viernes, 22 de mayo de 2020

ADICCIÓN A LAS DROGAS ILEGALES


Uno de los grandes flagelos de nuestro tiempo es la distribución y venta de drogas ilegales en la población. Su venta y su consumo llega a los extremos, dejando por una parte grandes fortunas a los criminales y también gran número de muertos por el consumo irresponsable de estas sustancias.

   Los psicólogos, al tratar de entender el gran problema de la adicción a las drogas, han llegado a conclusiones muy interesantes. Este fenómeno es multifacético, y debe ser entendido desde varios puntos de vista.

   Se piensa que la adicción a menudo se considera como una forma de comportamiento impulsivo. Los datos apoyan firmemente la noción de que la impulsividad es tanto un factor de riesgo como una consecuencia del consumo de drogas y alcohol. El placer que experimentan los adictos al consumir drogas puede vincular múltiples formas de impulsividad con la autoadministración de drogas y los comportamientos relacionados con la adicción.

   Los adictos son llevados por fuertes impulsos de motivación para participar en la búsqueda o consumo de drogas, y tienen como recompensas los efectos de esas sustancias en su mente. Esto pueden conducir a comportamientos impulsivos, a menos que las personas los inhiban o interrumpan con esfuerzo. La impulsividad para participar en las adicciones, ya sea, debido a impulsos inusualmente fuertes o por dificultades para razonar o controlar las acciones impulsivas, reciben una recompensa inmediata.

   Los comportamientos impulsivos no son necesariamente patológicos y probablemente reflejan el deseo o motivación del individuo para obtener resultados sobresalientes como el dominio social, relaciones sexuales u otras recompensas. Son, en ese sentido, comportamientos adaptativos que fomentan acciones rápidas de exploración o toma de riesgos, en contra de elecciones más lentas, mejor pensadas y valorando el riesgo que se corre.

   La naturaleza ventajosa de cierto grado de tendencias impulsivas se refleja en el hecho de que los genes asociados con una mayor disposición a la impulsividad están altamente conservados en el genoma de los mamíferos.

   Estos comportamientos se consideran patológicos cuando se vuelven intrusivos: pensamientos no deseados e involuntarios que pueden convertirse en obsesiones y se convierten en algo muy difícil de manejar, interrumpen las rutinas normales de la vida, causan angustia clínica o conducen a comportamientos nocivos dirigidos a uno mismo u otros, posiblemente en el punto donde hay una falla en los mecanismos de autocontrol.

   Estos comportamientos pueden llevar a padecimientos psiquiátricos, incluyendo los llamados trastornos de control de impulsos, trastornos de déficit de atención o hiperactividad y de conducta, trastorno bipolar (maníaco-depresiva), trastorno límite de la personalidad y (de mayor relevancia para esta revisión) trastornos por uso de drogas. Y también puede llevarlos al suicidio.

   Los comportamientos impulsivos son síntomas y contribuyen directamente a la angustia psicológica. Los comportamientos patológicos e intrusivos que se presentan en los trastornos mentales pueden verse, alternativamente, como fuertemente impulsados por impulsos motivacionales para obtener un resultado deseado (impulsivo) o como acciones repetitivas, automáticas e independientes del resultado (compulsivo); esta distinción se correlaciona aproximadamente con las distinciones entre el comportamiento dirigido a objetivos y el comportamiento similar al hábito. Hasta cierto punto, muchos de los comportamientos problemáticos en los trastornos mentales en general, y en los trastornos por uso de sustancias en particular, pueden considerarse como impulsivos o compulsivos, o tal vez reflejando una transición de una mayor impulsividad a una mayor compulsividad.

   La impulsividad y / o la falta de control de los impulsos podrían influir en el consumo de drogas. Teóricamente, podrían llevarlos al consumo de drogas, de aumentar rápidamente el consumo de drogas, de no reducir el consumo de drogas una vez que se vuelve problemático y de recaer a pesar de la motivación para permanecer abstinente. Estas contribuciones pueden entenderse mejor a través de un examen más profundo de las relaciones causales entre la impulsividad, el consumo de drogas y la adicción, por ejemplo, si las tendencias impulsivas son anteriores a la aparición de los comportamientos de consumo de drogas o si la experiencia con el consumo de drogas causa o exacerba la propensión a la impulsividad.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

REINO UNIDO APRUEBA LA VACUNA COVID-19 DE PFIZER

  Hace un año se registró el primer caso de COVID-19 en China, millones de personas han enfermado y el número de muertos ya supera el mill...