miércoles, 2 de diciembre de 2020

REINO UNIDO APRUEBA LA VACUNA COVID-19 DE PFIZER

 



Hace un año se registró el primer caso de COVID-19 en China, millones de personas han enfermado y el número de muertos ya supera el millón, pero por fin se ha aprobado para usos de emergencia la primera vacuna en un país de Europa.

   La Agencia Reguladora de Medicamentos y Productos Sanitarios (MHRA) del Reino Unido anunció el 12 de diciembre del 2020, que ha otorgado una autorización de emergencia para la vacuna COVID-19 desarrollada por Pfizer y BioNTech, lo que marca la primera aprobación de este tipo fuera de Rusia y China.

   Han pasado sólo 12 meses desde el primer caso registrado de COVID-19, marcando un logro importante en el desarrollo de vacunas.  

   La Agencia Europea de Medicamentos, que regula los medicamentos y las vacunas en la Unión Europea, dijo ayer que su Comité de Medicamentos de Uso Humano se reunirá el 29 de diciembre a más tardar para discutir los datos de Pfizer. (Una reunión similar para su principal rival, Moderna, tendrá lugar a más tardar el 12 de enero de 2021). La Administración de Alimentos y Medicamentos de EE. UU. (FDA) tiene una reunión planificada para discutir los datos de Pfizer en profundidad el 10 de diciembre. La aprobación temprana de una vacuna en el Reino Unido puede aumentar aún más la presión política sobre la FDA para acelerar su proceso de autorización.

   Aunque el Reino Unido todavía está unida al resto de Europa por el tratado de libre comercio, no podría aprobar el uso de esta vacuna si no lo hace la Unión. La MHRA solo se volverá completamente independiente el 1 de enero de 2021, pero las regulaciones del Reino Unido le permiten otorgar autorizaciones de emergencia para esta vacuna. El Reino Unido ha comprado 40 millones de dosis de la vacuna Pfizer / BioNTech, suficiente para 20 millones de personas, y el secretario de salud Matt Hancock anunció hoy que las primeras 800.000 dosis estarán disponibles la próxima semana. La implementación dará prioridad a los trabajadores de la salud, así como a los ancianos y otras poblaciones vulnerables, pero el Comité Conjunto de Vacunación e Inmunización aún tiene que ofrecer su orientación final sobre las prioridades exactas.

   Rusia permitió el 11 de agosto que su vacuna COVID-19, desarrollada por el Instituto de Investigación de Epidemiología y Microbiología Gamaleya, se usara en ciertos grupos de personas, y China ha otorgado autorizaciones de uso de emergencia para varias vacunas y ya ha vacunado a cientos de miles de personas.

   Se descubrió que la vacuna Pfizer, cuyo ingrediente clave es el ARN mensajero que codifica la proteína de pico del coronavirus pandémico, tiene una eficacia del 95%, una medida de eficacia de un ensayo clínico, en un ensayo de fase III en 43.000 personas. Pero presenta desafíos logísticos para un despliegue rápido y a gran escala, ya que requiere almacenamiento a –70 ° C. Las menores demandas de otras vacunas, incluida una candidata desarrollada por la Universidad de Oxford y AstraZeneca, significa que probablemente seguirán desempeñando un papel importante en la provisión de vacunas para toda la población del Reino Unido, y para la cobertura mundial.

 

https://www.sciencemag.org/news/2020/12/wonderful-news-wake-uk-greenlights-pfizers-covid-19-vaccine

martes, 1 de diciembre de 2020

BUENOS RESULTADOS DE LA VACUNA COVID-19 DE MODERNA

 



Según se acerca el fin de año, los pronósticos para la aplicación de las vacunas contra el SARS-CoV-2 se están aproximando. Ya muchas compañías han anunciado los resultados finales de las pruebas de efectividad de sus vacunas, y todo parece ser alentador. Falta la distribución y la aplicación masiva.

   La compañía de biotecnología Moderna, con sede en los EE.UU. anunció los resultados finales del ensayo de eficacia de su vacuna candidata en 30.000: solo 11 personas que recibieron dos dosis de la vacuna desarrollaron síntomas COVID-19 después de haber sido infectado con el coronavirus pandémico, frente a 185 casos que presentaron síntomas en un grupo de placebo. Esa es una eficacia del 94,1%, dice la compañía, muy por encima de lo que muchos científicos de vacunas esperaban hace apenas unas semanas.

   Pero es más impresionante aún, el candidato de Moderna tenía un 100% de eficacia contra las enfermedades graves de COVID-19. No hubo ningunon caso que necesitara hospitalización por COVID-19 entre los vacunados, pero hubo 30 enfermos graves en el grupo que recibieron un placebo. La compañía planea presentar una solicitud de autorización de uso de emergencia para su vacuna ante la Administración de Drogas y Alimentos de los EE. UU. (FDA) y también está buscando una luz verde similar de la Agencia Europea de Medicamentos.

