domingo, 25 de octubre de 2020

¿POR QUÉ PARECE QUE LOS BROTES DE COVID EMPEORARÁN ESTE INVIERNO?

 



En estos momentos nadie está seguro de qué pasará a la larga con el COVID-19 en el periodo de invierno en el hemisferio norte. Pero todo parece indicar que se agravará durante esa temporada en los países que aún no han controlado la enfermedad.

   Ahora es difícil asegurar que el COVID-19 será estacionario, como lo es la gripe, pero se espera que en cuanto el invierno llegue a la parte norte del planeta, donde se encuentra la mayor parte de la población, los casos de esta enfermedad aumentarán en los lugares donde ésta sigue presente.

   Los expertos dicen que el virus podría volverse más virulento en los meses de invierno y se espera que esté más presente en la población.

   Las infecciones causadas por muchos virus respiratorios, incluida la influenza y algunos coronavirus, aumentan en invierno y disminuyen en verano, es lo que se conoce como virus estacionales. Los investigadores dicen que es demasiado temprano en la pandemia de COVID-19 para decir si el SARS-CoV-2 se convertirá en un virus estacional. Pero la creciente evidencia sugiere que un pequeño efecto estacional probablemente contribuirá a brotes más grandes en invierno, sobre la base de lo que se sabe sobre cómo se propaga el virus y cómo se comporta la gente en los meses más fríos.

   En invierno las personas pasan más tiempo en lugares cerrados y procuran convivir por más tiempo entre ellas. El principal medio de propagación serán las personas que no han padecido el COVID-19. Por lo que ya sabemos, el virus sí se puede propagar en lugares cerrados y con mala ventilación. Esto provoca que las personas se expongan más al virus y que puedan resultar contagiadas con más facilidad. También ocurre en la propagación de algunas enfermedades infecciosas de las vías respiratorias, con las enfermedades virales estacionales como la gripe. Con mucho, el factor más importante que afectará el tamaño de un brote serán las medidas de control como el distanciamiento social y el uso de máscaras.



Consideraciones adicionales sobre los virus

   Las tendencias estacionales en la infección viral están impulsadas por múltiples factores, incluido el comportamiento de las personas y las propiedades del virus; a algunos de ellos no les gustan las condiciones cálidas y húmedas.

   Los experimentos de laboratorio revelan que el SARS-CoV-2 favorece las condiciones frías y secas, particularmente fuera de la luz solar directa. Por ejemplo, la radiación ultravioleta artificial puede inactivar las partículas del SARS-CoV-2 en las superficies y en los aerosoles, especialmente a temperaturas de alrededor de 40 ° C. Los virus infecciosos también se degradan más rápido en superficies en ambientes más cálidos y húmedos. En invierno, la gente tiende a calentar sus casas a unos 20 ° C, y el aire es seco y no está bien ventilado. Las condiciones de interior en el invierno son bastante favorables para la propagación viral.

   Para evaluar si las infecciones con un virus en particular aumentan y disminuyen con las estaciones, los investigadores suelen estudiar su propagación en un lugar específico, varias veces al año, durante muchos años. Pero sin el beneficio del tiempo, han tratado de estudiar la contribución estacional a la transmisión del SARS-CoV-2 observando las tasas de infección en varios lugares del mundo.

   Un estudio publicado el 13 de octubre analizó el crecimiento de las infecciones por SARS-CoV-2 en los primeros cuatro meses de la pandemia, antes de que la mayoría de los países introdujeran controles. Encontró que las infecciones aumentaron más rápidamente en lugares con menos luz ultravioleta y predijo que, sin ninguna intervención, los casos disminuirían en verano y alcanzarían su punto máximo en invierno. En invierno, el riesgo aumenta, pero aún puede reducir drásticamente su riesgo con un buen comportamiento personal.

   Algunos investigadores han intentado desglosar el efecto del clima en el patrón estacional de casos durante el curso de una pandemia, utilizando datos sobre la sensibilidad a la humedad de otro coronavirus. Ellos modelaron el aumento y la disminución de las tasas de infección durante varios años en la ciudad de Nueva York con y sin efecto climático, y con diferentes niveles de medidas de control. Descubrieron que un pequeño efecto climático puede resultar en brotes sustanciales cuando cambian las estaciones. El equipo publicó sus resultados el 10 de septiembre; sugieren que podrían ser necesarias medidas de control más estrictas durante el invierno para reducir el riesgo de brotes.

¿Qué esperar para el futuro con el SARS-CoV-2?

   Si el SARS-CoV-2 puede sobrevivir mejor en condiciones frías, todavía es difícil desenredar que tanto puede afectar el comportamiento de las personas a la propagación de la enfermedad. La gripe ha existido durante cientos de años y el mecanismo específico de por qué tenemos aumento de gripe en el invierno aún no se comprende bien.

  Sin embargo, con el tiempo, los efectos estacionales podrían desempeñar un papel más importante en la detención de las tendencias de infección, a medida que más personas desarrollen inmunidad al virus. Esto podría llevar hasta cinco años a través de una infección natural, o menos si las personas están vacunadas.

   Pero si surge un patrón estacional y cómo se verá, dependerá de muchos factores que aún no se han entendido, incluido cuánto tiempo dura la inmunidad, cuánto tiempo lleva la recuperación y qué tan probable es que las personas puedan ser reinfectadas.

 

 

https://www.nature.com/articles/d41586-020-02972-4


https://www.miradaalaciencia.com/2020/10/reinfecciones-de-covid-19-determinaran.html


https://www.miradaalaciencia.com/2020/09/las-mutaciones-de-sars-cov-2-son.html


miércoles, 21 de octubre de 2020

INFECTARÁN VOLUNTARIOS CON COVID-19 PARA PROBAR VACUNAS

 


Se les conoce como pruebas de desafío a vacunar a una persona contra una enfermedad y después inyectar el virus vivo al voluntario para ver si la vacuna surte efecto. Es una forma rápida de comprobar la eficiencia de las vacunas, pero incluye el gran riesgo de que los voluntarios contraigan la enfermedad en caso de que la vacuna no sea efectiva.

Desde 1769 se empezaron a aplicar las pruebas de desafío. Edward Jenner desarrolló un sistema de vacunación contra la viruela utilizando una enfermedad viral muy parecida que se conoce como Viruela vacuna. Inoculó a un niño, James Phipps, de ocho años de edad, con el pus salida de una pústula de esta enfermedad. Tiempo después procedió a inocularle de la pústula de un enfermo de viruela humana el pus y el niño no enfermó.

Actualmente se están haciendo planes para probar la eficiencia de las vacunas contra el COVID-19 que pronto terminarán las pruebas de Fase III. Se aceptarán personas jóvenes y sanas para exponerlas al virus SARS-CoV-2 en un ensayo de desafío humano. Esto lo reconoció el 20 de octubre el gobierno del Reino Unido y una empresa que llevará a cabo los estudios. El experimento, que comenzará en enero en un hospital de Londres si recibe la aprobación reglamentaria y ética final, tiene como objetivo acelerar el desarrollo de vacunas que podrían poner fin a la pandemia.

Los ensayos de desafío humano han proporcionado información sobre enfermedades como la malaria y la influenza. El ensayo del Reino Unido intentará identificar una dosis adecuada del virus SARS-CoV-2 que podría utilizarse en futuros ensayos de vacunas. Pero la posibilidad de infectar deliberadamente a personas, incluso a aquellas con bajo riesgo de enfermedad grave, con el SARS-CoV-2, un patógeno mortal que tiene pocos tratamientos probados, es muy riesgoso.

