que había hecho. Ella se recuperó rápidamente, pero la noticia pronto se difundió entre las fraternidades médicas y clericales vecinas. Jesty fue vilipendiado por los lugareños, quienes lo sometieron a abusos verbales y, a veces, físicos cuando asistía a los mercados. Los mercados de ganado se celebraban con regularidad en Dorset en Sherborne, Blandford, Shaftesbury y Dorchester; estos lugares ofrecían un medio eficaz de transmisión de chismes. Jesty se convirtió en objeto de desprecio y burla. En las zonas rurales, la gente a menudo era supersticiosa y trataba todo lo inusual como aborrecible. La última ejecución por brujería había tenido lugar solo 62 años antes del acto de Jesty. A pesar de la atención no deseada, Jesty continuó con firmeza con sus deberes parroquiales. El trío de vacunados permaneció libre de viruela, a pesar de que estuvieron expuestos a epidemias de la enfermedad. Sus dos hijos fueron variolados por Trowbridge en 1789. Robert, que entonces tenía 18 años y Benjamin, 17 años, no se vieron afectados por este desafío con el inóculo de viruela.



Gracias a las presiones de la gente de la localidad, Jesty y su familia se mudaron a Downshay Manor, cerca de Worth Matravers, en 1797. Comprensiblemente, no hizo ningún intento de buscar publicidad hasta que se enteró de la magnitud del primer premio de Jenner. Un amigo, al enterarse de este hecho, documentó luego un relato de las vacunas de Jesty. Su amigo, un vacunador entusiasta, sintió que los esfuerzos de Jesty también merecían recompensa. Estos esfuerzos no dieron el reconocimiento que esperaban para el granjero.

Jenner es reconocido por descubrir la vacunación no por un hecho aislado. Cuando él aplicó su vacunación en 1796 fue con una demostración pública de su método. Jenner ya había hecho el trabajo de documentación, reuniendo una gran cantidad de testimonios de personas que padecieron la viruela vacuna y que después fueron inmunes. De hecho, cuando la carta donde explicaba su método fue rechazada por la Real Sociedad, él continuó adelante recaudando información y publicando un libro sobre sus descubrimientos. Jenner también tuvo críticas, pero no fueron tan severas como las que sufrió Jesty. Aunque queda la duda de si Jenner se había enterado de los chismes de la comunidad agrícola sobre Jesty.

En 1805, Jesty aceptó una invitación formal para asistir al Original Vaccine Pock Institute en Londres. Jesty no vio ninguna razón para vestirse de manera diferente en Londres que en el campo. Los miembros del Instituto se divirtieron mucho con su apariencia pasada de moda. Robert, el hijo mayor (para entonces de 28 años), también hizo el viaje a Londres y acordó ser inoculado con viruela nuevamente para demostrar que aún tenía inmunidad. Aunque la única experiencia de vida de Benjamin Jesty fue la de un granjero en una comunidad rural, Jesty había basado su experimento en una hipótesis plausible formada a partir de sus observaciones personales y su experiencia, evidente en el informe de los funcionarios del Instituto en 1805.

 


lunes, 8 de febrero de 2021

VARIANTES SUDAFRICANAS DEL COVID-19 VUELVE INEFICIENTE LAS VACUNAS

 


Ante la ineficiencia de las vacunas contra COVID-19 contra los cambios genéticos que han aparecido en Sudáfrica, llamada B.1.351, este país ha suspendido la aplicación de algunas vacunas porque no previenen el contagio.  

   Los virus, aunque propiamente no están vivos, porque no se reproducen por sí mismos. Para poder crear copias de sí mismos, reproducirse, tiene que invadir una célula en el cuerpo de los pacientes, para introducir su información genética y obligar a las células invadidas a hacer copias del virus. Cada vez que se fabrican copias de la información genética viral, este presenta pequeños cambios, lo que altera dicha información y estos cambios pueden producir alteraciones importantes. La mayoría de estos cambios son inofensivos, pero en ocasiones alteraciones en el genoma viral pueden producir cambios que pueden volver más peligrosos a los virus.  

    En el caso del virus mutante surgidos en Sudáfrica, la alteración genética ocurrió en las proteínas que el sistema inmunológico está preparado para atacar para defenderse de ese contagio. Las vacunas que se están aplicando se diseñaron para el virus que apareció en China al inicio de la pandemia, los nuevos cambios en la proteína mutante provocan que las defensas que producen no puedan atacar a los virus B.1.351.  

Los primeros resultados de la vacunación 

   Las primeras aplicaciones de las vacunas en Sudáfrica, realizado en aproximadamente 2000 personas, encontró una eficacia tan baja contra la enfermedad leve y moderada, por debajo del 25%, que no cumpliría con los estándares internacionales mínimos para uso de emergencia. Pero los científicos tienen la esperanza de que aún pueda prevenir enfermedades graves y la muerte, posiblemente el trabajo más importante para cualquier vacuna COVID-19. Pero estos ensayos fueron pequeños y reclutó a personas jóvenes relativamente sanas; su edad promedio era solo de 31 años. Ninguno de los sujetos del estudio desarrolló una enfermedad grave ni requirió hospitalización. 