   La vacuna de Moderna contra el SARS-CoV-2, el virus que causa el COVID-19, se basa en una tecnología novedosa que utiliza ARN mensajero (ARNm), esta molécula contiene toda la información genética para fabricar, dentro del cuerpo del paciente, una proteína del virus que sólo se encuentra en la parte exterior de éste. Esta proteína al circular por la sangre del paciente podrá desencadenar una reacción inmunológica que permita al cuerpo producir defensas contra esta terrible enfermedad. Pfizer y BioNTech han desarrollado una vacuna de ARNm similar contra COVID-19 y también reportaron excelentes resultados, con una eficacia del 95%, en el análisis final de su ensayo de 45,000 personas. En ese estudio, que finalizó después de que se identificaran 170 casos de COVID-19, solo ocurrieron 10 casos graves y solo uno estaba en el grupo que si recibió la vacuna.

   Moderna y la colaboración de Pfizer / BioNTech dicen que sus vacunas funcionaron aproximadamente en el mismo grado en todos los grupos, etnias y géneros diferentes. (Más de 7000 participantes en el ensayo de Moderna tenían más de 65 años y más de 5000 tenían menos de 65, pero tenían enfermedades, como la diabetes y la alta presión, que los ponían en mayor riesgo en casos de COVID-19 grave; el estudio también incluyó a más de 11,000 personas de comunidades de color). El mismo éxito es una información vital para los organismos que intentan priorizar el uso de las nuevas vacunas, como un panel asesor de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC). Las recomendaciones del comité influyen en las decisiones de los CDC sobre la priorización de las vacunas, pero los estados individuales crean sus propias pautas.

   Pfizer presentó una solicitud de EUA para su vacuna la semana pasada, lo que llevó a la FDA a anunciar que convocará una reunión de su comité asesor de vacunas para discutir los datos en profundidad el 10 de diciembre. Dice el director ejecutivo de Moderna, Stéphane Bancel, que la FDA le ha dicho a la compañía que podría convocar al comité nuevamente el 17 de diciembre para revisar su solicitud de uso de emergencia de su vacuna. Dice que la agencia podría emitir un uso de emergencia entre 24 y 72 horas después.

   Bancel imagina que la vacuna Moderna, dada su alta eficacia contra enfermedades leves y graves, tendrá el mayor impacto si se administra a las personas con mayor riesgo de SARS-CoV-2. “Dáselo a los trabajadores de la salud, dáselo a los ancianos, dáselo a las personas con diabetes, sobrepeso o enfermedades del corazón”, dice. “¿Un hombre sano de 25 años? Que le den otra vacuna ".

  Moderna planea cobrar entre 32 y 37 dólares por dosis de la vacuna en los países desarrollados, dice Bancel, pero tendrá precios más baratos para otras partes del mundo. La compañía está negociando con COVID-19 Vaccines Global Access Facility, una organización sin fines de lucro que tiene como objetivo reducir las desigualdades mundiales de vacunas mediante la compra y distribución de productos aprobados. "Queremos tener esta vacuna disponible a un precio escalonado para los países de bajos ingresos", dice.

   Moderna espera proporcionar al gobierno de EE. UU. 20 millones de dosis para fin de año, y Pfizer dice que debería tener 50 millones de dosis para dividir entre los Estados Unidos y otros países que firmaron acuerdos de compra anticipados.

 

 https://www.sciencemag.org/news/2020/11/absolutely-remarkable-no-one-who-got-modernas-vaccine-trial-developed-severe-covid-19

martes, 24 de noviembre de 2020

LA TASA DE MORTALIDAD DE COVID-19 ESTA CAYENDO EN TODO EL MUNDO



Las vacunas están a meses, si es que no antes, de llegar a la población en general, y algunos tratamientos alternativos, como los anticuerpos monoclonados ya fueron aprobados. Pero un fenómeno natural esta haciendo que el número de pacientes que son atendidos en los hospitales con complicaciones graves ha estado disminuyendo, también está subiendo el número de recuperaciones de los enfermos grabes de COVID-19.

   En un hospital de una ciudad de la India, a pesar de que habían sufrido oleadas de ataque de COVID-19, presentó un cambio en el porcentaje de defunciones de pacientes. Desde mitades de octubre, el número de defunciones, en promedio, fue descendiendo de manera gradual.

   En abril, hasta el 35% de los que estaban en la unidad con COVID-19 fallecieron y alrededor del 70% de los que usaban ventiladores murieron. Ahora, la tasa de mortalidad en cuidados intensivos para las personas con la enfermedad se ha reducido al 30% y para los que usan ventiladores es de alrededor del 45-50%.

   En todo el mundo están surgiendo historias similares. Una médica de cuidados intensivos de la Universidad de Cambridge, Reino Unido, dice que los datos recopilados por el Servicio Nacional de Salud (NHS) del país muestran una disminución en las tasas de mortalidad. Un médico de cuidados intensivos de la Universidad de Pittsburgh en Pensilvania dice que el equipo de estadísticas de su hospital también experimentó reducciones de mortalidad con el tiempo. En igualdad de condiciones, los pacientes tienen más posibilidades de salir con vida.

   Las razones de esto no son del todo obvias. No ha habido medicamentos milagrosos, ni nuevas tecnologías ni grandes avances en las estrategias de tratamiento de la enfermedad que ha infectado a más de 50 millones y ha matado a más de 1,2 millones en todo el mundo. Los cambios en la demografía de las personas que reciben tratamiento podrían haber contribuido a los aumentos percibidos en la supervivencia. Y en muchos hospitales, parece claro que los médicos están mejorando gradualmente en el tratamiento de COVID-19, particularmente a medida que los sistemas de atención médica se vuelven menos abrumados.