Los defensores de los ensayos de desafío de COVID-19 han argumentado que se pueden ejecutar de forma segura y ética, y que su potencial para identificar rápidamente vacunas eficaces supera los bajos riesgos para los participantes. Pero otros han planteado preguntas sobre la seguridad y el valor de estos estudios, señalando que se espera que los ensayos de eficacia a gran escala que involucran a decenas de miles de personas arrojen resultados en varias vacunas COVID-19 pronto.

La infección deliberada de voluntarios con un patógeno humano conocido nunca se toma a la ligera. Sin embargo, tales estudios dan mucha información sobre las enfermedades. Es realmente vital que se avance lo más rápido posible hacia la obtención de vacunas y otros tratamientos efectivos para COVID-19, y los estudios de desafío tienen el potencial de acelerar y eliminar el riesgo del desarrollo de nuevos medicamentos y vacunas.


 

¿Cómo se desarrollará la prueba?

El estudio de desafío COVID-19 será dirigido por una organización de investigación clínica comercial con sede en Dublín llamada Open Orphan y su subsidiaria hVIVO, que realiza ensayos de desafío sobre patógenos respiratorios. Tendrá lugar en la unidad de aislamiento de alto nivel del Royal Free Hospital en el norte de Londres.

El Grupo de Trabajo de Vacunas COVID-19 del gobierno del Reino Unido acordó pagar a la compañía hasta £ 10 millones (US $ 13 millones) para realizar la prueba, con la posibilidad de contratar a Open Orphan para ejecutar más pruebas para varias vacunas. La Agencia Reguladora de Medicamentos y Atención Médica del Reino Unido (MHRA), que regula los ensayos clínicos en el Reino Unido, y un comité de revisión ética, aún deben aprobar el ensayo inicial y su diseño, y los de estudios futuros.

El ensayo inicial involucrará a unos 30 a 50 participantes. Está abierto solo a adultos sanos de entre 18 y 30 años.

No se ha finalizado el diseño preciso del estudio. Pero es probable que un pequeño número de participantes, ya vacunados, reciba una dosis muy baja de una "cepa de desafío" de SARS-CoV-2 derivada de un virus que circula actualmente y cultivada en condiciones estrictas. Si ninguno o pocos de los participantes se infectan, los investigadores buscarán el permiso de una junta de monitoreo de seguridad independiente para exponer a los participantes a dosis más altas. Este proceso se repetirá hasta que los investigadores identifiquen una dosis que infecte a la mayoría de los expuestos.

Una vez que se identifica una dosis adecuada, se le podría pedir a Open Orphan que realice una serie de pruebas de desafío para investigar varias vacunas. Se prevé que algunos participantes del ensayo recibirán una inyección de placebo en lugar de una vacuna, pero también dice que se podrían realizar ensayos directos que comparen dos o más vacunas. Otros estudios de vacunas que lleva a cabo la empresa suelen incluir entre 40 y 50 voluntarios para cada grupo de prueba.

 

¿Cómo se realizarán las pruebas de las vacunas?

Si Open Orphan pasa a los ensayos de vacunas, su objetivo será reclutar alrededor de 500 participantes en total, pero se necesitará seleccionar muchas veces más personas para identificar a los voluntarios adecuados. Una junta de revisión ética determinará cómo compensar a los participantes. Open Orphan generalmente paga a los voluntarios alrededor de £ 4,000 por su tiempo.

 

¿Qué dicen los que se oponen?

Existe la preocupación de que la gente participe por el dinero sin apreciar los riesgos, aclarando que los ensayos de desafío de COVID-19 se pueden realizar de manera segura y ética. Con un curso en línea bien diseñado, por ejemplo, podría garantizar que los participantes comprendan los riesgos.

También será importante asegurarse de que los participantes comprendan las limitaciones de los ensayos de desafío. Con los ensayos de fase III de numerosas vacunas COVID-19 en proceso, es poco probable que los ensayos aceleren el desarrollo de las primeras vacunas. En cambio, su recompensa podría consistir en ayudar a probar vacunas de última generación o en sentar las bases para nuevos conocimientos sobre la enfermedad. En este contexto, se vuelve un poco más difícil justificarlos y tenemos que analizar de cerca los riesgos.

 

 

 

https://www.nature.com/articles/d41586-020-02821-4

domingo, 18 de octubre de 2020

EL EJERCICIO GENERA NUEVAS NEURONAS EN EL CEREBRO

 



 

Durante toda la existencia de la humanidad se ha necesitado de gran actividad física para poder sobrevivir. Esta actividad hace funcionar en forma óptima al cuerpo y se ha demostrado que el ejercicio aumenta la capacidad del cerebro de generar nuevas neuronas.

   La actividad física demostró ser importante para la generación de neuronas nuevas. Antes se pensaba que se nacía con cierto numero de neuronas y que estas disminuían con el paso de los años. Pero en la década de los noventas las evidencias de que el cerebro generaba nuevas neuronas empezaron a tomar fuerza.

   Una de estas demostraciones básicas es que, si un ratón se ejercitaba en una rueda para correr en su jaula, provocaba el nacimiento de nuevas neuronas en el hipocampo, una estructura del cerebro asociada con la memoria.

   Desde entonces se sabe que el ejercicio tiene efectos positivos en el cerebro, especialmente a medida que envejecemos, y que incluso, puede ayudar en caso de enfermedades neurodegenerativas. Pero ¿por qué el ejercicio tiene ese poder en el cerebro?

 

¿Qué hace la actividad física en el cuerpo?

   El ejercicio activa todo nuestro cuerpo para un funcionamiento más eficiente, como, por ejemplo, los pulmones, se expanden y contraen más rápido y provocan que capten más oxígeno del aire. El corazón trabaja más aprisa para llevar el oxígeno y los nutrientes que el resto del cuerpo necesita para poder mantener el esfuerzo físico. Esto, a su vez, aumenta su tamaño y su capacidad de latir. El sistema circulatorio se vuelve más resistente y generan nuevas venas y arterias pequeñas que ayudan a distribuir mejor la sangre.

   También los músculos, y el resto del organismo mejora su capacidad para funcionar mejor y mantener al cuerpo en su conjunto en mejores condiciones.



 

¿Qué aspectos del cerebro mejoran con el ejercicio?

   Cuando los investigadores del Instituto Salk de Estudios Biológicos en La Jolla, California, liderados por Fred Gage y Henriette Van Praag, mostraron en la década de 1990 que correr aumentó el nacimiento de nuevas neuronas del hipocampo en ratones, notaron que este proceso parecía estar vinculado a la producción de una proteína llamada factor neurotrófico derivado del cerebro (BDNF).

   El grupo de Salk y otros continuaron demostrando que la neurogénesis inducida por el ejercicio está asociada con un mejor rendimiento en tareas relacionadas con la memoria en roedores. Los resultados de estos estudios fueron sorprendentes porque la atrofia del hipocampo está ampliamente relacionada con las dificultades de memoria durante el envejecimiento humano saludable y se produce en mayor medida en personas con enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer.