   También se ha demostrado que las vacunas COVID-19 fabricadas por Johnson & Johnson (J&J) y Novavax ofrecen una protección más débil contra B.1.351 , la variante SARS-CoV-2 que ahora causa la gran mayoría de todas infecciones en Sudáfrica. La eficacia de las vacunas contra la enfermedad leve en Sudáfrica fue del 57% para J&J y del 49% para Novavax, más baja que en cualquier otro país en el que se probaron. 

   Aunque los resultados apuntan a que la vacuna J&J ha funcionado bien para prevenir enfermedades graves COVID-19, en las cepas mutantes. 

   Los anticuerpos contra el SARS-CoV-2 activados por la vacuna J&J eran muy similares a los provocados por el candidato AstraZeneca-Oxford, y las dos vacunas se basan en una tecnología similar: ambas inducen al cuerpo a producir la proteína de superficie del SARS-CoV-2, llamadas proteínas espiga o pico, mediante la entrega de los genes del virus patógeno, por medio de la cubierta de otro virus inofensivo. En un ensayo de 44.000 personas, la vacuna J&J previno el 85% de los casos graves y protegió completamente a las personas de la hospitalización y la muerte en varios países, incluido el 15% de los participantes que eran de Sudáfrica. 

   En Sudáfrica, la vacuna se administró en dos dosis con un intervalo de 21 a 35 días. Los anticuerpos producidos por los receptores de la vacuna normalmente pueden "neutralizar" el SARS-CoV-2, lo que significa que pueden evitar que infecte células en experimentos de cultivo. Pero los estudios de laboratorio muestran que tienen mucho menos poder contra B.1.351.  

   El ensayo de la vacuna AstraZeneca-Oxford, que se llevó a cabo de junio a noviembre, encontró que a partir de dos semanas después de la segunda dosis, cuando los participantes presumiblemente estaban completamente inmunizados, se desarrollaron 19 casos de enfermedad leve o moderada entre los vacunados, frente a 23 en el grupo de placebo, resultando en una eficacia del 21,9%. Eso está muy por debajo del 50% mínimo requerido para la autorización de uso de emergencia en muchos países. 

   Los investigadores secuenciaron los virus que infectaron a los participantes del ensayo y encontraron un fuerte vínculo entre el fracaso de la vacuna y la explosión de B.1.351 en Sudáfrica. En las personas que recibieron una dosis de la vacuna antes de que la variante comenzara a extenderse ampliamente, la eficacia contra la enfermedad leve y moderada todavía era un respetable 75%. 

   Sudáfrica recibió la semana pasada 1 millón de dosis de la vacuna AstraZeneca-Oxford y comenzó a ofrecerlas a los trabajadores de la salud, convirtiéndola en la primera vacuna COVID-19 disponible en el país fuera de los ensayos clínicos. El epidemiólogo Salim Abdool Karim, que copreside el Comité Asesor Ministerial de Sudáfrica sobre COVID-19, dijo en la conferencia de prensa que el lanzamiento de la vacuna en Sudáfrica "debe suspenderse temporalmente" a la luz de los decepcionantes resultados. Barry Schoub, quien dirige un subcomité asesor del gobierno sobre las vacunas COVID-19, dice que "es posible que debamos buscar combinaciones de la vacuna [AstraZeneca-Oxford] con otras vacunas, que de hecho pueden dar una muy buena respuesta de forma sinérgica".  

    El equipo de la Universidad de Oxford que diseñó originalmente la vacuna dice que ya ha comenzado a trabajar en un candidato de segunda generación que se dirige a la proteína de pico mutada de la variante B.1.351. Sarah Gilbert, de Oxford, quien lidera ese esfuerzo, sugirió en un comunicado de prensa que se podría administrar una vacuna reformulada como una inyección de refuerzo a la existente. Este es el mismo problema al que se enfrentan todos los desarrolladores de vacunas, y continuaremos monitoreando la aparición de nuevas variantes que surjan en preparación para un cambio de cepa futuro. 

    

domingo, 7 de febrero de 2021

¿COMBINAR DOS VACUNAS COVID DIFERENTES TENDRÍA MEJOR RESPUESTA INMUNE?

 


En un esfuerzo por mejorar los resultados de la vacunación, los investigadores están pensando en combinar dos tipos de vacunas diferentes para averiguar si esto diera un mejor resultado en la prevención de dicha enfermedad.

   En el primer año del surgimiento del virus SARS-CoV-2 no se tenían medicamentos ni terapias para atacar la enfermedad que causaba: COVID-19. Lo único que pudieron hacer fue tomar medidas preventivas: como el distanciamiento social, el confinamiento, uso de cubrebocas y lavarse las manos. La única esperanza que se tenía a largo plazo era encontrar una vacuna que previniera su contagio o un medicamento capaz de combatirla. No se ha encontrado, ni desarrollado, ese medicamento, y las vacunas han tenido un inicio tímido. Leer Más

   Eres muy temprano para considerar la eficiencia de las vacunas, pero están apareciendo mutaciones en este virus, pequeños cambios genéticos en el ADN que altera la única proteína que nuestros sistemas inmunológicos pueden atacar: la proteína espiga o pico del virus. Se ha demostrado que estas nuevas variedades del virus son aún más contagiosas y peligrosas, que el virus inicial.