   Estos resultados pueden estar alterados por diferentes circunstancias. Como resultado, los investigadores han tardado algún tiempo en determinar si la cantidad de muertes por infección por SARS-CoV-2 realmente está disminuyendo, particularmente entre las personas mayores. Los especialistas han estado monitoreando datos globales, con un enfoque en Estados Unidos y Europa. Un análisis provisional, que incluye datos de la Asociación Estadounidense de Hospitales, sugiere ahora que el número de muertes por infección podría haber disminuido en un 20%.

   Hasta ahora, los esteroides son el único medicamento que ha demostrado tener un efecto dramático sobre la mortalidad por COVID-19. Cualquiera que esté muy enfermo debería recibir esteroides. Y todo lo demás es un juego de azar.

   Se están probando cientos de otras terapias contra COVID-19, pero muchos de los ensayos en curso son demasiado pequeños para producir resultados convincentes pronto. Entre los más avanzados se encuentran los estudios de anticuerpos contra el SARS-CoV-2, ya sea anticuerpos purificados administrados individualmente o en cócteles, o plasma sanguíneo rico en anticuerpos extraído de personas que se recuperan de la enfermedad.

   También se están realizando pruebas de anticuerpos purificados, como las que evalúan la mezcla de dos anticuerpos producidos por la empresa de biotecnología Regeneron Pharmaceuticals en Tarrytown, Nueva York, que se administró al presidente de Estados Unidos, Donald Trump. Estos se dirigen principalmente a personas que tienen síntomas leves de COVID-19. A pesar de las afirmaciones de Trump de que el tratamiento fue una "cura", aún no se han completado grandes ensayos del cóctel y no hay evidencia de que tenga un impacto en las tasas de muerte por COVID-19.

  

 

https://www.nature.com/articles/d41586-020-03132-4

domingo, 22 de noviembre de 2020

LA FDA AUTORIZA ANTICUERPOS MONOCLONALES PARA EL TRATAMIENTO DE COVID-19

 


La FDA autoriza anticuerpos monoclonales para el tratamiento de COVID-19

El 21 de noviembre del 2020, la Administración de Drogas y Alimentos de EE. UU. emitió una autorización de uso de emergencia (EUA) para que casirivimab e imdevimab se administren juntos para el tratamiento de COVID-19 leve a moderado en pacientes adultos y pediátricos (12 años de edad o más que pesen al menos 40 kilogramos)

   Este tratamiento sólo se podrá aplicar a los pacientes con resultados positivos de la prueba viral directa del SARS-CoV-2 y que tienen un alto riesgo de progresar a COVID-19 grave. Esto incluye a aquellos que tienen 65 años de edad o más o que tienen ciertas afecciones médicas crónicas.

   En un ensayo clínico de pacientes con COVID-19, se demostró que casirivimab e imdevimab, administrados juntos, reducen la hospitalización relacionada con COVID-19 o las visitas a la sala de emergencias en pacientes con alto riesgo de progresión de la enfermedad dentro de los 28 días posteriores al tratamiento en comparación con placebo. Se sigue evaluando la seguridad y eficacia de esta terapia en investigación para su uso en el tratamiento de COVID-19.

   Casirivimab e imdevimab deben administrarse juntos mediante perfusión intravenosa (IV), esto es, por medio de sueros con las sustancias activas disueltas en ellos. Pero no se puede aplicar a pacientes que ya estén hospitalizados y con suministro de oxígeno. En tales situaciones los anticuerpos monoclonados son inútiles. Autorizar estas terapias con anticuerpos puede ayudar a los pacientes ambulatorios a evitar la hospitalización y aliviar la carga sobre nuestro sistema de atención médica.

   Los anticuerpos monoclonales son proteínas inmunes elaboradas en laboratorio que imitan la capacidad del sistema inmunológico para combatir patógenos dañinos como los virus. Casirivimab e imdevimab son anticuerpos monoclonales que se dirigen específicamente contra la proteína de pico del SARS-CoV-2, diseñados para bloquear la unión del virus y su entrada en las células humanas.

   La autorización de emergencia de estos anticuerpos monoclonales administrados juntos ofrece a los proveedores de atención médica otra herramienta para combatir la pandemia.

   Los posibles efectos secundarios de casirivimab e imdevimab incluyen: anafilaxia y reacciones relacionadas con la infusión, fiebre, escalofríos, urticaria, picazón y enrojecimiento.

   La FDA, una agencia dentro del Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU., Protege la salud pública al garantizar la eficacia y la seguridad de los medicamentos, vacunas y otros productos biológicos para uso humano y dispositivos médicos para uso humano y veterinario. La agencia también es responsable de la seguridad y protección del suministro de alimentos, cosméticos, suplementos dietéticos, productos que emiten radiación electrónica y de regular los productos de tabaco de nuestra nación.

 

https://www.fda.gov/news-events/press-announcements/coronavirus-covid-19-update-fda-authorizes-monoclonal-antibodies-treatment-covid-19

 

viernes, 20 de noviembre de 2020

EFECTOS SECUNDARIOS INTENSOS EN LAS VACUNAS DE ARN

 



Según finalizan las pruebas de seguridad de las vacunas de ARN en el mundo, se empiezan a descubrir efectos secundarios intensos pero inofensivos en el primer día de las dos dosis de las vacunas. Recomiendan que se prevenga a las personas que recibirán estas vacunas.