   Después de este trabajo en animales, los científicos llevaron a cabo una serie de investigaciones que determinaron que, en los humanos, al igual que en los roedores, el ejercicio aeróbico conduce a la producción de BDNF y aumenta la estructura, es decir, el tamaño y la conectividad, de las áreas clave del cerebro, incluido el hipocampo. En un ensayo aleatorio, 12 meses de ejercicio aeróbico condujeron a un aumento en los niveles de BDNF, un aumento en el tamaño del hipocampo y mejoras en la memoria en adultos mayores.

   Otros investigadores han encontrado asociaciones entre el ejercicio y el hipocampo en una variedad de estudios observacionales. En otro estudio de más de 7,000 adultos de mediana edad a adultos mayores en el Reino Unido, publicado en 2019, demuestran que las personas que dedicaron más tiempo a una actividad física moderada a vigorosa tenían volúmenes de hipocampo más grandes.

   Los investigadores también han documentado vínculos claros entre el ejercicio aeróbico y los beneficios para otras partes del cerebro, incluida la expansión de la corteza prefrontal. Tal aumento de esta región se ha relacionado con funciones cognitivas ejecutivas más agudas, que involucran aspectos de planificación, toma de decisiones y multitarea, habilidades que, como la memoria, tienden a disminuir con un envejecimiento saludable y se degradan aún más en presencia de Alzheimer. Los científicos sospechan que el aumento de las conexiones entre las neuronas existentes, en lugar del nacimiento de nuevas neuronas, son responsables de los efectos beneficiosos del ejercicio en la corteza prefrontal y otras regiones del cerebro fuera del hipocampo.



 

Dejar de hacer ejercicio hace que las ventajas se pierdan

   Es razonable pensar que la actividad física proporcione beneficios al cerebro, como lo hace en el resto del cuerpo, pero también es lógico pensar que dejar el ejercicio hace que estos progresos se pierdan. Los recursos fisiológicos necesarios para construir y mantener dicho cerebro, incluidos los que apoyan el nacimiento y la supervivencia de nuevas neuronas, le cuestan energía al cuerpo, lo que significa que, si no usamos regularmente este sistema, es probable que perdamos estos beneficios.

   En nuestra sociedad moderna, no necesitamos participar en actividades físicas aeróbicas para encontrar comida para sobrevivir. La atrofia cerebral y los declives cognitivos concomitantes que ocurren comúnmente durante el envejecimiento pueden estar en parte relacionados con nuestros hábitos sedentarios.

 

Al tratar de aprender algo durante el ejercicio aumenta la capacidad del cerebro

   Nuestros antepasados evolucionaron en un mundo impredecible. ¿Qué pasaría si pudiéramos modificar nuestras rutinas de ejercicio para incluir desafíos cognitivos como los que enfrentan nuestros antepasados cazadores-recolectores?

   Si podemos aumentar los efectos del ejercicio al incluir una actividad cognitivamente exigente, entonces quizás podamos aumentar la eficacia de los regímenes de ejercicio destinados a aumentar la cognición durante el envejecimiento e incluso alterar el curso de enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer.

 

Ejercítate y piensa

 

   De hecho, un número creciente de investigaciones sugiere que el ejercicio que estimula cognitivamente puede beneficiar al cerebro más que el ejercicio que no genera tales demandas cognitivas. Por ejemplo, Gerd Kempermann y sus colegas del Centro de Terapias Regenerativas de Dresde en Alemania exploraron esta posibilidad comparando el crecimiento y la supervivencia de nuevas neuronas en el hipocampo del ratón después del ejercicio solo o después del ejercicio combinado con el acceso a un entorno enriquecido cognitivamente. Encontraron un efecto aditivo: el ejercicio solo era bueno para el hipocampo, pero combinar la actividad física con las demandas cognitivas en un entorno estimulante fue aún mejor, lo que condujo a más neuronas nuevas. El uso del cerebro durante y después del ejercicio pareció desencadenar una mayor supervivencia de las neuronas.

   Los investigadores han comenzado recientemente a extender estos estudios de animales a humanos, con resultados alentadores. Por ejemplo, los investigadores han estado explorando la combinación de ejercicio y desafíos intelectuales en individuos que experimentan un deterioro cognitivo notable. Estos probaron que el ejercicio simultáneo y las intervenciones de actividades intelectuales en personas con deterioro cognitivo, llevan a una mejora en el cerebro.

   Ciertamente, los resultados hasta ahora sugieren que las personas que ya están experimentando algún deterioro cognitivo pueden beneficiarse del ejercicio mientras juegan un videojuego mentalmente exigente. En estudios de adultos sanos, también han demostrado que hacer ejercicio y jugar un videojuego cognitivo desafiante al mismo tiempo puede provocar un mayor aumento la capacidad cerebral que el ejercicio solo. Estos hallazgos refuerzan aún más la idea de que el ejercicio con alguna actividad que estimule al cerebro es fundamental para lograr beneficios cerebrales inducidos por el ejercicio.

 

https://www.intramed.net/contenidover.asp?contenidoid=95287

 

https://www.miradaalaciencia.com/2020/10/el-ejercicio-puede-combatir-la-depresion.html

 

https://www.miradaalaciencia.com/2020/08/las-redes-neuronales-nos-hacen-lo-que.html

 

https://www.miradaalaciencia.com/2020/08/la-plasticidad-cerebral-y-las-uniones.html

 

 

viernes, 16 de octubre de 2020

LA PRUEBA SOLIDARITY DIO RESULTADOS NEGATIVOS AL REMDESIVIR

 

Los medicamento no están funcionando contra el coronavirus


En la lucha contra el Coronavirus se llevó a cabo una prueba de dos medicamentos, el Rendesivir y el antiviral Interferón Beta, con 11.000 pacientes en 400 hospitales de todo el mundo, dentro del programa Solidarity, dando resultados negativos para estos dos medicamentos.

   Este programa fue lanzado hace tres meses y los resultados eran esperados con optimismo, pero los primeros resultados obtenidos demostraron que ninguno de estos medicamentos podía ayudar a sobrevivir a los pacientes graves y no acortaba el tiempo de hospitalización en los pacientes convalecientes.

   Lo bueno que salió de este estudio fue que se pueden hacer grandes estudios con miles de pacientes para probar medicamentos con alguna posibilidad de ayudar a los pacientes. Los científicos elogiaron el estudio sin precedentes en sí y el hecho de que ayudó a aclarar cuatro tratamientos existentes "reutilizados", cada uno de los cuales era prometedor contra el COVID-19. Es decepcionante que ninguno de los cuatro haya funcionado bien y haya mostrado una diferencia en la mortalidad, pero demuestra por qué se necesitan grandes ensayos. Nos encantaría tener un medicamento que funcione, pero es mejor saber si un medicamento funciona o no que no saberlo y seguir usándolo.

   Ya desde antes se habían probado otros dos medicamentos — el medicamento contra la malaria hidroxicloroquina y la combinación de medicamentos contra el VIH ritonavir / lopinavir — y las esperanzas en ellos se habían desvanecido después de que otro gran estudio, el ensayo Recovery del Reino Unido, en el cual se demostró que no aumentaron la supervivencia en junio. Después de analizar ese estudio y sus propios datos hasta ese momento, la OMS decidió eliminar ambos de este nuevo estudio.  