Una mezcla de vacunas podría ser mejor

   Los desarrolladores de vacunas a menudo combinan dos vacunas que tienen diferentes maneras de activar el sistema inmunológico, para combatir la misma enfermedad. Los investigadores están ansiosos por implementar la estrategia, conocida como un impulso primario heterólogo, contra el coronavirus. El año pasado, los reguladores europeos aprobaron una combinación heteróloga de refuerzo primario para proteger contra el ébola, y las vacunas experimentales contra el VIH a menudo se basan en esta estrategia. Pero aún no se ha probado para vacunas contra COVID-19, que generalmente se administran como una inyección repetida de la misma vacuna. Leer Más

   Un grupo de investigadores de la Universidad de Oxford decidieron realizar esta prueba. Para esto, aplicaron primero la vacuna contra el coronavirus producida por Oxford. Esta vacuna utiliza la cubierta protectora de virus inofensivo para trasportar sólo la información genética del virus SARS-CoV-2. La segunda vacuna fue la producida por la empresa Moderna; esta utiliza una cubierta de membrana hecha por grasas, que transporta la información genética del SARS-CoV-2 a las células del paciente. La información genética que trasportan las dos vacunas son las que fabrican la proteína espiga o pico del virus patógeno, que son fáciles de reconocer por las proteínas inmunológicas llamadas anticuerpos.

Una nueva perspectiva en la vacunación

   Algunos investigadores también piensan que la combinación de dos vacunas podría fortalecer la respuesta inmunitaria al aprovechar las mejores características de cada una. Eso sería particularmente deseable ahora que los desarrolladores de vacunas están combatiendo variantes más peligrosas del mismo coronavirus que parecen ser parcialmente resistentes a ciertas respuestas inmunes. Es posible que las respuestas sean mejores de lo que cualquiera de las vacunas puede lograr por sí sola. Pero eso está por probarse experimentalmente para COVID-19.Leer Más

   La capacidad de mezclar y combinar vacunas podría hacer que los programas de vacunación fueran más flexibles: aceleraría el proceso y reduciría el impacto de cualquier interrupción de la cadena de suministro. Realmente hace que la implementación sea mucho más simple.

Enfoque de células T inmunes

   El ensayo de Oxford tiene como objetivo inscribir a 820 personas y probará dos programas de dosificación: uno con 4 semanas entre las dos inyecciones y otro con un intervalo de 12 semanas. La prueba no analizará directamente qué tan bien protege la combinación contra COVID-19; un estudio de este tipo necesitaría ser mucho más grande y llevaría mucho tiempo completarlo. En cambio, el equipo tomará muestras de sangre con regularidad para medir los niveles de anticuerpos y células inmunes llamadas células T que los participantes producen contra el coronavirus. También supervisará los problemas de seguridad.

  Las células T podrían ser clave para estimular la respuesta inmunitaria. Las vacunas de ARN han generado poderosas respuestas de anticuerpos al coronavirus SARS-CoV-2. Pero no han demostrado ser tan buenos como las vacunas AstraZeneca y Oxford para estimular una clase de células T llamadas células T CD8 + . Estas células pueden fortalecer una respuesta inmunológica al identificar y destruir las células infectadas con el virus.

   Los estudios en animales sugieren que una respuesta inmune fortalecido es posible: en una prueba preliminar publicado el bioRxiv , los investigadores informaron que una combinación de una vacuna contra el coronavirus del ARN y la vacuna AstraZeneca despertaron las células T en ratones mejor que cualquiera de las vacunas solo.

Vectores virales

  Otras combinaciones podrían producir resultados similares. Un inmunólogo de la Universidad Católica de Corea está particularmente interesado en ver ensayos de la vacuna de AstraZeneca junto con una vacuna a base de proteínas fabricada por Novavax en Gaithersburg. Las vacunas proteicas, estas son donde se inyecta directamente en el paciente las proteínas del virus patógeno, para que el cuerpo las identifique como amenaza, las cuales provocan respuestas inmunes de manera similar a las vacunas de ARN, y la vacuna de Novavax podría ser más fácil de fabricar y distribuir que las vacunas de ARN.

 

https://www.nature.com/articles/d41586-021-00315-5

https://www.miradaalaciencia.com/2020/12/por-que-los-ninos-responden-mejor-covid.html

https://www.miradaalaciencia.com/2020/12/coronavirus-mutante-ataca-el-reino-unido.html

UNA ADVERTENCIA DADA DESDE 2015 SOBRE EL PELIGRO DE EL CORONAVIRUS

El artículo siguiente fue publicado en la revista The Scientist el  16 de noviembre de 2015, por Jef Akst. En estos momento, donde ya hemos ...