   Uno de los voluntarios, que es un científico, recibió las dos dosis de la vacuna contra el COVID-19 de Moderna. Después de recibir la segunda dosis sintió efectos secundarios importes. Después de recibir la segunda inyección, en lugar de la inyección en su brazo se hinchó inmediatamente hasta el tamaño de un huevo de gallina. Él no puede estar seguro de haber recibido la vacuna o un placebo, pero en unas pocas horas, el saludable voluntario de 43 años fue acosado por dolores musculares y óseos y una fiebre de 38,9 ° C . Empacó a temblar. Tenía episodios de frío y calor. Estuvo sentado junto al teléfono toda la noche pensando: ¿Debería llamar al 911?

   Los síntomas de este voluntario desaparecieron después de 12 horas. Pero nadie lo preparó para la gravedad de esto. Un reducido de personas puede enfrentar efectos secundarios intensos, aunque transitorios, llamados reactogenicidad, de la vacuna de Moderna.



   ¿Qué pasa con la reactogenicidad de la vacuna? Si bien es seguro, y no va a causar ningún problema a largo plazo ... ¿cómo va a atender a las personas que sufran estos efectos secundarios?

   Esas preocupaciones surgen después de una semana de buenas noticias sobre las vacunas contra el coronavirus: tanto Moderna  como  Pfizer , con BioNTech, anunciaron que sus vacunas de ARN mensajero (ARNm) alcanzaron una eficacia del 95% en ensayos clínicos de decenas de miles de personas. Los ensayos no revelaron problemas serios de seguridad, agregaron ambas compañías.

   Ambas vacunas consisten en un fragmento de código genético que dirige la producción de la proteína de pico del coronavirus en las células de las personas vacunadas. Estas proteínas entran en el torrente sanguíneo y el sistema inmunológico se dedica a fabricar anticuerpos que después atacan al virus real cuando trata de infectar a la persona vacunada. Esta información genética llega a recorrer el cuerpo dentro de una pequeña burbuja de grasa llamada nanopartícula lipídica. Algunos sospechan que la respuesta del sistema inmunológico a ese vehículo de administración está causando los efectos secundarios a corto plazo. 

   Esas reacciones transitorias no deberían disuadir a las personas de vacunarse frente a un virus pandémico que mata al menos a uno de cada 200 de los que infecta. El dolor de brazos, la fiebre y la fatiga son desagradables, pero no peligrosos. A los especialistas no me preocupa la reactogenicidad.



  Y la mayoría de la gente escapará de los efectos secundarios “graves”, definidos como aquellos que interfieren con la actividad diaria. Menos del 2% de los receptores de las vacunas Pfizer y Moderna desarrollaron fiebres severas de 39 ° C a 40 ° C. Pero si las empresas obtienen las aprobaciones de la Administración de Drogas y Alimentos de los EE. UU., Su objetivo es suministrar vacunas a 35 millones de personas en los Estados Unidos para fines de diciembre. Si el 2% experimentara fiebre severa, serían 700,000 personas.

   Otros efectos secundarios transitorios probablemente afectarían a más personas. La junta independiente que realizó el análisis intermedio del gran ensayo de Moderna encontró que los efectos secundarios graves incluían fatiga en el 9,7% de los participantes, dolor muscular en el 8,9%, dolor en las articulaciones en el 5,2% y dolor de cabeza en el 4,5%. Para la vacuna Pfizer / BioNTech, los números fueron menores: los efectos secundarios graves incluyeron fatiga (3.8%) y dolor de cabeza (2%).

   Esa es una tasa más alta de reacciones graves de lo que las personas pueden estar acostumbradas. Esta es una reactogenicidad más alta que la que se observa normalmente con la mayoría de las vacunas contra la influenza, incluso las de dosis alta.

   Los trabajadores de salud pública de primera línea deben preparar sus mensajes. Los profesionales de la salud pública deben hablarles a las personas vacunadas de los síntomas que se pueden presentar después de la vacunación y de cómo contrarrestarlos.

 

  

https://www.sciencemag.org/news/2020/11/fever-aches-pfizer-moderna-jabs-aren-t-dangerous-may-be-intense-some

 

martes, 17 de noviembre de 2020

DESCUBREN QUE EL PRIMER CASO DE COVID-19, EN CHINA, OCURRIÓ EL 17 DE NOVIEMBRE DE 2019

 



El primer caso de infección del virus SARS-CoV-2 se registró a mitad de noviembre del 2019, al principio fue diagnosticado como neumonía. Pero los casos se fueron sumando hasta que un grupo de médicos decidieron dar la alarma por Twitter, el cual se volvió viral. Los médicos fueron arrestados de inmediato, y todo se silenció, hasta que el 31 de diciembre las autoridades se vieron forzadas a reconocer la epidemia del COVID-19.

   Siempre fue extraño que cuando se dio la voz de alerta sobre el COVID-19 en China ya la enfermedad se encontraba en algunos países de la región. Muchos sospecharon que, por el tipo de gobierno que tiene ese país, la información que se daba de manera oficial era controlada. Para el momento de ese anuncio ya era tarde para poder controlar la gran pandemia que actualmente recorre el mundo.