   Todavía había esperanzas para el remdesivir y el interferón-beta, que inicialmente se había administrado en combinación con ritonavir / lopinavir, pero se probó como un medicamento independiente después de que se publicaron los datos de recuperación. Pero ninguno de esos tratamientos redujo la mortalidad ni retrasó el momento en que los pacientes necesitaron ventilación para ayudarlos a respirar. Es probable que los resultados en estos dos tratamientos sean los más examinados.

   Remdesivir, que ataca una enzima específica en varios virus de ARN y fue probado previamente contra el Ébola, inicialmente se consideró un candidato prometedor. En un ensayo de EE. UU. con más de 1000 pacientes con COVID-19 publicado la semana pasada, los que recibieron remdesivir tuvieron un tiempo de recuperación más corto que los pacientes del grupo de control, pero no hubo una diferencia significativa en la mortalidad. Dos ensayos más pequeños encontraron pocos beneficios significativos. Remdesivir recibió una autorización de uso de emergencia de la Administración de Drogas y Alimentos de los EE. UU. (FDA) en mayo para pacientes con COVID-19 grave que luego se amplió para incluir a todos los pacientes.

   Pero el ensayo Solidarity sugiere que el Remdesivir hace poco en casos graves. De 2743 pacientes hospitalizados que recibieron este fármaco, el 11% murió, frente al 11,2% en un grupo de control de aproximadamente el mismo tamaño que no recibieron dicha medicina. La diferencia es tan pequeña que podría haber surgido por casualidad.

   Cuando los autores combinaron los datos de Solidarity con los de los otros tres ensayos, encontraron una ligera reducción en la mortalidad que tampoco fue estadísticamente significativa. Esto excluye absolutamente la sugerencia de que remdesivir puede prevenir una fracción sustancial de todas las muertes.

  Esta prueba no ayuda a remdesivir, eso es seguro.  No está completamente rechazado como la hidroxicloroquina, pero ciertamente no es la esperanza que se señaló inicialmente.

   Los “resultados más decepcionantes” de Solidarity son los del interferón beta. La mortalidad entre las 2050 personas que recibieron ese fármaco (ya sea solo o en combinación con lopinavir / ritonavir) fue del 11,9%, frente al 10,5% en el grupo de control. Sin embargo, estudios anteriores han sugerido que el interferón solo puede ayudar si se administra temprano y no una vez que los pacientes han sido hospitalizados. Así que creo que este medicamento no se ha descartado por completo.

   Tratar el COVID-19 tarde es muy difícil. En este punto de la enfermedad, el problema es más sobre la inflamación y la coagulación, que es probablemente la razón por la que estos cuatro regímenes de medicamentos mostraron poco valor.

 

 

https://www.sciencemag.org/news/2020/10/remdesivir-and-interferon-fall-flat-who-s-megastudy-covid-19-treatments

jueves, 15 de octubre de 2020

REINFECCIONES DE COVID-19 DETERMINARÁN SI LA PANDEMIA CONTINÚA

 

                                          El SARS-CoV-2 puede provocas reinfecciones

Según la inmunidad contra el COVID-19 se presente en la mayor parte de la población la enfermedad podría desaparecer. Lo que preocupa a los científicos son algunos casos aislados de reinfecciones que se están reportando.

   En estos momentos no podemos hacer predicciones a largo plazo de la enfermedad COVID-19, que es ocasionada por el virus SARS-CoV-2, porque aun se desconocen muchos datos que serían de utilidad para comprender el comportamiento de dicha enfermedad.

   Primero se tendría que comprender cuánto tiempo protegen las respuestas inmunitarias al huésped de la reinfección. Para algunos virus, la primera infección puede proporcionar inmunidad de por vida; para los coronavirus estacionales, la inmunidad protectora es de corta duración.

Las reinfecciones conocidas del virus SARS-CoV-2

   El primer caso confirmado de reinfección fue reportado el 31 de agosto en la revista The Lancet Infectious Diseases. Era una estadounidense de 25 años de Nevada, tuvo una infección por SARS-CoV-2 confirmada por pruebas PCR en abril de 2020. Se recuperó en cuarentena, dando negativo por RT-PCR en dos momentos consecutivos a partir de entonces. Sin embargo, 48 días después de la prueba inicial, el paciente volvió a dar positivo mediante RT-PCR. La secuenciación del genoma viral mostró que los especímenes A, un grupo de virus SARS-CoV-2 predominante visto en el norte de Nevada. Sin embargo, las secuencias del genoma de los aislados de la primera infección (muestra A) y la reinfección (muestra B) diferían significativamente, lo que reducía la posibilidad de que la nueva infección fuera del mismo virus. Lo preocupante es que la reinfección por SARS-CoV-2 resultó en una enfermedad peor que la primera infección, requiriendo soporte de oxígeno y hospitalización. El paciente tenía anticuerpos positivos después de la reinfección, pero se desconoce si tenía anticuerpos preexistentes después de la primera infección.

¿Qué significan los casos de reinfección?

   Este informe de caso se suma a la creciente evidencia de reinfección por COVID-19, en la que se utilizaron secuencias genómicas virales para confirmar infecciones por distintos aislados de SARS-CoV-2.

   De los cuatro casos de reinfección notificados hasta la fecha, ninguno de los individuos tenía deficiencias inmunológicas conocidas. Actualmente, solo dos individuos tenían datos serológicos de la primera infección y uno tenía anticuerpos preexistentes (IgM) contra el SARS-CoV-2. Debido a la amplia gama de plataformas de pruebas serológicas que se utilizan en todo el mundo, es imposible comparar los resultados de un ensayo con otro. Por ejemplo, si la persona tiene anticuerpos en su sangra contra la proteína de espiga que sobresale del virus, se entiende que el paciente ya había padecido antes la enfermedad que ocasiona el SARS-CoV-2. Además, los niveles de anticuerpos dependen en gran medida del tiempo trascurrido después de padecer la exposición. El objetivo clave para el futuro es determinar el nivel y la especificidad del anticuerpo contra la proteína de espiga en el momento de la reinfección.

   Algunos pacientes reinfectados como el de Nevada y Ecuador tuvieron peores resultados de la enfermedad en la reinfección que en la primera infección. Es importante tener en cuenta que los casos de reinfección en general se detectan por síntomas. Debido a la escasez de pruebas no sabemos con qué frecuencia ocurre la reinfección entre las personas que se recuperaron de su primera infección. Los casos de reinfección asintomática solo pueden detectarse mediante pruebas para detectar el virus de rutina o en un aeropuerto, por ejemplo, y probablemente no están tomando en cuenta las infecciones asintomáticas subestimando gravemente el número de reinfecciones asintomáticas.

El panorama contra el COVID-19 se complica

   Debido a la falta de pruebas y a los casos asintomáticos, no se puede saber cuantas personas en realidad han padecido la enfermedad COVID-19, las pruebas para encontrar reinfecciones se necesitan que el paciente esté consciente de que ya padeció la enfermedad y puede informar a los doctores de donde fue atendido.

   Se piensa que las reinfecciones reportadas son sólo un pequeño número de las reinfecciones que ocurren en realidad. Que la mayoría, como pacientes que tienen la infección, pero no muestra síntomas, se pasan por alto y se tiene muchos casos más que los encontrados gracias a los síntomas.

   Existe la preocupación de que los distintos tipos de virus SARS-CoV-2 podrían necesitar de una vacuna para cada tipo de virus. Pero los expertos aclaran que no será necesario varios tipos de vacunas.