   Aunque se desconoce el nombre, el primer paciente, diagnosticado con neumonía atípica, tenía 55 años y estaba relacionado con el mercado de mariscos de Wohan. Cuando descubrieron que la enfermedad era ocasionada por un virus del tipo de coronavirus, las investigaciones se intensificaron y una experta en virus de murciélagos encontró que este nuevo virus era muy parecido a uno que tienen dichos animales. Se encontró que en este mercado se ofrecían animales silvestres para el consumo humano.

   La epidemia en Wohan empezó a crecer según pasaban los días. Entonces un médico de 34 años especializado en oftalmología, Li Wenliang, que atiende a pacientes en Wuhan, empezó a notar un incremento en casos de conjuntivitis. Descubrió que estos pacientes, poco tiempo después, contraían la enfermedad que estaba afectando a la región.

   A principios de diciembre Wenliang y siete colegas más, lanzaron en los grupos de redes sociales WeChat mensajes para prevenir a la población de esta terrible enfermedad. La gente de esa ciudad ya sospechaba que algo malo pasaba, y volvieron viral esos mensajes. La policía política de China procedió a arrestar a los ocho médicos por difundir noticias falsas, el tres de enero. Fueron liberados al poco tiempo, cuando las autoridades locales se vieron forzadas a enviar un comunicado al gobierno central sobre esta enfermedad.

   En febrero, cuando el mundo ya cerraba sus fronteras y se preparaba para los peores días de la pandemia, el médico chino Li Wenliang, murió en día 7, confirmó el Hospital central de Wuhan, supuestamente atacado por COVID-19.

   Un año después, el número de contagios en el mundo por el virus Sar-CoV-2 supera los 55 millones, mientras que el de fallecidos rebasa los 1.3 millones, según datos de la Universidad de Medicina estadounidense Johns Hopkins (JHU).

lunes, 16 de noviembre de 2020

LA VACUNA DE MODERNA DIO UN 94.5 % DE EFECTIVIDAD CONTRA EL COVID-19

 



La empresa Moderna anunció que los resultados de las últimas pruebas de seguridad, en la aplicación de su Vacuna contra el COVID-19 ya han terminado. Los primeros resultados indican que tiene un porcentaje de 94.5 % de prevención de dicha enfermedad.

   Se ha de mostrado que la vacuna Moderna tiene la posibilidad de durar hasta 30 días en un refrigerador doméstico, y a temperatura ambiente hasta 12 días. Esto es que necesita de - 20 ° C. para poder almacenarse antes de su aplicación. Uno de los principales problemas de la vacuna de Pfizer / BioNTech es que sólo se puede conservar a temperaturas muy bajas de – 80 ° C. y en condiciones más específicas.

   Esto sugiere que la vacuna Moderna puede almacenase y transportarse mucho más fácilmente que una vacuna de Pfizer / BioNTech, que se anunció la semana pasada que es 90% efectiva para proteger a las personas del coronavirus.

   El porcentaje de eficiencia de la vacuna moderna es de un 94.5 % de efectividad fue que los 95 casos de COVID entre los voluntarios que probaron este medicamento, 90 de ellos había recibido en placebo y cinco la vacuna activa.

   La vacuna Moderna fue un proyecto de la empresa Moderna y de "Operación Warp Speed" del gobierno de EE. UU. Este último comunicado de prensa se basa en un estudio de 30.000 adultos estadounidenses, que recibieron la vacuna para probar su capacidad de contener esta enfermedad, incluidas muchas personas mayores o de alto riesgo.

   Los expertos consideran que este es sólo otro paso en los esfuerzos de encontrar una vacuna eficiente contra la enfermedad que ocasiona el virus SARS-CoV-2. Que todavía faltan algunos meses para conseguir la aplicación masiva de estas vacunas.

   Sí estas dos vacunas se aprueban por los reguladores sanitarios en EE.UU, se espera que se empiecen a distribuir para diciembre del 2020. Y la de Pfzer para la primavera de 2021. Pero se espera que estas vacunas sean realmente una herramienta excelente para detener la pandemia y, con suerte, detener lo peor de la enfermedad a la que se enfrenta la gente. El gobierno de Estados Unidos tiene un acuerdo para 100 millones de dosis de la vacuna Moderna.

   Pero las autoridades de salud advierten que hasta sean vacunados deben seguir practicando el distanciamiento social y el uso de máscaras para controlar el virus.

   Tanto la vacuna Pfizer como la de Moderna utilizan tecnología conocida como ARNm, que introduce en el cuerpo una secuencia mensajera que contiene las instrucciones genéticas para que las propias células de la persona vacunada produzcan sólo las proteínas del virus que el sistema inmunológico pueda tomar como invasores y generen una respuesta inmune contra el virus.

   Se calcula que se necesitarán de siete mil millones de vacunas en todo el planeta, para cubrir a la población mundial que hoy la necesita.  

miércoles, 11 de noviembre de 2020

EUROPA ENTRA EN CONFINAMIENTO DE NUEVO

 

El COVID-19 vuelve a surgir en Europa


Los casos de COVID-19 están resurgiendo en los países de Europa. Cada día se anuncia que nuevos casos de esta enfermedad están surgiendo de manera alarmante. Lo que ha provocado que muchos de estos países tengo que recurrir al confinamiento cuando ya se pensaba superado lo peor de la pandemia.