 

 

https://www.thelancet.com/journals/laninf/article/PIIS1473-3099(20)30783-0/fulltext

lunes, 12 de octubre de 2020

CHINA PROMETE QUE SU VACUNA ESTARÁ LISTA PARA FINALES DE AÑO

 

anuncios sobre vacuna contra COVID-19 genera expectativas
Las vacunas podrían generar presión política en las naciones pobres 

 

En medio de un mundo cada vez más impaciente por un remedio eficaz contra el COVID-19, las promesas de la vacuna levantan muchas expectativas. Pero se necesitan algo más que promesas para atacar la enfermedad.

 

Anuncio inesperado

   En días pasados un funcionario chino de salud de alto nivel anunció que la vacuna china contra COVID-19 estará lista para finales de año. Prometiendo apoyar con la vacuna a algunos países de bajos ingresos con los cuales el gobierno de China tiene estrechos vínculos.

   Wu Guizhen, el principal experto en bioseguridad del Centro de Control y Prevención de Enfermedades de China en Beijing, dijo a los medios estatales chinos que dos vacunas desarrolladas por el grupo farmacéutico de Shanghai Sinopharm estarán disponibles en noviembre o diciembre. Las vacunas se están probando en países como los Emiratos Árabes Unidos, Bahrein, Perú y Argentina.

   El 9 de octubre, China también anunció que se había unido a COVID-19 Vaccine Global Access (COVAX) y la Organización Mundial de la Salud (OMS). Con el propósito de proporcionar dos mil millones de dosis de vacunas a las personas más vulnerables y al personal sanitario, especialmente en los países pobres. Unos 80 países ricos 'autofinanciados' se han comprometido a apoyar la iniciativa. Aún no está claro si China destinará dinero o vacunas, y cuánto.Leer más

   Los fabricantes de vacunas chinos han desarrollado cuatro de las aproximadamente doce vacunas candidatas principales que se encuentran en las etapas finales de prueba en todo el mundo. Ninguna vacuna ha completado aún los ensayos cruciales de fase III que se necesitan para establecer firmemente la seguridad y la eficacia. Pero eso no ha impedido que cientos de miles de personas en China y en el extranjero sean inyectadas con una de las cuatro vacunas candidatas chinas bajo políticas conocidas como autorización de uso de emergencia. Las vacunas incluyen las desarrolladas por Sinopharm, más una desarrollado por el fabricante de vacunas con sede en Beijing: Sinovac y otro por CanSino Biologics en Tianjin. Pero el gobierno chino ha pasado por alto algunas recomendaciones de la OMS, y aplica la vacuna sin esperar que termine la fase III de las pruebas.

Muchas compañías extranjeras distribuyen vacunas en Latinoamérica
La vacuna china se distribuye en varias naciones de Latinoamérica


 

¿Las vacunas llegarán a todos los países por igual?

   El gobierno chino aseguró a la Asamblea Mundial de la Salud en mayo que sus vacunas serían un " bien público mundial ", y la lista de países a los que China ha prometido compartir sus vacunas sigue creciendo. Pero los científicos se preguntan si los fabricantes de vacunas tendrán dosis suficientes para cumplir con esos compromisos.

   Para cumplir su promesa el gobierno chino necesita de mucha más estructura de la que dispones y China cuenta con 1,400 millones de habitantes a los cuales proporcionarles las vacunas como prioridad. Leer más

   Los expertos en vacunas dicen que antes de que las vacunas chinas se administren a más personas, es necesario establecer firmemente su seguridad y eficacia, de lo contrario se estarían corriendo riesgos innecesarios.

   También han criticado a Sinopharm por afirmar que sus vacunas, aplicada a miles de voluntarios bajo las disposiciones de uso de emergencia, muestran que sus dos inyecciones son seguras y efectivas. La compañía dice que no ha habido infecciones entre las decenas de miles de personas que vacunó antes de ir al extranjero a los países afectados por el coronavirus, aunque no se han puesto a disposición datos que respalden esta afirmación.

   Y muchos expertos fuera de China reconocen que no pueden aceptar esas afirmaciones. Es difícil sacar conclusiones de tales observaciones porque existe un gran riesgo de inexactitud. Los pacientes que fueron vacunados podrían asumir que cualquier síntoma similar a la influenza que tengan no pudo haber surgido de una infección por SARS-CoV-2 y no informarlos. Es posible que simplemente piensen: “Me vacuné, así que probablemente no sea nada”. Leer más

 

Trasfondo político en la distribución de las vacunas contra COVID-19

   En los últimos meses, los líderes gubernamentales se han comprometido públicamente a hacer que la vacuna china sea accesible para Filipinas, Camboya, Birmania, Tailandia, Vietnam y Laos, así como para los países africanos y latinoamericanos.

   Los fabricantes de vacunas chinos también tienen acuerdos con los países donde se están probando las vacunas. Sinovac, que tiene una vacuna en fase III de prueba y dice que los resultados deberían estar disponibles a fines de noviembre, tiene un acuerdo para entregar 60 millones de dosis a São Paulo, Brasil, y ha comprometido 40 millones de dosis a Indonesia para marzo. Y dice que los detalles del trato que Sinopharm hizo para proporcionar vacunas a Argentina son confidenciales.

   Un experto del grupo de trabajo sobre la vacuna COVID-19, del gobierno de vacunas en China, dijo el mes pasado que China tendrá capacidad para producir 600 millones de dosis para fin de año y mil millones el próximo. Pero dado que el país tiene una población de más de mil millones de personas, y la mayoría de las cuales no han sido vacunadas, eso no dejaría muchas dosis disponibles para la exportación.

   El número de dosis disponibles en China será, con mucho, demasiado pequeño para permitir la exportación a menos que se tome una decisión política de enviar vacunas al extranjero a pesar de las necesidades de vacunas que aún existen en China.

   China también podría utilizar sus acuerdos con países individuales para ganar influencia política o económica en el futuro. Y eso sería lamentable.

  

 

https://www.nature.com/articles/d41586-020-02807-2

 

https://www.miradaalaciencia.com/2020/09/muchos-voluntarios-en-fase-iii-de.html

 

https://www.miradaalaciencia.com/2020/09/se-detienen-pruebas-de-la-vacuna-de.html

 

https://www.miradaalaciencia.com/2020/08/la-distribucion-de-las-vacunas-contra.html

sábado, 10 de octubre de 2020

EL EJERCICIO PUEDE COMBATIR LA DEPRESIÓN

 




Nuestros cuerpos están preparados para gran actividad física, durante miles de años los seres humanos han tenido que depender de sus habilidades físicas para poder sobrevivir. Ahora, en un mundo sedentario, problemas como la obesidad y la depresión están apareciendo de forma preocupante en el mundo.

 

   Cada año millones de personas en el mundo están reportando problemas de depresión, ante esto los pacientes acuden a sus médicos generales y estos les recomiendan un tratamiento farmacológico para mitigar los efectos de esta enfermedad. Aunque las evidencias apuntan a que más actividad física podría mitigar estos problemas.