   Cerca de las once de la noche del 1 de noviembre los bares y restaurantes estaban llenos en Berlín, las personas de apresuraban a disfrutar de una última oportunidad de gozar de la compañía de otras personas antes de que empezara de nuevo el confinamiento.

   A las once en punto, las meseras empezaron a distribuir vasos de papel entre los clientes de los bares, para que se sirvieran lo que les quedaba de las bebidas para marcharse. Minutos después del centro de esa gran ciudad se encontró vacío, las personas se apresuraron a llegar a sus casas. La diversión había terminado: Por segunda vez este año, Berlín tuvo que cerrar por orden del gobierno alemán.

   Todos los restaurantes, bares, gimnasios y teatros de Alemania, la economía más grande de Europa, permanecerán cerrados hasta al menos fin de mes en un nuevo intento por detener la propagación de COVID-19. Los hoteles ya no pueden albergar turistas. Se ha pedido a los residentes que sólo salgan de sus hogares por razones importantes. Aunque la mayoría tenía algunas esperanzas de que Alemania estaba bloqueando bloqueada por corto tiempo, tal vez menos de un mes, porque Alemania tenía mientras los casos que en los países vecinos.

   Con los casos de COVID-19 aumentando y amenazando con abrumar la capacidad de atención médica, gran parte de Europa ha tomado medidas similares para frenar los contactos humanos. Hace dos meses, cuando las cifras comenzaron a aumentar después de una feliz tregua veraniega, los países aún abrigaban la esperanza de que medidas más limitadas y específicas pudieran prevenir una segunda ola. Ahora, esa ola está aquí, con la fuerza de un tsunami. Europa ha superado a Estados Unidos en casos per cápita; la semana pasada, representó la mitad de los más de 3 millones de casos notificados a la Organización Mundial de la Salud (OMS) en el mundo. Europa se encuentra una vez más en el epicentro de esta pandemia.

   La mayoría de los países están reaccionando sin un plan a largo plazo, simplemente tratando de evitar lo peor. Los funcionarios difieren sobre la mejor manera de reducir los números nuevamente. Y nadie sabe qué vendrá después. Ya empiezan a aparecer los primeros resultados de las pruebas masivas de las vacunas, pero se espera que pasen meses hasta que estas lleguen al público en general. Los países pueden enfrentar una serie agotadora de bloqueos, una temporada arriba y otra abajo, que podría arruinar la economía del continente.

   El bloqueo parecía una herramienta casi sorprendentemente contundente cuando China lo aplicó por primera vez en la provincia de Hubei el 23 de enero. Pero también demostró ser muy eficaz, y países de todo el mundo adoptaron el mismo enfoque en la primavera, aunque con distintos grados de intensidad.

   Europa ha tenido una respuesta pandémica más impulsada por la ciencia que los Estados Unidos, pero a diferencia de muchos países asiáticos, no pudo evitar un resurgimiento. En lugar de utilizar el verano para reducir los casos prácticamente a cero, Europa celebró la temporada. La gente parecía perder el miedo al virus. Cada vez más desobedecían las reglas sobre el distanciamiento físico, el uso de máscaras y evitar las grandes reuniones.

   Los virus infecciosos en la comunidad siempre se han mantenido por encima de cierto umbral, y, por lo tanto, donde si relajas el distanciamiento físico, la enfermedad aparece de nuevo. Los números aumentaron y sobrepasaron los niveles problemáticos, resurgiendo la pandemia.

   El hecho de que la actividad se haya movido en gran medida al interior del país, en las últimas semanas probablemente ayudó al resurgimiento. Aunque también el aire más frío puede favorecer al virus. Creo que el invierno hace las cosas mucho más difíciles. "Los países probablemente han estado controlando la pandemia en momentos 'fácil', como durante el verano.

   Pero no todo el mundo está convencido de que los encierros son la respuesta. El 28 de octubre, el día en que la canciller Angela Merkel anunció las nuevas medidas, la Asociación Nacional de Médicos de Seguros de Salud Estatutarios de Alemania presentó un documento de estrategia en contra del bloqueo. No podemos poner a todo el país, ni siquiera a un continente, en un coma inducido durante semanas o meses, dijo. Están convencido de que las restricciones previas al bloqueo de Alemania serían suficientes para evitar que el virus resurgiera, si se siguieran estrictamente. En lugar de cerrar millones de lugares públicos y gastar miles de millones para mantenerlos a flote, Alemania debería gastar dinero en comunicar la necesidad de seguir mejor las reglas, hacerlas cumplir estrictamente e incluso crear algunas oportunidades para que las personas disfruten con seguridad de cosas más riesgosas como las fiestas.

   Pero la mayoría de los científicos dicen que los cierres son inevitables si Europa quiere evitar el colapso de los sistemas de atención médica, aunque no es necesario que sean tan draconianos como en la primavera. En ese entonces, los países simplemente hacían absolutamente todo al mismo tiempo. Ahora, pueden omitir medidas que restringen severamente la vida de las personas pero que no contribuyen mucho al control de virus. No hay ninguna razón por la que tengamos que encerrar a las personas en su casa, por ejemplo, siempre que mantengan su distancia afuera.