   El ejercicio programado podría ser una buena alternativa para combatir este padecimiento. La depresión afecta aproximadamente al 9,5% de la población adulta de EE. UU. Cada año se estima que aproximadamente el 17% de la población de EE. UU. sufrirá un episodio depresivo mayor en algún momento de su vida. La depresión se ha clasificado como la principal causa de discapacidad en los Estados Unidos, con más de $ 40 mil millones que se gastan cada año en la pérdida de productividad laboral y el tratamiento médico relacionado con esta enfermedad. Investigaciones recientes sugieren que entre los años 1987 y 1997, la tasa de tratamiento ambulatorio para la depresión en los Estados Unidos se triplicó y que los costos de atención médica relacionados con este trastorno continúan aumentando.

 

La mayoría de los casos de depresión son atendidos por médicos generales

   Los pacientes deprimidos tratados en entornos de medicina general reciben predominantemente terapia farmacológica, y menos reciben tratamientos conductuales, como cambiar de comportamientos o hacer ejercicios para mitigar esos trastornos. Como resultado, es probable que muchos de estos pacientes no estén informados sobre estrategias no farmacológicas para manejar los síntomas de su depresión. El tratamiento de la depresión clínica puede mejorarse con la adición de terapias cognitivo-conductuales (cambiar los hábitos de conducta) y con ejercicio. La investigación también ha demostrado que los pacientes deprimidos están menos en forma y tienen una capacidad de trabajo física disminuida en el orden del 80% al 90% de las normas previstas por la edad, lo que a su vez puede contribuir a otros problemas de salud física.

 

Resultados positivos de las caminatas  

   En un ensayo de 30 hombres y mujeres con depresión moderada fueron asignados al azar a un grupo de intervención con ejercicios, un grupo de apoyo social o un grupo de control en lista de espera. La intervención de ejercicio consistió en caminar de 20 a 40 minutos 3 veces por semana durante 6 semanas. Los resultados del programa de ejercicios aliviaron los síntomas generales de depresión y fue más eficaz que los otros 2 grupos para reducir los síntomas somáticos de depresión.  Los participantes se ejercitaron en cicloergómetro 4 veces por semana, 30 minutos por sesión, durante 6 semanas. Este tratamiento se comparó con una condición de control de atención-placebo en la que los sujetos escucharon cintas de audio de "ruido blanco" que se les dijo que era un entrenamiento de asertividad subliminal. Los resultados indicaron que el programa de entrenamiento aeróbico se asoció con una clara reducción de la depresión en comparación con la condición de control, y las mejoras en la depresión se mantuvieron a los 3 meses de la intervención.

   La investigación también sugiere que los beneficios del ejercicio pueden ser duraderos. Los adultos deprimidos que participaron en un programa de acondicionamiento físico mostraron mejoras significativamente mayores en la depresión, la ansiedad y el autoconcepto que los de un grupo de control después de 12 semanas de entrenamiento. Los participantes del ejercicio también mantuvieron muchas de estas ganancias durante el período de seguimiento de 12 meses.

 

¿Qué ejercicios debemos hacer?

  Si bien la mayoría de los estudios han empleado programas de caminata o trote de diferentes duraciones, también se ha evaluado la eficacia del ejercicio no aeróbico. Por ejemplo, en comparación con una condición de control, los programas de entrenamiento de resistencia redujeron los síntomas de depresión.

   También se han comparado los modos de ejercicio aeróbico y no aeróbico para determinar si ciertos tipos de actividades son más efectivos que otros. Se comparó la eficacia de correr con la del levantamiento de pesas. Cuarenta mujeres deprimidas participaron y fueron asignadas al azar a correr, levantar pesas o un grupo de control en lista de espera. Se pidió a los participantes que completaran 4 sesiones de entrenamiento cada semana durante las 8 semanas del programa. La depresión se evaluó a la mitad y después del tratamiento y a los 1, 7 y 12 meses de seguimiento. Los resultados indicaron que las 2 actividades no fueron significativamente diferentes, y que ambos tipos de ejercicio fueron suficientes para reducir los síntomas de depresión.

 

¿Cuál es la diferencia entre psicoterapia y el ejercicio?

   El ejercicio se compara bastante favorablemente con los enfoques de atención estándar para la depresión en los pocos estudios que han evaluado su eficacia relativa. Por ejemplo, correr se ha comparado con la psicoterapia en el tratamiento de la depresión, y los resultados indican que correr es tan eficaz como la psicoterapia para aliviar los síntomas de la depresión.

 

¿Cuál es la mejor alternativa para combatir la depresión?

   Ya sea la psicoterapia, la farmacológica o la actividad física dan buenos resultados para combatir la depresión, pero la actividad física programada es la alternativa más barata.

 

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC474733/

 

https://www.miradaalaciencia.com/2020/08/el-ejercicio-hace-que-surjan-nuevas.html

jueves, 8 de octubre de 2020

NUEVA PRUEBA DETECTA EL CORONAVIRUS EN SOLO 5 MINUTOS

 



Las pruebas anteriores para detectar si una persona tiene el SARS-CoV-2 se tomaba más de 24 horas. Actualmente se está promoviendo una innovadora prueba que podría detectar si una persona padece COVID-19 en tan sólo cinco minutos.

   Un grupo de investigadores han desarrollado una nueva prueba para detectar el coronavirus pandémico en 5 minutos, utilizando la tecnología de CRISPR para encontrar rastros del virus en las personas. El diagnóstico no requiere equipo de laboratorio costoso para funcionar y podría implementarse en consultorios médicos, escuelas y edificios de oficinas.

   Las pruebas CRISPR funcionan identificando una secuencia de ARN (de aproximadamente 20 bases nitrogenadas de ARN de longitud) que es exclusiva del SARS-CoV-2. La prueba de diagnóstico tiene en la proteína de CRISPR una secuencia de ARN opuesta a la secuencia del virus y ambas se unen en solución. Cuando la molécula CRISPR se une a su objetivo, la enzima de "tijeras" dentro del CRISPR, llamada Cas13, corta cualquier ARN de una sola cadena cercano a la sección del virus identificada. Estos cortes liberan una partícula fluorescente introducida por separado en la solución de prueba. Cuando la muestra recibe un estallido de luz láser, las partículas fluorescentes liberadas se iluminan, lo que indica la presencia del virus.



   Las pruebas anteriores de CRISPR requerían que los investigadores primero amplificaran cualquier ARN viral potencial, esto es, hacer cientos de copias del genoma del SARS-CoV-2 para poder aplicar las pruebas de CRIPR antes de pasarlo por el diagnóstico, para aumentar sus probabilidades de detectar una señal. Eso agregó complejidad, costo y tiempo, y ejerció presión sobre los escasos reactivos químicos.

   Ahora, los investigadores dirigidos por Jennifer Doudna, quien ayer ganó una parte del Premio Nobel de Química de este año por su descubrimiento conjunto de CRISPR, informan sobre la creación de un diagnóstico CRISPR novedoso que no amplifica el ARN del coronavirus. En cambio, Doudna y sus colegas pasaron meses probando cientos de ARN guía para encontrar múltiples guías que funcionen en conjunto para aumentar la sensibilidad de la prueba.

   En una nueva preimpresión, los investigadores informan que con un solo ARN guía, podrían detectar tan solo 100.000 virus por microlitro de solución.