   Los cálculos sugieren que Alemania necesita reducir los contactos entre personas en aproximadamente un 75% del nivel actual. Eso es increíblemente difícil si quieres mantener abiertas las escuelas y la mayoría de las empresas. Pero los bares y restaurantes representan muchos contactos y proporcionan solo alrededor del 1% del producto interno bruto de Alemania, lo que los convierte en el objetivo perfecto para las medidas pandémicas.

 

https://www.sciencemag.org/news/2020/11/europe-locking-down-second-time-what-its-long-term-plan

 

https://www.miradaalaciencia.com/2020/11/primera-vacuna-contra-covid-19-pasa-la.html

 

https://www.miradaalaciencia.com/2020/10/por-que-parece-que-los-brotes-de-covid.html

lunes, 9 de noviembre de 2020

PRIMERA VACUNA CONTRA COVID-19 PASA LA ÚLTIMA ETAPA DE PREPARACIÓN

 



Los resultados de la Vacuna contra el COVID-19 de Pfizer son muy esperanzadores. Estos resultados se han conseguido cerca de la finalización de las pruebas de seguridad. Según la empresa esta vacuna es eficaz en contener el virus SARS-CoV-2 en un 90% de los casos.

   La competencia por desarrollar una vacuna efectiva y segura contra el COVID-19 tiene un ganador. Pfizer (de origen EE.UU.) y BioTech (de origen alemán) muestra los primeros resultados exitosos del ensayo clínico a gran escala de una vacuna contra el coronavirus.

   Las compañías dijeron que hasta ahora no han encontrado problemas de seguridad serios y esperan solicitar la autorización de uso de emergencia de Estados Unidos durante este mes. Y que pronto se esté aplicando en este país.

   Expertos en salud dijeron que los resultados de Pfizer son positivos para todas las vacunas contra el Covid-19, actualmente en desarrollo, ya que muestran que las pruebas van en la dirección correcta y confirman el concepto de que la enfermedad puede ser frenada a través de la vacunación.

   Están alcanzando este hito crítico en nuestro programa de desarrollo de vacunas en el momento en que el mundo más lo necesita: con tasas de infección que establecen nuevos récords, los hospitales ya no tienes suficiente capacidad y las economías mundiales que luchan por reabrir.

   Se tienen que afrontar algunos problemas: como la capacidad de la industria farmacéutica para poder producir la vacuna para satisfacer a todo el mundo y también se estudia si la duración de la inmunidad de las personas vacunadas será de larga duración. De forma optimista se está diciendo que por lo menos dicha inmunidad debe durar un año.  

Más de 1,300 Millones de dosis

   Pfizer intentará lograr una autorización de uso de emergencia de la vacuna para personas entre 16 y 85 años. Para lograrlo deberá haber recolectado dos meses de datos de seguridad en cerca de la mitad de los casi 44.000 participantes del estudio, algo que se espera para fines de noviembre.

   Es un gran día para la salud pública y para el potencial de sacarnos a todos de las circunstancias en las que estamos ahora, como el aislamiento y el distanciamiento social.

   Pfizer y BioNTech tienen un contrato por 1,950 millones de dólares con el gobierno estadounidense para entregar 100 millones de dosis de su vacuna desde este mismo año. También sellaron acuerdos de suministro con la Unión Europea, Reino Unido, Canadá y Japón.

   Para ahorrar tiempo, las compañías empezaron a fabricar la vacuna antes de saber si sería efectiva. Ahora esperan producir hasta 50 millones de dosis o suficientes vacunas para proteger a 25 millones de personas este año. Y Pfizer indicó que espera producir hasta 1.300 millones de dosis de la vacuna en 2021.

   El gigante farmacéutico estadounidense afirmó que el análisis interino fue realizado después de que 94 participantes en el ensayo desarrollaron Covid-19 después de la aplicación de la vacuna, y estudiaron cuántos de ellos recibieron la vacuna o un placebo.

   La compañía no reveló con exactitud cuántos de los que enfermaron recibieron la vacuna. Pese a todo, una efectividad superior al 90% implica que no más de 8 de las 94 personas que se infectaron de Covid-19 habían recibido la vacuna, que fue administrada en dos dosis con unas tres semanas de diferencia.

   La tasa de eficacia está muy por encima del 50% requerido por la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos.

   Para confirmar su tasa de eficacia, Pfizer dijo que seguirá con el ensayo hasta que haya 164 casos de Covid-19 entre los participantes. Basados en la reciente alza de las tasas de infección, el ensayo podría estar completo antes de fines de noviembre.

   Pero todavía tiene que completar los ensayos de la Fase III que, en la mayoría de las vacunas que se están ensayando, ya se encuentran en etapa final. Los datos deben ser revisados todavía por pares o publicados en una revista médica. Pfizer dijo que lo hará una vez tenga los resultados del ensayo completo.

jueves, 5 de noviembre de 2020

BACTERIAS RESISTENTES A LOS ANTIBIÓTICOS

 



La resistencia a los antibióticos se está volviendo un problema importante en la salud pública. Su uso excesivo a facilitado la aparición de muchas enfermedades bacterianas que no se pueden controlar con estos medicamentos.