   Las pruebas anteriores son mucho más precisas en el diagnóstico del coronavirus convencional, pero utiliza costosas máquinas de laboratorio para rastrear el virus hasta un virus por microlitro, lo cual consume grandes cantidades de reactivos y el costo es mucho más elevado que esta nueva prueba. Además, tenía en problema del tiempo, estas pruebas se tardaban 24 horas o más para detectar el virus, pero sus resultados eran muy exactos. En cambio, la nueva prueba sólo tarda cinco minutos, pero es barata, aunque no tiene mucha precisión. Pero con las pruebas anteriores no se podía saber la cantidad de virus que tenía la persona que da el resultado positivo.

   Por el contrario, el equipo de Ott y Doudna encontró que la fuerza de la señal fluorescente era proporcional a la cantidad de virus en su muestra. Eso reveló no solo si una muestra era positiva, sino también la cantidad de virus que tenía un paciente. Esa información puede ayudar a los médicos a adaptar las decisiones de tratamiento a la condición de cada paciente.

 

https://www.sciencemag.org/news/2020/10/new-test-detects-coronavirus-just-5-minutes

 

martes, 6 de octubre de 2020

COCAÍNA: DE MILAGRO A PESADILLA

 



La historia de la Cocaína

Erythroxylum coca es una planta endémica de Sudamérica. Los pueblos andinos conocían el efecto de la cocaína hace, probablemente, más de 4500 años. Para combatir el hambre y el cansancio, masticaban hojas secas, a menudo junto con ceniza de otras plantas o cal, llegando a ingerir hasta 60 gramos al día, de los cuales el organismo absorbía entre 100 y 200 miligramos del principio activo principal.  Su consumo se consideraba privativo de la aristocracia y la casta sacerdotal. El acceso de otras personas era excepcional. Sin embargo, los conquistadores españoles se encontraron a su llegada con que el uso estaba extendido a una gran parte de la población. Aunque en un principio se prohibió el consumo, los españoles terminaron por potenciar su producción. Cuando la planta fue llevada a Europa se usó con los mismos fines.

   En 1855, Friedrich Gaedecke aísla por primera vez al alcaloide de las hojas de coca y lo llama Eritroxilina. Pero en su método de extracción se utiliza plomo que contamina la sustancia.

   Las primeras investigaciones serias las realiza Albert Neemann, entre 1860 a 1865, uno de los fundadores de la química orgánica, en Göttingen. En los Laboratorios de Friedrich Wöher, Alemania, logró aislar con eficiencia, a partir de hojas de coca, una substancia cristalina, incolora y de sabor amargo que llamó cocaína en 1860, mejora la extracción y la llama clorhidrato de Cocaína. Encuentra que cada hoja contiene entre 2 a 8 por ciento de cocaína, dependiendo de la especie. Aunque la sustancia extraída directamente de la hoja contiene más alcaloides. Con el paso de los años el método de purificación de cocaína se fue perfeccionando.

   La cocaína provoca un efecto de adormecimiento en la lengua al aplicar esa sustancia, y se inicia el estudio de las propiedades como anestesia local de la droga. Se probó inicialmente inyectada en algunas partes del cuerpo, esto eliminaba la sensibilidad de la zona inmediata sin que el paciente cayera en inconsciencia.

   En 1880 la Cocaína fue aceptada como droga legal en Estados Unidos y se vendía sin receta en cualquier botica. Se empezó a usar para contrarrestar los efectos de la adicción a la morfina. Durante muchos años la Cocaína se consideró como una droga milagrosa. Se recomendaba dosis de 2 gramos para adultos y de un gramo para niños. Muchos productos que prometían curar todo tipo de enfermedades incluían esta droga. La Coca Cola tomó su nombre de esta sustancia, aunque después se retiró el alcaloide.



 
Las primeras aplicaciones como anestesia

   Al principio las operaciones necesarias a pacientes con padecimientos en sus extremidades, eran muy dolorosas. Los cirujanos recuerdan los horrores de las operaciones, cuando la velocidad era un requisito tan grande como la habilidad para acortar la agonía mortal de los pacientes, y cuando un cirujano famoso extirpaba un miembro en once minutos. Hay muchos que recuerdan cuán lentamente la bendición del cloroformo se abrió camino contra los prejuicios. Darlo para aliviar el dolor del parto no solo era inseguro, según el médico de cabecera, sino también un sacrilegio, según el predicador, porque Las Sagrada Escritura dicen: 'Con dolor darás a luz los hijos'. Si no hubiera sido por el ingenio del Dr. Simpson, quien insistió en que el Señor realizó la primera operación quirúrgica bajo anestesia cuando hizo que Adán cayera en un sueño profundo para quitarle una costilla del costado.

   Poco después del cloroformo vino el éter, el anestésico más seguro para producir inconsciencia y así eliminar el dolor; y luego la cocaína, esa peculiar droga que inyectada en los tejidos entumece los nervios y anula la sensación de dolor.

  Cuando se descubrieron las propiedades anestésicas del alcaloide de la coca, y se demostró que los abscesos, muy dolorosos, podían abrirse y ser leves, sin mayores molestias al paciente. Sin embargo, los nervios se recuperaban rápidamente de los efectos de la droga y, por lo tanto, las operaciones tuvieron que realizarse en un tiempo comparativamente corto. En ese entonces, sólo se podían realizar operaciones menores de las partes externas del cuerpo, y la cocaína se ha clasificado simplemente como un anestésico local; pero cuando se inyecta en la médula espinal causa una pérdida total de sensación al dolor debajo del punto de punción.

Los primeros pasos de la cocaína como anestésico

   Fue a un estadounidense, un conocido médico de Nueva York, a quien le debemos la primera sugerencia de la idea. El Dr. J. Leonard Corning, en 1885, descubrió que las ranas, podían obtener la reacción característica de estricnina, como anestésico local, a partir de soluciones muy pequeñas de la droga si se inyecta en la médula espinal. Luego se le ocurrió probar el efecto de la cocaína; en consecuencia, experimentó con perros, inyectando el anestésico entre los procesos superiores de las vértebras, donde los numerosos vasos diminutos lo llevarían hasta el cordón nervioso. Después de unos minutos, el perro perdió toda sensación en sus patas traseras; se le podía pellizcar, pinchar y tocar con un bastón eléctrico sin saberlo, pero el mismo tratamiento aplicado a sus patas delanteras provocaba aullidos.

   Como no se observaron efectos malignos en los diversos perros con los que experimentó el Dr. Corning, probó el efecto en uno de sus pacientes que había sufrido durante algún tiempo de debilidad espinal; inyectando sesenta gotas de una solución de cocaína al 3 por ciento en los tejidos alrededor de la columna, entre la undécima y la duodécima vértebra dorsal. Durante media hora, el hombre no tuvo absolutamente ninguna sensación de dolor en las extremidades inferiores; la electricidad y los pinchazos pasaron desapercibidos. Al cabo de una hora o más, el paciente se levantó y caminó hacia su casa, sin secuelas desagradables, salvo un ligero dolor de cabeza y mareos. El Dr. Corning informó sobre la rana, el perro y el hombre, a sus colegas médicos, y lanzó una pista general sobre la posibilidad de extender la utilidad de la cocaína en las operaciones; pero el asunto se olvidó.

   Algunos años más tarde, el investigador alemán Quincke ideó un método para perforar la membrana que rodea la médula, de modo que pudiera extraer algunas gotas del líquido cefalorraquídeo, para ver si, en una enfermedad como la meningitis espinal, por ejemplo, había alguna bacteria presente, o si podía descubrir alguna característica que pudiera ayudar a diagnosticar ciertos casos desconocidos de enfermedad.

   Se le ocurrió al Dr. Bier, de Kiel, Alemania, que se podrían poner unas gotas de una solución de cocaína para producir anestesia local a gran escala con esta técnica. Desarrolló la inyección entre las vértebras y operó a pacientes conscientes e informó de su éxito. Aunque las operaciones y experimentos realizados por Bier fueron publicados y comentados con interés, no despertaron especial entusiasmo, y podrían haber quedado meramente en experimentos científicos, de no haber sido por el Congreso Médico Internacional, que se reunió en la Exposición de París de 1889. Allí  Bier expuso sus ideas. Las anotaciones de esa época explican que los médicos en ese tiempo se apegaban más a las ideas antiguas que a las nuevas aportaciones científicas, no era sorprendente que incluso un descubrimiento tan grande encontrara un reconocimiento tardío y necesitara un escenario como una exposición mundial para ubicarlo de manera prominente ante la profesión médica. Esto lo obtuvo en las clínicas de París en manos de M. Tuffier, donde, con todas las naciones para testigos oculares, realizó una operación tras otra en pacientes que estaban perfectamente conscientes y, sin embargo, eran absolutamente insensibles al dolor debajo de la línea del pezón. Sus hazañas fueron la comidilla del Congreso; muchos de los cirujanos más famosos del mundo estuvieron presentes y vieron lo comparativamente simple que era.

   Los médicos inyectaban cocaína a los pacientes para operaciones en la médula espinal para laparotomías, amputaciones y maternidad, con una cantidad variable de éxito. Pero hubo problemas, algunos pacientes tenían consecuencias desagradables, y fuertes dolores de cabeza. Y, además, los efectos de la anestesia pueden desaparecer antes que termine la operación, causando la situación en la que se encontraba un cirujano, cuando los efectos anestésicos desaparecieron cuando estaba a la mitad y, habiendo abierto el abdomen, no se atrevió a permitir que el paciente se sentara e inclínese para una segunda inyección.

   En todos los casos, los cirujanos se sienten más seguros si tienen cloroformo o éter a mano en caso de fallar y, al fin y al cabo, no ven ninguna gran ventaja en realizar la operación con cocaína sobre el método antiguo. Además, muchos de ellos dicen que hay algo bastante extraño en la sensación de que el paciente es consciente y quizás observa cada golpe del cuchillo, porque, extraño por decirlo, las sensaciones de calor y frío, tacto y presión, todavía están presentes, y solo el dolor está ausente. Los cirujanos de más edad, antes de los días de cualquier anestesia, mencionaron este sentimiento inquietante y acogieron con agrado la inconsciencia del paciente de lo que se le estaba haciendo tanto como el paciente mismo.

 

El camino hacia la verdad de la cocaína  

   Uno de sus principales promotores fue Sigmund Freud, después de leer un artículo sobre los efectos de la cocaína en los soldados norteamericanos, empezó a estudiarla. Él mismo inhala la droga en 1884 y la cocaína se convirtió en el primer anestésico local de importancia en oftalmología quirúrgica. Ese mismo año, un amigo: C. Koller demostró los efectos de la cocaína como anestesia ocular para operaciones. De hecho, la cocaína inicia la Era de la Anestesia Local.

   Ese mismo año Fleischl, al consumir la droga sufrió alucinaciones y notó su gran dependencia psicológica a la misma. Louis Lewin también ataca los comentarios favorables de Freud y se opone al uso de la cocaína como uso terapéutico contra la morfina, diciendo que sólo estaban sustituyendo una adicción por otra.

   El mismo Freud notó que su dependencia aumentaba según consumía la droga y destacó los efectos de la dependencia psicológica a la misma.

   En cuanto el consumo de cocaína aumentaba se encontró un nuevo padecimiento que los médicos llamaron Cocainismo. Está caracterizada como enfermedad mental causada por la intoxicación de cocaína. En esos tiempos se describió así esta enfermedad: “Este padecimiento lleva a la absoluta miseria, les impide asearse, los obliga a abandonar el trabajo y a mendigar o delinquir. Su carácter oscila entre la alegría, estado de agresividad y cólera. También presenta angustias secretas (depresiones) y una completa desaparición de principios morales. Los que la consumen con cierta regularidad presentan pérdida de peso, decoloración de la piel y depresiones extremas que pueden llevarlo al suicidio. Tienen reflejos excitados, pupilas dilatadas, lengua temblorosa y pulso acelerado; sudan mucho, no presenta erección y baja el conteo de espermas sanos. En casos avanzados se presenta insomnio, alucinaciones, y la locura. La sobredosis provoca trastornos cardiovasculares, convulsiones, desórdenes respiratorios y la muerte.” Se cree que cerca de 5,000 personas mueren de sobredosis de cocaína al año en Estados Unidos.

   El consumo de cocaína y otras drogas se prohibió en Estados Unidos y México en 1920, pero se siguió consumiendo de forma ilegal. Quedan muchas referencias de su uso en toda la cultura popular. Por ejemplo, en el libro Un Mundo Feliz, de Aldous Huxley, presenta una droga (tal vez pensando en la cocaína) que es consumida por toda la población y les ayuda a sobrellevar su esclavitud.

   También Eduard Munch tiene un cuadro que se llama Ansiedad, que fue pintado en 1894, para mí, representa parte de la cultura de la cocaína.

 


Un caso real

   Una enfermera, por problemas que desconozco, decide suicidarse tomando dos gramos de Cocaína. Mientras sufre los efectos de la droga, decide escribir qué siente:

   A las nueve menos veinte he tomado la cocaína. Tengo la boca seca. No siento dolor, pero si ardor y siento estremecimientos. Me es difícil escribir; tres minutos y no ha pasado nada. Mis oídos se llenan de ruidos. Voy a perder pronto el sentido…

   Ya, seis minutos desde que tomé la coca. Veo mal, las pupilas me opacan los ojos, aunque me siento bastante bien.

   Siento golpes de sangre violentos en la cabeza. Me es difícil pensar y estoy muy pálida.

   Son las nueve, tengo ganas de vomitar, no quiero porque sería desagradable. Tendría que tomar otra cosa; quizá dos gramos no han sido bastantes, pero no tengo más cocaína.

   Las nueve y cinco. Fuertes dolores de cabeza. El veneno ha llegado a la sangre.

   Las nueve y cuarto. Siento nauseas constantes.

   Las nueve y veinte. Pierdo el sentido. No veo. Me duele la cabeza. Creo que van a empezar las convulsiones.

   Las diez menos cuarto. Empiezo a exaltarme. Me tomé el veneno con serenidad como si fuera agua pura, pero ahora empiezo a escribir mal. Ya obra el veneno. Mis ojos… me duelen mucho y tiemblo toda. Intento levantarme y no puedo.   ¡Adiós!

   Me caigo, mis manos…

   Mis ojos…

   No puedo…

 

 

https://en.wikisource.org/wiki/Popular_Science_Monthly/Volume_59/July_1901/Cocaine_Analgesia_of_the_Spinal_Cord

¿POR QUÉ PARECE QUE LOS BROTES DE COVID EMPEORARÁN ESTE INVIERNO?

  En estos momentos nadie está seguro de qué pasará a la larga con el COVID-19 en el periodo de invierno en el hemisferio norte. Pero todo...