   La resistencia de las bacterias patógenas a los antibióticos se está volviendo un problema de salud mundial. Ya desde 1945 Alexander Fleming, después de recibir el premio Nobel por su colaboración en el descubrimiento de la penicilina, dijo que el uso excesivo de esta droga podría conducir a formas de bacterias resistentes a los antibióticos.

   Sus palabras predijeron lo que está pasando actualmente. El uso indiscriminado durante décadas de los antibióticos ha permitido la proliferación de bacterias que son resistentes a ellos. Esta tendencia podría provocar más decesos que el cáncer, la principal causa de muerte en estos tiempos en el mundo.

 

Las vacunaciones

   Los investigadores de una universidad en Meryland analizaron las recetas donde se prescribían antibióticos entre 2010 y 2017, así como los registros de las vacunas contra la influenza en el mismo periodo. Después de consideraciones económicas y sociales, encontraron que, con un aumento de la vacunación contra la influenza, reducía en un 6.5% las prescripciones de antibióticos, o 14 prescripciones menos por cada 1,000 personas.

   El equipo de científicos apunta a una serie de factores probables. Las vacunas eficaces contra la influenza evitan que las personas busquen antibióticos (que son ineficaces contra la influenza) y la vacunación limita las prescripciones de antibióticos para las infecciones bacterianas secundarias que comúnmente surgen con la influenza. Los investigadores creen que, por lo tanto, abordar la duda para vacunar podría ayudar a mantener a raya la resistencia a los antimicrobianos.

Informática para desarrollar nuevos antibióticos

   En un esfuerzo por encontrar nuevos antibióticos para matar bacterias resistentes un grupo de investigadores en Cambridge, ha creado sistemas computarizados para encontrar nuevos compuestos que pudieran ser eficientes para matar bacterias patógenas.

   El sistema de aprendizaje automático ha descubierto un antibiótico llamado Halicina, que es estructuralmente diferente de la mayoría de los antibióticos y actúa contra las infecciones resistentes a múltiples fármacos.

   Los antibióticos se han encontrado típicamente analizando el suelo en busca de microbios que produzcan compuestos que matan bacterias. Con los rendimientos de esta estrategia los investigadores decidieron aplicar la tecnología de la informática a el descubrimiento de fármacos. Los científicos entrenaron un circuito electrónico para reconocer las estructuras moleculares de miles de compuestos químicos que podrían matar bacterias. Algunos de estos compuestos ya se usaban como antibióticos; otros procedían de diversos productos naturales.

   Luego, el equipo probó su modelo entrenado en aproximadamente 6,000 compuestos médicos. La computadora marcó uno de estos compuestos, la Halicina, por tener propiedades para matar bacterias, a pesar de que era estructuralmente diferente de los antibióticos conocidos. Cuando el equipo probó la Halicina en una variedad de cepas bacterianas resistentes a los medicamentos, como Mycobacterium tuberculosis y Clostridioides difficile, salió airoso y mató rápidamente a las cepas.

   En un análisis más amplio de más de 100 millones de moléculas conocidas, este sistema identificó otros ocho compuestos con propiedades antibacterianas prometedoras. Como la Halicina, estos compuestos son estructuralmente distintos de los antibióticos existentes. El equipo espera que este modelo u otros similares puedan seguir encontrando nuevos compuestos antibacterianos para un posible desarrollo de fármacos.

 
Genoma de las bacterias resistentes

   Es casi seguro que los genes que imparten resistencia a los antimicrobianos se establezcan permanentemente en una bacteria. Investigadores de Carolina del Norte en Charlotte informan que, una vez que aparecen los genes de resistencia a los antibióticos, persisten en los genomas de Escherichia coli incluso cuando ya no son necesarios. Esta tendencia, que los investigadores llaman capitalismo genético, agrava la dificultad de eliminar las cepas bacterianas resistentes a los medicamentos.

   Después del surgimiento de los antibióticos, las bacterias intestinales E. Coli, tuvieron que guardar sus genes de resistencia para poder sobrevivir a la aplicación de los antibióticos contra otras bacterias en caso de enfermedades. Siempre se pensó que, como el genoma de las bacterias es muy pequeño, no podían mantener en ellos los genes que ya no eran útiles y que de alguna manera eran eliminados. Pero se encontró que estos genes, que tenían a ser acumulados en las bacterias, estaban presentes en el genoma a pesar de todo.

   Los pocos genes de resistencia que se desvanecieron fueron los que exigieron un alto nivel de consumo de energía, como los que codifican los procesos que empujan físicamente al antibiótico fuera de la célula bacteriana. La investigación sugiere, por lo tanto, que sacar ciertos antibióticos de la circulación durante un período prolongado para reducir la resistencia, antes de reintroducirlos gradualmente, una estrategia conocida como ciclo de antibióticos, probablemente sea más eficaz para medicamentos, como la tetraciclina, que requieren bacterias que gasten considerable energía resistiendo.

 

  

 

https://www.nature.com/articles/d41586-020-02887-0


https://www.miradaalaciencia.com/2020/05/resistencia-los-antibioticos.html

 

REINO UNIDO APRUEBA LA VACUNA COVID-19 DE PFIZER

  Hace un año se registró el primer caso de COVID-19 en China, millones de personas han enfermado y el número de muertos ya supera el mill...